Nueva estrategia contra el cáncer

José María Fernández - Rúa: “La ingeniería biomédica vuelve a cobrar protagonismo en este complicado proceso”

Su estrategia con los “soldados celulares” la han probado en centenares de muestras sanguíneas de pacientes con cáncer | Jesus G. Feria
Su estrategia con los “soldados celulares” la han probado en centenares de muestras sanguíneas de pacientes con cáncer | Jesus G. Feria

Jose María Fernández - Rúa: “La ingeniería biomédica vuelve a cobrar protagonismo en este complicado proceso”

Glóbulos blancos modificados para actuar como “soldados celulares” han sido diseñados por un ingeniero biomédico estadounidense con el objetivo de matar las células cancerosas que se diseminan durante la cirugía. Y ha sido un éxito en intervenciones de cáncer de mama, que se caracterizan, aunque no siempre, por el crecimiento metastásico y la recaída acelerada del tumor.

Los oncólogos barajan la posibilidad de que esto se deba a las células cancerosas que se desprenden durante el proceso quirúrgico, a la inflamación en el lugar de la herida o una combinación de ambos factores. Aunque la quimioterapia es el tratamiento más utilizado para la metástasis resultante, la tasa de supervivencia a cinco años para el cáncer de mama triple negativo se sitúa muy por debajo del 30%. De ahí la importancia de esta nueva estrategia de Michael King, profesor de Ingeniería Biomédica en la Universidad de Vanderbilt con los leucocitos que, como se sabe, son parte del sistema inmunitario del organismo.

El profesor King y su equipo utilizan herramientas y conceptos de ingeniería para comprender lo que sucede en el torrente sanguíneo, como la metástasis, la inflamación y la trombosis, entre otros.

En la revista especializada “Science Advances” este investigador detalla el complicado –pero apasionante– proceso en el que la nanotecnología ocupa un lugar principal. Su estrategia con los “soldados celulares” la han probado en centenares de muestras sanguíneas de pacientes con cáncer que reciben tratamiento terapéutico en centros sanitarios de Estados Unidos.

Como dice en las conclusiones de su estudio, en dos horas se eliminan las células cancerosas en tumores de mama, ovario, colorrectal, pulmón y próstata. El siguiente paso que llevará a cabo este científico es utilizar todo este conocimiento en personas, para lo que está realizando el correspondiente protocolo.