¿Un super septiembre festivo y cultural en Castilla y León?

Los ayuntamientos fían a este mes poder llevar a cabo numerosas celebraciones y actividades de ocio que devuelvan la vida a las ciudades

Desfile de peñas en las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo en Valladolid
Desfile de peñas en las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo en ValladolidMiriam ChacónIcal

La llegada del coronavirus a nuestras vidas, su virulencia y letalidad, ha trastocado todos nuestros planes en los dos últimos meses y amenaza con hacerlo muchos más. Al menos hasta que se encuentre una vacuna que dé una solución definitiva a este problema sanitario y se pueda regresar al momento anterior a la pandemia. De momento, la situación es la que es y los españoles siguen confinados en sus casas aunque ya se empieza a flexibilizar la cuarentena. Primero los niños, ahora los adultos para hacer deporte y pasear un rato al día, además de la apertura de algunos comercios de distintos ámbitos bajo demanda y cita previa como las peluquerías, y así poco a poco durante cuatro fases más que permitan que la “nueva normalidad”, como así han bautizado a la situación que habrá cuando todo el engranaje del país esté en marcha otra vez, esté instalada antes de verano si no se produce ningún contratiempo.

A este optimista escenario se agarran los ayuntamientos de las ciudades y pueblos de todo el país pensando en las fiestas patronales -aquellos que las celebren en septiembre principalmente- y en las numerosas actividades culturales, sociales, deportivas y de ocio y tiempo libre que se organizan cada año para dinamizar la vida y economía de sus municipios y atraer turistas que generen empleo y riqueza. Si bien, todo está cogido con pinzas y cualquier paso atrás será definitivo para muchas de las propuestas e ideas en las que trabajan los técnicos de los equipos de Gobierno para salvar de alguna manera este año y poder contribuir a que el pequeño comercio y la hostelería sobre todo, pero también todo lo que mueve la industria del ocio y la cultura en cuanto a artistas, proveedores, empresas de organización de eventos que montan el sonido o se encargan del atrezzo y demás parafernalia, puedan respirar un poco.

En Castilla y León, la suspensión de la Semana Santa ha hecho mucho daño, como también que se estén posponiendo para septiembre, pero siempre y cuando si las circunstancias lo permiten, numerosas actividades culturales como son las ferias del libro. Además, para este fin de semana estaban previstas las fiestas de San Segundo en Ávila; el 13 de mayo las de San Pedro Regalado en Valladolid; y para finales de primavera y principios de verano se esperaban con ganas e ilusión las fiestas mayores de San Juan en Soria, León, Segovia, y Salamanca también -aunque en este último caso son fiestas menores-, así como las de San Pedro y San Pablo de Burgos y las de San Pedro en Zamora. Todas ellas se han tenido que cancelar de manera obligada debido a la alerta sanitaria y ante la imposibilidad de ejecutar las distintas programaciones previstas, la mayoría de ellas grandes eventos enfocados a una masiva concentración de gente.

Pero luego están las fiestas patronales de septiembre, como las de la Virgen de San Lorenzo de Valladolid, los “Santonlines” de Palencia, o las celebraciones en honor a la Virgen de la Vega en Salamanca e incluso San Frolián en León, aunque también pilla algo de octubre, que penden de un hilo. Pero un hilo al que los ayuntamientos se están agarrando con todas sus fuerzas y del que no piensan soltarse tan fácilmente porque no quieren renunciar aún a celebrar sus fiestas y estudian como adaptarlas a la situación existente.

Como era de esperar, el plan de desescalada del Gobierno de España deja fuera a los festivales de música y a los eventos culturales, deportivos o de ocio que puedan concentrar a bastante gente, al menos hasta finales de año según los más optimistas. Pero esto no quiere ser obstáculo u óbice para que los técnicos y concejales de los ayuntamientos de estas ciudades dedicado en cuerpo y alma a elaborar las programaciones festivas se estén estrujando los sesos para dar alguna alternativa a los ciudadanos.

Y septiembre, está en el punto de mira como el mes elegido para devolver la vida cultural y social a las ciudades.

