Actualidad

Myanmar, una joya virgen de turismo en Asia

Puede que el cambio de nombre del país, de Birmania a Myanmar, le haya quitado cierto encanto de cara al turismo internacional, pero nada más lejos de la realidad. Con Tailandia y Vietnam masificadas por los visitantes, Myanmar emerge como una grandísima oportunidad de disfrutar de un país donde todavía los autóctonos se hacen fotografías con los extranjeros y donde vivir a cuerpo de rey cuesta 10 euros al día.

Publicidad

Myanmar encarna ese país casi virgen en cuanto a turismo y con tantas posibilidades que a uno le dan ganas de descubrir más y más rincones únicos. Si no se lo creen todavía, piensen que en el aeropuerto hay una sola casa de cambio, que hace los cálculos con una calculadora y que no cobra comisión. Increíble, pero cierto. Una gozada.

Yangón, la capital del reino, acumula una gran multitud de templos budistas que harán las delicias de cualquier visitante, aunque la estrella sin duda alguna es Shwedagon. Un templo gigantesco en el centro de la ciudad y que tendrás que hacer descalzo, como en todos los lugares religiosos de aquí, pero que te conquistará por la variedad y el lujo que encontrarás.

Publicidad

Sin embargo, antes de entrar en profundidad acerca de los lugares que debes visitar en Yangón, hay dos aspectos que debes tener en cuenta sí o sí. La comida es una maravilla. Producto fresco, limpio de pesticidas y delicioso. No pierdas la oportunidad de comer en mercados callejeros o en los restaurantes. Querrás hacer más de cinco comidas al día para probar sus manjares y en especial la mohinga, una sopa de arroz, vegetales y pescado sencillamente espectacular.

Por otro lado, ten claro una cosa: moverse allí no es fácil y coger un taxi tampoco. Lleva siempre a mano un paraguas porque las lluvias torrenciales están a la orden del día y en ese momento querrás ocultarte lo más rápido posible para evitar calarte. Los autobuses locales van con la puerta abierta y la gente suele colarse. No defendemos que lo hagáis, pero si no queda más remedio. Un taxi para recorrer Yangón entero cuesta máximo 4 euros.

Publicidad

¿QUÉ VER?

· PAGODA SHWEDAGON

La joya de la corona, el lugar simbólico del sitio. No defrauda lo más mínimo con sus 100 metros de altura bañados en oro. Debería ser una de las maravillas del mundo, pero lo más curioso es que es un lugar de culto de uso cotidiano para los habitantes de allí.

Te llamará la atención lo bien cuidado que se encuentra y que hay una especie de fuentes bautismales que homenajean a los días de la semana (tú deberás mojarte por el de tu nacimiento). Tampoco te sorprendas si una cola de gente se arremolina a tu alrededor para tomar fotos. Deberás dedicarle como mínimo una mañana.

Publicidad

· LAGO KANDAWGYI

A escasos 15 minutos caminando del Shwedagon, se halla este bonito paraje donde obtener las mejores fotografías panorámicas de la capital birmana. No dejes de ir a comer al restaurante que hay dentro Karaweik Hall, una construcción que simula los antiguos barcos reales y que es una auténtica maravilla. Te sentirás como el príncipe de Myanmar montándote en esa embarcación.

· PAGODA CHAUKHTATGYI

Conocida mundialmente por albergar la estatua gigante del buda tumbad, posee mucho encanto porque la longitud de la escultura sobrepasa fácilmente los 50 metros. Desgraciadamente cuando fuimos, la pagoda se encontraba en obras de restauración por la erosión. Sin embargo, te recomendamos la visita pese a que había algunos andamios cerca. No verás una cosa tan sorprendente en una pagoda.

· PAGODA SULE

Como peculiaridad hay que decir que se trata de una pagoda octogonal donde podrás pasear con total tranquilidad descalzo. A diferencia de Shwedagon, ésta no está masificada y se encuentra muy céntrica. Ideal para ir a ella antes de almorzar en alguno de los mercados callejeros.

· BOGYOKE MARKET

Nos encontramos ante el mercado principal que existe en Yangon. Podremos encontrar todo tipo de artesanías, recuerdos y joyas a precios más que razonables. También hay lugares para comer y poder descansar tras un día de largas caminatas por la capital.

¿DÓNDE DORMIR?

· HOTEL SAVOY YANGON

Construido en una antigua casa colonial que mantiene el encanto y lujo, el Hotel Savoy Yangon dispone de habitaciones amplias con televisión plana (allí es raro verlas), una decoración elegante con muebles birmanos y una piscina en el interior del complejo para relajarse.

El personal del alojamiento es de lo más atento y habla perfectamente el inglés. Podrás encontrar bebidas internacionales en el bar Captain del hotel y también disponen de una preciada red WiFi en todo el establecimiento. Destacamos que el hotel ha peleado por mantener ese estilo colonial tan característico y que hará de tu estancia un cuento de hadas.

Sin duda alguna, el Hotel Savoy Yangon te trasladará a tiempos pasados. Creerás que estás en el siglo XVIII, con sus imponentes salones y también por una decoración que es fiel al estilo birmano, pero con toques muy coloniales que le convierten en un lugar hermoso, imposible de emular por cualquier hotel boutique.

Por otro lago, la gastronomía del hotel es de extrema calidad, destacando un desayuno buffet muy abundante con productos típicos de la región y frutas frescas, sin olvidar que puedes decantarte por la clásica opción del desayuno inglés.

¿DÓNDE COMER?

· KIPLING'S RESTAURANT

Este restaurante ubicado dentro del Hotel Savoy Yangon se centra en el producto local tratándolo con esmero y con una presentación de cinco estrellas.

Tienen una amplia carta para vegetarianos y el servicio se cuida de explicarlo todo a la perfección con una magnífica amabilidad. No tienes que preocuparte por si pican o no los platos, tienen todo bastante internacionalizado para que no te lleves sorpresas.

· DHAMMAZEDI ROOM

Si no eres muy fan de la comida asiática ni te gusta experimentar, quizá este restaurante sea la respuesta a tus exigencias. Centrado en la alta cocina francesa, el bistro Dhammazedi ofrece platos variados con preponderancia de la carne. Sin lugar a dudas, un placer para el paladar que te transportará a Europa estando en Myanmar.

El ambiente relajado y distendido de este restaurante, propiedad también del Hotel Savoy Yangon y con vistas a los principales atractivos turísticos de la ciudad, hacen que cenar en él sean una experiencia inolvidable para parejas o grupos numerosos.

PARA MÁS INFORMACIÓN :::

· HOTEL SAVOY YANGON (www.savoy-myanmar.com)