Actualidad

La mosca detrás de la oreja de los laboratorios

La industria no tiene «feeling» con Carcedo y tiene nuevos golpes una vez se constituya el Gobierno pese al pacto firmado.

Las empresas que operan en el sector sanitario se encuentran sumidas en un periodo de angustia. En medio de la parálisis política que sufre España hasta la constitución del Gobierno, estos días han salido a la luz planes de acción y propuestas que pueden poner en jaque la estabilidad que tanto anhelaban y su cuenta de resultados. Pese a haber firmado una suerte de pacto de no agresión con el Ejecutivo socialista, los laboratorios innovadores han chocado de bruces con el informe de la Autoridad Fiscal que da la razón a la hoy ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, en la polémica de las subastas, así como con la revisión sorpresa de los precios de los antidiabéticos. Por si fuera poco, ven cómo la directora de Farmacia, Patricia Lacruz, se ha ganado a casi todas las autonomías para su causa con nuevos planes de ahorro farmacéutico. Sin apenas «feeling» con la ministra María Luisa Carcedo –con la que sólo se han reunido una vez– y con su lugarteniente Faustino Blanco, y sin una gran interlocución con los segundos niveles de otros ministerios, los laboratorios buscan cómo salir airosos y poder parar algunos golpes cuando el Gobierno se constituya. El tema de las subastas ha escocido al sector especialmente, aunque los laboratorios achacan la defensa acérrima que hace de ellas la Autoridad Fiscal a las torpezas de un interlocutor sanitario al que la Airef cogió en varios renuncios.

Publicidad