«El codo de tenista se puede evitar con suplementos de silicio»

Entrevista a Alberto Sacristán, director médico de SportSalud

Entrevista a Alberto Sacristán, director médico de SportSalud

El silicio es un oligoelemento esencial para la vida, pero no le damos la importancia que merece. ¿Cuál es su función en el organismo?

-Cumple numerosas funciones en nuestro organismo: es imprescindible para la renovación de los tejidos y la producción de moléculas básicas que componen los ligamentos, tendones, cartílagos y músculos; remineraliza y regenera los tejidos que componen las articulaciones, dar consistencia y lubrica los cartílagos, otorgar resistencia y elasticidad a los tendones y frenar el desgaste producido en el conjunto del sistema osteoarticular; Además, está implicado en el proceso de fijación del calcio al hueso, estudios demuestran el incremento de la densidad ósea tras la toma de silicio; facilita la asimilación de otros nutrientes; Es esencial en los procesos de comunicación celular, al igual que en electrónica, trasmite impulsos eléctricos entre las células; También reestructura las fibras de elastina y de colágeno, está presente en los estadios previos de la mineralización ósea y en el metabolismo general del organismo y es un antiinflamatorio natural.

-¿El consumo de silicio entre la población es suficiente o es necesario recurrir al consumo de complementos nutricionales?

-Las dietas actuales de los países desarrollados contienen mucho menos silicio que las antiguas, menos que las dietas de países menos desarrollados, lo que puede acarrear carencias de este elemento en la población. Según algunos autores se podría corregir con una suplementación en silicio en forma asimilable. El cultivo intensivo de vegetales, granos, legumbres con abonos sintéticos, plaguicidas y herbicidas, etc., ha reducido considerablemente la flora microbiana del humus que se encarga de solubilizar el silicio de los silicatos del suelo para las plantas. Los efectos negativos de su deficiencia se manifiestan en personas sometidas a grandes esfuerzos, como son los deportistas de élite, propiciando tendinitis, esguinces, rotura de fibras musculares, desgaste excesivo de los cartílagos, etc., con frecuentes problemas de esta índole, que requieren prolongados descansos. En los jugadores de tenis, el llamado «codo de tenista» es una lesión que en muchos casos requiere cirugía, y que se puede evitar e incluso corregir con una correcta suplementación en silicio.

-¿De qué forma se obtiene?

-El silicio orgánico G5 disponible actualmente es de origen seminatural. En el laboratorio, el silicio que se obtiene de los silicatos naturales, sufre un proceso de solubilización por síntesis orgánica, hidrólisis y posterior estabilización para evitar su polimerización, cuya finalidad es obtener un tipo molecular de silicio similar al que se encuentra en el medio marino, originado por la acción de las diatomeas. Se utiliza un método patentado por Loïc Le Ribault.

-En relación a la pregunta anterior, ¿qué ventajas aporta Silicium G5 frente a otros productos similares?

-Podemos encontrar numerosos tipos de silicio, dióxido de silicio, silicio coloidal, etc. La mayoría de ellos presentan porcentajes de asimilación muy reducidos, lo que impide constatar resultados significativos en poco tiempo, así los tratamientos se prolongan y recurrentemente muchos deportistas abandonan el tratamiento por falta de resultados significativos. El silicio orgánico que contienen los productos Silicium G5 posee una larga historia en la que se ha ido perfeccionando la estructura molecular hasta obtener la fórmula más asimilable existente en la actualidad con una eficacia durante más de dos décadas en cientos de miles de personas. La estructura de la molécula se caracteriza por crear cadenas cortas que nuestro organismo no necesita romper para emplearla, sino que es completamente permeable a la membrana celular y puede ser asimilada de inmediato.

A vuela pluma

A pesar de su importancia, el silicio es difícilmente asimilable a través de la alimentación y a partir de los 35 años diminuye su concentración en los tejidos y su capacidad de asimilación. Los últimos estudios han demostrado que la aplicación de una solución con una concentración de silicio del uno por ciento incrementa la producción de colágeno y elastina en un 19 por ciento.