Actualidad

Casi un cuarto de las recetas de antibióticos serían innecesarias

Un estudio de EE.UU afirmó que uno de cada siete niños con seguro privado y adultos no ancianos recibió antibióticos para casos que no estaban justificados médicamente

Un estudio de EE.UU afirmó que uno de cada siete niños con seguro privado y adultos no ancianos recibió antibióticos innecesariamente

Publicidad

Según los investigadores, uno de cada siete pacientes recibió antibióticos innecesarios. De las recetas de antibióticos para pacientes ambulatorios surtidas por 19,2 millones de niños y adultos estadounidenses con seguro privado de 18 a 64 años de edad en 2016, el 23 % no tenía justificación médica, el 36% era potencialmente apropiado y el 28% no estaba asociado con ningún diagnóstico documentado.

La investigación, publicada en «British Medical Journal», proporciona las estimaciones más recientes y completas hasta la fecha sobre la idoneidad de los antibióticos para pacientes ambulatorios entre pacientes con seguro privado.

«El uso excesivo de antibióticos sigue siendo rampante y afecta a una enorme cantidad de pacientes», dice el autor principal Kao-Ping Chua, pediatra en el Hospital C.S. Mott de Niños de la Universidad de Michigan e investigador del Instituto de Política de Salud e Innovación.

«A pesar de décadas de mejora de la calidad e iniciativas educativas, los proveedores siguen escribiendo recetas de antibióticos para enfermedades que podrían mejorar por sí solas».

Publicidad

Los antibióticos fueron recetados en exceso para la bronquitis, el resfriado común y síntomas relacionados, como la tos, afecciones que los medicamentos no mejoran.

Entre los 3,6 millones de medicamentos recetados con antibióticos inapropiados, el 71% se escribieron en oficinas médicas, el 6% en los centros de atención de urgencias y el 5% en los departamentos de emergencia.

Publicidad

De acuerdo con un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los antibióticos son la causa principal de las visitas a la sala de emergencia por negativos efectos secundarios, que pueden incluir reacciones alérgicas, infecciones por hongos y diarrea.

A largo plazo, dice Chua, la mayor preocupación es que el uso excesivo de antibióticos está contribuyendo al desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos, lo que hace que las enfermedades que antes eran tratables con antibióticos se vuelvan intratables y peligrosas. Cada año, en los EE UU, dos millones de personas se ven afectadas por infecciones resistentes a los antibióticos y 23.000 mueren, según CDC.

El estudio encontró que la tasa de prescripciones de antibióticos es de 805 por cada 1.000 personas. Los datos nacionales indican que alrededor de 270 millones de prescripciones de antibióticos son surtidas por farmacias cada año.

«La resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas para la salud pública en el mundo, y la gran cantidad de antibióticos que los proveedores prescriben a los pacientes es un importante impulsor de la resistencia», dice Chua.

«Los proveedores deben eliminar con urgencia las prescripciones que no son necesarias, tanto por el bien de sus pacientes como de la sociedad».

Chua señala varias posibles explicaciones para prescripciones inapropiadas. En algunos casos, los pacientes pueden pedir una receta para reducir el sufrimiento, especialmente si en el pasado se les recetaron antibióticos inadecuadamente en situaciones similares, lo que los lleva a creer que los antibióticos son necesarios.

Publicidad

En otros casos, los médicos pueden estar realmente inseguros sobre el diagnóstico.

«Los proveedores tienen buenas intenciones y quieren cuidar a sus pacientes de la mejor manera posible», dice Chua. «A veces resulta difícil diferenciar entre un resfriado y una infección sinusal bacteriana. La incertidumbre diagnóstica es definitivamente un factor».

«Sin embargo, incluso cuando los proveedores creen que es probable que un paciente tenga un resfriado, nuestra cultura médica los alienta a arriesgarse a tratar en lugar de arriesgarse a tratar mal al recomendar la espera vigilante".

Chua también señala que el porcentaje de recetas innecesarias puede ser mucho mayor que lo que los números muestran. Tres de cada 10 receta no se asociaron con ningún diagnóstico documentado. Estos podrían incluir casos en los que un médico le recetó un antibiótico por teléfono sin una visita al consultorio según las descripciones que coinciden con una infección que requiera antibióticos.

El 36% de las recetas considerados potencialmente apropiadas en el estudio también se escribieron para afecciones que solo a veces necesitan antibióticos, como la sinusitis.