El parque móvil se hace viejo: cuatro de cada diez coches tienen más de 16 años

Las estaciones de ITV de Castilla y León realizan el pasado año más de 1,4 millones de inspecciones, un 1,41 por ciento más que en 2017, con un incremento también de los vehículos que no pasaron la primera prueba

El pasado año no superaron la primera inspección técnica más de 238.000 vehículos en las estaciones de Castilla y León
El pasado año no superaron la primera inspección técnica más de 238.000 vehículos en las estaciones de Castilla y LeónLa Razón

El parque automovilístico de Castilla y León envejece a pasos agigantados y apenas se renueva en los últimos tiempos, ya sea por cariño al coche viejo, por la falta de ayudas e incentivos a la compra o, sobre todo, por la incertidumbre que el Gobierno de España sembró respecto a los coches diésel, que ha echado para atrás a muchos potenciales compradores que siguen pensándoselo.

En países como Reino Unido, Francia o Alemania, la media de edad está entre los 8 y 9 años.

Así, en estos momentos la edad media del parque móvil en nuestra Comunidad se sitúa en los 12,77 años, si bien cuatro de cada diez matriculados en la actualidad en esta Región tienen 16 o más años, lo que supone un porcentaje superior en tres puntos a la media del conjunto de España, según datos facilitados por Ical.

Una cifra que está provocando un progresivo incremento del número de inspecciones técnicas de vehículos que se pasan en la Comunidad. De hecho, entre los años 2014 y 2018 la subida ha sido del 9,35 por ciento, y en este periodo el número de vehículos rechazados en la primera inspección también se ha incrementado en dos puntos al pasar del 15 al 16,9 por ciento. Sólo el pasado año las estaciones de ITV de Castilla y León revisaron más de 1,4 millones de vehículos, un 1,41 por ciento más que en 2017. Y del total de vehículos inspeccionados, 238.250 no superaron a la primera la inspección obligatoria (16,9 por ciento del total).

Y durante las inspecciones realizadas se detectaron más de 1,8 millones de defectos, de los que 469.600 eran graves, aquellos que automáticamente imposibilitan que un vehículo pueda superar la revisión obligatoria, con un promedio de errores graves por vehículo rechazado es de casi dos. Alumbrado y señalización (22 por ciento); ejes, neumáticos y suspensiones (21,1 por ciento), frenos (17,3 por ciento), exceso de emisiones contaminantes (16,3 por ciento) y los relativos a frenos (13,3 por ciento), son los defectos que en mayor medida han detectado las estaciones de la Región.

Preocupa el alto número de coches sin ITV

Además de este progresivo envejecimiento del parque móvil en España, en general, y en Castilla y León, en particular, preocupa el elevado número de vehículos que circulan sin la ITV pasada. Al menos dos de cada diez coches que circulan por nuestras calles y carreteras no tienen la inspección vigente.