Guerra justificada divinamente

Algunos lectores de este Blog me han mostrado sus discrepancias (lo que agradezco, porque siempre hay que estar abierto a las ideas de los demás) sobre el carácter de guerra de religión que los terroristas del Estado Islámico dan a sus actividades. Reproduzco a continuación un texto de la banda yihadista, hecho público hace pocos meses, sin más comentarios:

“Con la ejecución de prisioneros en los campos de batalla de Irak, Levante, y otras líneas de frente, así como las acciones de París, Bruselas, Orlando y otras ciudades tras las líneas enemigas, hemos enviado un mensaje claro a los cruzados (cristainos) y sus aliados: ésta es una guerra justificada divinamente entre la nación musulmana y las naciones de incredulidad. A pesar de esta claridad, muchas personas de los países cruzados expresan repugnancia por el liderazgo del Estado Islámico. Afirman que se “usa la religión para justificar la violencia.” La difusión de la regla de Allah por la espada es una obligación que se encuentra en el Corán, la palabra de nuestro Señor”.

En su objetivo de llevarnos al siglo VII, o más atrás si es necesario, hacen una serie de referencias a otras religiones y, en concreto a la Biblia, para tratar de justificar sus actuaciones.

“Los cristianos han dejado a un lado esos mandamientos (como lapidar a un blasfemo, por ejemplo) y en su lugar han seguido decretos papales y los sermones de sacerdotes (...) De hecho, han dejado de lado que el abominable crimen de la sodomía se castiga con la muerte”.

“La Yihad (guerra santa) es la demostración definitiva del amor por su Creador, de cara al choque de las espadas y zumbido de las balas en el campo de batalla, tratando de matar a sus enemigos, a los que odiamos por el odio que ellos tienen a Allah. Una religión sin estos fundamentos es algo que no llama a sus seguidores a manifestarse plenamente y defender el amor del Señor”.