Actualidad

4 consejos para recuperarnos de los excesos del verano: haz deporte.

El verano es una época del año en la que nos relajamos más lo de lo habitual. Nos vamos de vacaciones, alteramos nuestros horarios y rutinas, aprovechamos más las horas de sol, trabajamos pero a un ritmo muchas veces inferior al del resto del año, pasamos más tiempo en la calle, con los nuestros; en definitiva, nos desmarcamos un poco de nuestras rutinas y, en consecuencia, muchas veces nos dejamos.

Publicidad

Generalmente lo primero que descuidamos es la práctica deportiva que solemos mantener a lo largo del año. Con el calorcito del verano siempre apetece más irse a una terraza a tomar una caña que ir a correr media hora, ¿no? Aunque bueno, en realidad, siempre se pueden hacer ambas cosas.

Por eso, la ‘vuelta al cole’ de todos puede suponer un buen momento para ponernos de nuevo a punto y desprendernos de esos excesos del verano, poner en marcha nuevos proyectos y propósitos, como el volver a hacer deporte, una práctica que en el largo plazo no sólo nos beneficiará físicamente sino también mentalmente.

Publicidad

El doctor Vicente López, jefe de la Unidad de medicina Deportiva del Hospital El Pilar de Barcelona, reconoce que el otoño representa la época perfecta para retomar de nuevo en nuestras vidas la práctica deportiva, pero llama la atención sobre nuestras intenciones.

Publicidad

“Tanto si nuestro objetivo es retomar una rutina deportiva previa o iniciarla, y lo que es más importante prolongarla en el tiempo, podemos ser víctimas de un inicio demasiado brusco y poco planificado, queriendo recuperar rápidamente el tiempo perdido y resituarnos en el punto en donde lo habíamos dejado tras los excesos y la inactividad vacacional, o en el caso de ser novatos, sucumbir desanimados a un infructuoso inicio”, advierte el experto.

Así, destaca que el objetivo principal que debemos mantener es hacer deporte todo el año, con el objetivo de estar “sanos deportivamente”, y para ello considera que es muy importante realizar una planificación previa, que organice nuestra actividad deportiva, y además hacerlo de forma progresiva, no ponernos a correr una hora de repente, por ejemplo, más que nada porque nos puede dar algo.

Igualmente, el doctor Vicente López advierte de que, repasando los motivos de consulta más comunes en su despacho médico, específicamente en esta época del año destacan las lesiones musculares en forma de cervicalgias, lumbalgias y roturas fibrilares agudas en extremidades inferiores; muchas de las cuales podrían haberse evitado si se hubiera realizado la planificación antes mencionada.

Publicidad

“Surgen también otras patologías crónicas por sobrecarga, las temidas fascitis y las tendinopatías (principalmente rotuliana y aquílea) frecuentes en corredores; o en el caso específico del fútbol, las pubalgias vuelven a dar la cara tras un periodo de inactividad física, y si se somete al cuerpo a una carga de trabajo explosivo no progresivo”, subraya este experto en medicina del deporte.

Por todo ello, el jefe de la Unidad de medicina Deportiva del Hospital El Pilar de Barcelona aporta los que, en su opinión, representan los principales 4 tips para reanundarnos en el deporte tras un largo periodo de inactividad estival:

1.- Puede ser recomendable la realización de un estudio médico previo al inicio de la actividad. En concreto, cita que existen tres tipos en función de nivel y grado de actividad deportiva:

-El de nivel 1 está dirigido a individuos que deseen iniciar una práctica deportiva, o que practiquen ejercicio físico recreativo con regularidad; ha de incluir una historia clínica completa ( entrevista médica sobre antecedentes personales y familiares), una exploración física general, cardiaca, y del aparato locomotor, un estudio antropométrico básico, una podoscopia estática y un electrocardiograma de reposo.

-En nivel 2 (deportistas adultos aficionados o de competición) a las pruebas anteriores se añade una prueba de esfuerzo, que en el nivel 3 (profesionales o alto rendimiento) se realiza con medición de parámetros metabólicos.

2.- Seguir consejos de profesionales en la elección del plan de entrenamiento más adecuado en esta época del año puede ser muy útil. Así, cree que la transmisión de pequeñas estrategias personalizadas puede mejorar el rendimiento tanto de los deportistas habituales como de los más novatos.

3.- La rutina de calentar y estirar debe ser respetada “litúrgicamente”, y por ello ve recomendable seguir una serie de protocolos de forma ordenada, sencilla, y reproducible antes de cada actividad física. “Es básico mantener una adecuada alimentación e hidratación para esta fase deportiva específica del año, reponiendo los nutrientes y minerales que nuestro organismo necesita específicamente”, reclama el experto en medicina deportiva.

4.- Finalmente, el doctor López ve clave escuchar a nuestro cuerpo, e interpretar correctamente la información que nos trasmite ya que, según alerta, esto ayuda a prevenir lesiones, y proporciona la motivación necesaria para incorporar y mantener una rutina deportiva establecida como un hábito más de salud en nuestra vida.