El euro-puzle parlamentario tras el Brexit

Hace meses que conocemos el reparto de los futuros 705 escaños del parlamento europeo entre los 27 Estados miembro, mucho se ha escrito sobre esto y sobre las descartadas listas transnacionales que, de haber podido ser un paso hacia un mayor europeísmo, no han sido más que un bienintencionado fracaso. Sin embargo, poco se habla de la influencia del Brexit sobre la futura configuración parlamentaria tras las elecciones de mayo.

Carlos Santana

La semana pasada deseábamos a todos desde el Blog de Europeístas para La Razón un próspero año nuevo, no sólo en lo personal, sino también en lo político. El 2019 se presenta como un año electoral de lo más complejo: hay fijadas varias citas electorales por toda Europa, además de las elecciones al parlamento europeo del 23 al 26 de mayo.

En el artículo de hoy analizaremos uno de los muchos elementos clave que influirán no solo en los resultados de las elecciones europeas, sino también en el futuro panorama político a lo largo de toda la Unión: la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Hace meses que conocemos el reparto de los futuros 705 escaños del parlamento europeo entre los 27 Estados miembro, mucho se ha escrito sobre esto y sobre las descartadas listas transnacionales que, de haber podido ser un paso hacia un mayor europeísmo, no han sido más que un bienintencionado fracaso. Sin embargo, poco se habla de la influencia del Brexit sobre la futura configuración parlamentaria tras las elecciones de mayo.

Está claro que la ausencia de los laboristas restaría representación al grupo de Socialistas y Demócratas, aunque siendo el único grupo parlamentario con diputados de todos los Estados miembro, no serían quienes matemáticamente más sufrirían.

Se notaría mucho más la falta de los tories en el grupo de los Conservadores y Reformistas. Siendo actualmente el partido de Theresa May el que más escaños aporta a este grupo parlamentario, dejarían al partido conservador y proteccionista polaco Ley y Justicia a la cabeza de éste.

También sería importante, más si cabe, la marcha del euroescéptico y populista UKIP: es el partido con más representantes en el grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa, por lo que el partido italiano Movimiento 5 Estrellas quedaría en la misma posición que el polaco Ley y Justicia. La pregunta es si tendrían suficientes compañeros de filas como para reeditar la configuración del grupo.

Sería destacable la influencia del Brexit sobre el grupo de Marine Le Pen, Europa de las Naciones y la Libertad. Acoge a un único representante británico, elegido por UKIP y posteriormente adherido a este grupo como independiente. Sin embargo, gracias a la suma de este representante, los euroescépticos antinmigración consiguieron los diputados de siete Estados miembro para formar grupo propio. ¿Tendrían la misma suerte tras las elecciones europeas de mayo?

Tampoco estarían representados los nacionalistas escoceses ni los ecologistas del Partido Verde, miembros del grupo Verdes/Alianza Libre Europa, quienes se verían con unos cinco diputados menos. Por último, quienes menos sufrirían la salida del Reino Unido en cuanto a su representación parlamentaria serían el grupo Popular Europeo, el liberal ALDE y la izquierda GUE/NGL, ya que al menos durante esta última legislatura han tenido pocos o ningún representante británico.

No cabe duda que son muchos los factores que influirán en la formación de estos grupos políticos europeos, y mucho menos que el 2019 está siendo y será un año apasionante para quienes les guste analizar con detalle los comicios electorales.