Las enfermedades más peligrosas provocadas por los tatuajes

Tatuarse puede dar problemas de salud tales como infecciones o el desarrollo de enfermedades crónicas

Los tatuajes pueden producir daños en el sistema inmunológico con el paso del tiempo
Los tatuajes pueden producir daños en el sistema inmunológico con el paso del tiempo

Tatuarse puede dar problemas de salud tales como infecciones o el desarrollo de enfermedades crónicas

Una investigación llevada a cabo por el Centro Científico y Práctico de Dermatovenereología y Cosmetología de Moscú señala que llevar tatuajes puede generar problemas muy serios para la salud, que van desde infecciones locales hasta el desarrollo de enfermedades dermatológicas crónicas, entre las que se encuentran la dermatitis y la psoriasis.

De acuerdo con los resultados del estudio, es probable que se genere una alergia a las tintas inyectadas en la piel, en especial la de color rojo, que según las estadísticas suele causar problemas tardíos y está asociada a la dermatitis —la inflamación y el dolor—, por contener sulfuro de mercurio, informa Exclusivadigital.com.

Otra complicación común es advertida por los dermatólogos rusos del estudio: el Estafilococo dorado (‘Staphylococcus aureus’), una bacteria que puede desarrollar infección (inflamación purulenta) si una persona recién tatuada no tiene en cuenta las precauciones necesarias.

A destacar también que hay una relación directa entre el número de tatuajes y el peligro de contraer hepatitis C, en particular cuando el procedimiento de tatuado no se efectúa con instrumentos esterilizados. “Las personas tatuadas, sobre todo si poseen amplias zonas del cuerpo cubiertas, son el mayor grupo de riesgo para contraer hepatitis”, advierten.

Está comprobado que hacerse tatuajes puede producir daños en el sistema inmunológico con el paso del tiempo, dado que los pigmentos de las tintas —que contienen hollín, óxidos metálicos y sales— se almacenan en el sistema linfático, incluso de manera permanente, y generan hinchazones cutáneas y otros males.

Un estudio de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas publicado en 2016 pudo establecer que ciertos pigmentos, incluso, podrían causar cáncer o generar mutaciones y efectos tóxicos. Así, los colores azul, verde, rojo y púrpura serían responsables de granulomas —pequeñas masas en la piel—; y el color negro podría contener elevados niveles de elementos tóxicos prohibidos para ser usados en la piel humana.

“A medida que modificamos el sistema inmune, aumentan los riesgos de enfermedades oncológicas. Los grandes tatuajes no representan alegría para la inmunidad. Todo lo que recibimos del exterior, nuestro cuerpo intenta excluirlo”, detallan los especialistas.

Por último, recomiendan evitar hacerse tatuajes en áreas de la piel que tengan lunares, ya que esto puede incrementar el peligro de melanomas.