El Ribera de Duero que marida con las gafas de Rínivi

El pasado jueves la óptica de lujo Rínivi ha abierto sus puertas a bloggers, periodistas y gente VIP para ofrecerles un fantástico vino tinto, Lazo de Castilla, un Ribera de Duero joven que maridamos con toda clase de gafas, que era de lo que iba el asunto.

En pleno Barrio de Salamanca (Calle Villanueva 43, esquina con Castelló, enfrente de la famosa Casa Árabe), esta tienda física, famosa por vender las gafas más exclusivas de España que traen de todo el mundo, se celebraba un Afterwork en el espacio que ofrece un concepto muy diferente al que estamos acostumbrados.

Por dentro, Rínivi está decorado al más puro estilo barroco y cuidando hasta el más mínimo detalle.

Se podía degustar un vino tinto y otro blanco. Dado que descarté por el completo el blanco, sólo os puedo hablar del que probé. Un monovarietal tempranillo que acompañamos de jamón que nos servían y nos ofrecía un cortador de jamón.

Clandestine, el bar de moda de que colinda con Rínivi, fundado por Abraham García, se encargó del catering y de las bebidas.

En la foto que encabeza este artículo, podemos ver el diseño de las etiquetas de Lazo de Castilla, y justo detrás las gafas estrella de Rínivi. Esas gafas de sol en colores blanco, dorando y marrón son las monturas que están chapadas en oro y que en España sólo se venden en este rincón de glamour que da otra mirada diferente al mundo.

El vino es potente. Con un color rojo intenso, en nariz presenta aromas frutales. Y en boca, dicen los expertos, es suave y elegante. En lenguaje de emociones Lazo de Castilla te ofrece otra mirada al exterior, es un vino correcto, seductor y sociable. Y creo que ha hecho un excelente tándem con estas gafas tan diferentes.

Cada vez son más las marcas que fusionan la moda con el vino. Este afterwork, el primero que da la casa de lujo, ha optado por Ribera de Duero. Espero que para el próximo afterwork os traiga más novedades estético-enológicas.