Los mayores de 21 años que estudien en Centros Especiales podrán residir en ellos

Así lo anuncia la consejera de Educación, Rocío Lucas, quien asegura que la iniciativa estará operativa a partir de 2020 en un paso al frente por la «equidad y la inclusión» formativas

La consejera de Educación, Rocío Lucas, visita el Centro de Educación Especial «Santa Isabel» de Soria junto a  la delegada territorial de la Junta, Yolanda de Gregorio
La consejera de Educación, Rocío Lucas, visita el Centro de Educación Especial «Santa Isabel» de Soria junto a la delegada territorial de la Junta, Yolanda de GregorioConcha Ortega (nombre del dueño)Ical

Los alumnos mayores de 21 años, que cursen FP o enseñanzas regladas en los Centros Especiales de Empleo de Castilla y León podrán residir en ellos a partir de 2020. Así lo anunció la consejera de Educación Rocío Lucas, durante su visita al «Santa Isabel» de Soria, donde señaló que esta medida «ha sido muy aplaudida por los padres de los estudiantes del centro».

En este sentido, detalló que este proyecto podría beneficiar a 750 alumnos en toda la Comunidad y que es «la respuesta pedagógica adaptada y personalizada a las circunstancias de cada joven, en una apuesta por la «equidad, la inclusión y la calidad de la Educación en la Comunidad».

«Estamos elaborando una normativa que estará lista el próximo año, para que los alumnos mayores de 21 puedan ser alojados en estos centros y tengan un proyecto vital y profesional», avanzó, tras lo que tanto progenitores como personal del edificio comenzaron a aplaudir.

«Estará lista el año que viene para que en el curso 2020-2021 esté ya a disposición de los estudiantes», resaltó.

En este sentido, recalcó que la medida favorecerá especialmente a aquellos que tiene su vivienda familiar en el medio rural y apuntó que «vamos a adaptar la norma para que los jóvenes puedan seguir cursando los estudios que consideren al tiempo que reciben alojamiento».

«Castilla y León está haciendo un esfuerzo dotando a centros ordinarios con apoyos a la comunicación, lenguaje y socialización, denominados apoyos Clas, para el alumnado con necesidades espaciales que no se encuentra escolarizado en centros de este tipo. En este curso la Región cuenta con 12 colegios de Educación especial y 11 centros con apoyos Clas», detalló.

Asimismo, Lucas mostró su convencimiento de que «un sistema verdaderamente inclusivo tiene que desplegar un abanico de posibilidades que flexibilice la respuesta educativa que cada alumnos requiere». «Así, los centros de educación especial son un recurso valioso del que no podemos prescindir en tanto en cuanto son complemento a la atención educativa a la diversidad que prestamos en los centros ordinarios», justificó.

Gran carga de responsabilidad

Además, añadió que informes internacionales, como PISA o Talis, sitúan la equidad educativa y la Educación Especial en Castilla y León a la cabeza de España, y afirmó que «mantener los niveles actuales conlleva una enorme carga de responsabilidad que nos lleva a seguir trabajando para perfeccionar nuestro modelo de atención a la diversidad».

En último lugar, la consejera destacó el trabajo que realizan los profesionales en estos colegios. «En este tipo de centros, en los que la sensibilidad del profesorado y de los profesionales ha de ser y es más exquisita, me gustaría poner en valor, aún más si cabe, su primordial papel educativo y social», finalizó.

El pasado curso, el Centro de Educación Especial «Santa Isabel» cumplió 35 años de existencia y en la actualidad en este centro están matriculados 45 alumnos y atiende, en régimen de residencia, a once de ellos.