Enrique Rijo Mora: “El vapor de agua trata la hiperplasia benigna prostática mediante la necrosis del tejido”

Rijo Mora es urólogo en el Hospital Quirónsalud Barcelona

1- ¿Por qué a partir de los 40 o de los 50 años les empieza a fallar la próstata a los hombres?

Ésta es una glándula localizada justo por debajo de la vejiga rodeando a la uretra. Como consecuencia del aumento de su tamaño, puede dar lugar a problemas secundarios, llegando a causar una obstrucción. Ésta produce una dificultad para el vaciado de la vejiga que se manifiesta con múltiples síntomas. El crecimiento de la próstata se relaciona con la edad y con los cambios en los niveles hormonales (dihidrotestosterona). De hecho, su incidencia aumenta con los años: el 50% de los hombres de entre 51 y 60 padecen de este problema y está presente en más del 90% de los que superan los 80. En cambio, es poco frecuente en los varones menores de 40.

2- ¿Qué es la hiperplasia benigna prostática? ¿Cuáles son sus síntomas?

Es el crecimiento de la próstata, pero no está relacionado con el cáncer. El tamaño normal de este órgano es similar al de una nuez: aproximadamente de 15 a 25 centímetros cúbicos. Sin embargo, sus dimensiones van aumentando poco a poco a medida que el hombre envejece. Este desarrollo puede producir esa obstrucción, dificultando el vaciado correcto de la vejiga.

3- ¿Cómo se manifiesta?

El síntoma más frecuente es la aparición de un flujo de orina débil, lento o que termina y empieza varias veces. También, provoca el aumento de la frecuencia miccional, que en muchos casos obliga a la persona a despertarse por la noche e, incluso, a interrumpir su sueño. Tener la sensación de no haber vaciado completamente la vejiga, padecer un constante goteo postmiccional, sufrir incontinencia urinaria o infecciones de orina, así como detectar sangre en la orina, son otras de sus manifestaciones. En los casos más avanzados, puede llegar a producir una retención aguda que afectaría al funcionamiento normal de los riñones. Por lo que, en general, cada uno de ellos suponen un deterioro de la calidad de vida de las personas, pues se asocia a ciertas condiciones médicas como la obesidad, diabetes mellitus tipo 2 y la disfunción sexual eréctil.

4- ¿A qué tipo de hombre afecta en la mayoría de los casos?

A aquellos que superan los 40 y 50 años. No obstante, puede existir un componente hereditario de hiperplasia benigna de próstata en alguno de ellos.

5- ¿En qué consiste esta nueva técnica, conocida como Rezum?

Se inyecta vapor de agua en la próstata, provocando la necrosis del tejido. Después, el propio cuerpo lo eliminará, solventando los problemas ocasionados por el crecimiento de este órgano en el paciente. En España, este procedimiento se introdujo en el Hospital Quirónsalud Barcelona en enero de este año; sin embargo, más de 35.000 varones ya han sido tratados en el mundo en los últimos cuatro años y medio.

6- ¿Qué ventajas presenta?

Entre todos los beneficios de esta técnica, destaca el corto tiempo quirúrgico, ya que sólo son necesarios entre tres a siete minutos para realizar la intervención; a lo que además hay que sumar el bajo índice de complicaciones que conlleva. Es cierto que la próstata puede volver a crecer, pero hasta pasados diez años como mínimo es probable que no sea necesario intervenir nuevamente.

7- ¿Está destinada a un perfil concreto?

A aquellos pacientes que no mejoran con los tratamientos farmacológicos o que no los toleran por los efectos secundarios que suponen.

8- ¿Cuánto tiempo tardará el paciente en recuperar la normalidad y hacer una vida normal?

Tras la operación, puede regresar a casa, usualmente, el mismo día con una sonda que se retira a las 72 horas del procedimiento. Aún así, debe evitar una actividad física intensa y las relaciones sexuales durante el primer mes. La mejoría clínica se experimenta a las dos semanas de haber realizado el tratamiento, mientras que los resultados definitivos se podrán observar entre los 30 y los 90 días posteriores.

9- ¿Qué molestias puede notar la persona después de la intervención?

La inflamación puede producir molestias al miccionar, así como la presencia de pequeñas cantidades de sangre en la orina de forma transitoria. Estos síntomas suelen ser más intensos en las primeras 72 horas, por lo que será necesario mantener la sonda durante al menos los tres primeros días de recuperación, evitando así estas molestias. No obstante, en la mayoría de los pacientes desaparecen a los diez días, aproximadamente.

10- ¿Afecta, en algún caso, al deseo sexual del hombre?

En ningún caso. Además, no hay que perder de vista que permite preservar la eyaculación normal en la inmensa mayoría de los pacientes, pues no afecta a las estructuras anatómicas relacionadas con la eyección ni tampoco a los nervios de la erección.