Macao, la versión asiática de Las Vegas

Ana Borges

Macao fue una colonia portuguesa hasta que en el año 1999 se la cedieron a China, y este pasado está presente en muchos aspectos de la ciudad. Es tan patente esta huella portuguesa que si paseas por su centro histórico te parecerá que estás recorriendo alguna calle de Lisboa.

Sin embargo, Macao no es famosa por eso, sino por ser la ciudad del vicio en Asia. Es una ciudad llena de casinos, hoteles de lujo, grandes centros comerciales y muchas discotecas y juerga nocturna. Por ello es conocida como Las Vegas Asiáticas.

De hecho, el dinero que genera Macao gracias al juego supera al generado por la ciudad de Las Vegas. El motivo es que más de 3.000 millones de personas viven a menos de 5 horas de avión de Macao, mientras que en Las Vegas sólo son 400 millones.

¿QUÉ VER?

En el casco antiguo de la ciudad nos encontramos con la Plaza del Senado. Su empedrado en adoquines blancos y negros, sus casas de estilo colonial, la configuración de las calles y los edificios -algunos de ellos con los azulejos típicos blancos y azules- nos proporciona la sensación de estar paseando por alguna metrópoli portuguesa.

Esa parte de la ciudad, la más tradicional, es en gran parte la que ha permitido que Macao haya sido considerada ciudad Patrimonio de la Humanidad. Como el propio nombre de la plaza indica, allí se encuentra el edificio del Leal Senado, con una fachada en amarillo pastel que proporciona color y alegría a toda la explanada.

Tampoco nos podemos perder en esa zona la Iglesia de Santo Domingo, construida en el siglo XVIII por unos monjes dominicanos y, en la actualidad, es famosa por sus ornamentos de madera esculpida.

Si seguimos adentrándonos por la calle de la ciudad, llegaremos a uno de los monumentos más impresionantes que nos ofrece Macao: Las ruinas de la Iglesia barroca de San Pablo. Construida a principios del siglo XVI por cristianos japoneses exiliados, de ella queda la fachada. Un incendio en 1835 lo destruyó todo pero la fachada ya es suficiente para constituir -junto con la escalinata de acceso a través de la que se llega a ella- el símbolo de la ciudad.

Por otro lado, uno no debe marcharse de Macao sin dar un paseo por el Monte Forte o Fortaleza do Monte desde dónde se ven unas vistas espectaculares de la ciudad de Macao, (siempre y cuando el cielo esté mayormente despejado). El skyline que se aprecia desde allí es bastante impresionante.

EL JUEGO

Tal y como hemos comentado previamente, lo que más caracteriza a Macao es que es uno de los mayores centros de juegos de azar del mundo, por lo que dispone de una gran cantidad de casinos. El Grand Lisboa es el más conocido. Muchas personas de China y Hong Kong vienen aquí porque no pueden jugar en sus respectivos países al ser considerado ilegal.

La construcción del Grand Lisboa, sus luces y sus brillos ya te dejan de piedra, pero otro de los casinos que bajo nuestro punto de vista es imprescindible ver es The Venetian. Está situado dentro del hotel que lleva el mismo nombre y que es una copia de su propiedad gemela The Venetian en Las Vegas. Es la estructura hotelera más grande en Asia y el tercer edificio más grande del mundo. El casino cuenta con cerca de 900 mesas de juego.

La decoración de este hotel, que además alberga en su interior un imperioso centro comercial, es muy bonita, basada en esta ciudad italiana con sus canales y sus góndolas. Además, allí, en este hotel, hay un restaurante de comida india que se llama Golden Peacock que ofrece unos platos deliciosos. En este restaurante no hay nada que esté malo o menos sabroso. Tiene una estrella Michelín, con eso os lo decimos todo. La relación calidad-precio está muy bien.

¿DÓNDE DORMIR?

El hotel dónde nosotros nos alojamos nosotros también se lo recomendaría a todo aquel que esté pensando en visitar Macao, porque sinceramente es una maravilla y la amabilidad del personal del hotel nos dejó asombrados.

Estamos hablando del Conrad Macao, un hotel de 5 estrellas ubicado en el Sands Cotai Resort. Ofrece habitaciones de lujo con vistas a la piscina y a la ciudad. En su interior tiene un centro comercial y varios restaurantes dónde poder comer y cenar. Además, cuenta con gimnasio y spa y está a poca distancia a pie del resto de casinos, tiendas y lugares de interés.

Dentro de este hotel también tenéis un casino bastante completo, muy limpio, cuidado y muy bonito. Después de un día completo haciendo turismo, no hay mejor sitio dónde poder descansar. Además, recuerdo que el desayuno era bastante completo, así que no se le puede poner ni una pega. ¡Eran todo facilidades y comodidades!

Sin duda, Macao nos ha impactado mucho y no me importaría volver a dejarme caer por aquí más adelante, además no es especialmente caro, los taxis son baratos y comer por los bares y restaurantes de la zona centro también. Desde luego si quieres encontrar un pedacito de Portugal en Asia, éste es tu destino.

Por último, dar las gracias a GoPro por facilitarnos la cámara HERO4 Session para la realización del vídeo de nuestro viaje.

PARA MÁS INFORMACIÓN :::

HOTEL CONRAD MACAO (http://www.sandscotaicentral.com/hotels/conrad-macao.html)

GOLDEN PEACOCK (http://www.venetianmacao.com/restaurants/signature/golden-peacock.html)

Fotos: Clara Martínez