Ayuntamiento coloca 13 placas para señalar las huellas de mujeres ilustres en la historia de Valladolid
Ana Redondo posa junto a la placa dedicada a Rosa Barrena y Nicolasa Centeno frente al Palacio Real de Valladolid. AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID 04/03/2020 AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

Valladolid celebrará sus fiestas de septiembre

En Valladolid lo tienen claro y celebrarán sus fiestas patronales de septiembre en honor a la Virgen de San Lorenzo. Y más si cabe tras el plan presentado por Pedro Sánchez este martes y después de haber tenido que suspender con hondo pesar su Semana Santa Internacional o la Feria de San Pedro Regalado, aunque en este último caso han preparado algo virtual con pildoritas culturales en las redes sociales y en La 8 de Valladolid. Así lo cree y así lo cuenta a LA RAZÓN la concejal de Cultura y turismo, Ana Redondo. “La desescalada ya ha empezado y si no hay un repunte ¿Por qué no vamos a soñar con disfrutar de nuestras fiestas?”, asegura. En este sentido, la también teniente de alcalde apunta que es tanta la actividad y el empleo que se genera en la ciudad, para la hostelería y el turismo o para los artistas, “que renunciar a ello sería tremendo”. Redondo afirma que por su cabeza no pasa otra cosa que no sea celebrar las fiestas aunque reconoce que aún no saben cómo, pero que se adaptarán a las circunstancias y a las medidas de seguridad del Gobierno porque no piensan abdicar de ellas. “Si hay que limitar aforos lo haremos. Si hay que ir con mascarilla a los actos se irá. Si hay que hacer pequeñas actividades en todos los barrios de la ciudad lo pondremos en marcha”, asegura.

Tal es el optimismo, que la edil avanza a este periódico están trabajando en una “potente" oferta cultural y de ocio para este verano pensando más en lo local y en un público de la ciudad ante las dificultades de movilidad que seguirá habiendo. “Trabajamos con la idea de poner en marcha actividades de pequeño formato, con limitación de aforo y cumpliendo el protocolo de seguridad, y llevarlas por toda la ciudad. Es decir, pequeños eventos en plazas pequeñas, jardines e incluso en patios de casas, de colegio e incluso de residencias de ancianos, donde se pudiera realizar la actividad siempre y cuando se cumpla con la seguridad”, explica. Asimismo, cuenta que van a trasladar a septiembre la Feria del Libro, la Feria del Disco o el Mercado Castellano, que son actividades que tienen siempre una muy buena acogida, y en cuanto al Teatro Internacional de Calle (TAC) previsto para la última semana de mayo, una de las citas marcadas en rojo en el calendario de la ciudad, Redondo avanza que están trabajando con la idea de reubicarlo a finales de agosto, aunque ya no sería internacional y sí más local con artistas y compañías de la provincia y adaptándose igualmente a las medidas de seguridad.

Interpretación popular del Himno a Burgos a cargo de la Federación Coral de Burgos, la Banda Ciudad de Burgos y Aransbur, dentro de los actos de San Pedro y San Pablo 2019
Interpretación popular del Himno a Burgos a cargo de la Federación Coral de Burgos, la Banda Ciudad de Burgos y Aransbur, dentro de los actos de San Pedro y San Pablo 2019Santiago Otero RamiroIcal

Burgos quiere compensar a sus vecinos a finales de agosto

Aunque no por esperado, la suspensión de las fiestas patronales en honor a San Pedro y San Pablo, a las que hay que unir la Semana Santa y otras celebraciones muy queridas por los burgaleses ahora en primavera como El Curpillos o la Romería de mayo de la Virgen Blanca por la crisis sanitaria del coronavirus, han caído como un jarro de agua fría en la ciudad y entre los burgaleses. Pero el Ayuntamiento quiere compensar a los vecinos de alguna manera y los técnicos del Consistorio, con su concejal del Área de Gobierno Abierto a la cabeza, Blanca Carpintero, están estudiando alternativas a estas fiestas mayores de junio "pero sin obviar que la salud es lo primero”, recuerda la edil a LA RAZÓN.

Así, avanza que tienen en mente hacer algo potente si las circunstancias lo permiten entre los días 27 y 30 de agosto. Algo así como un fin de semana largo con numerosas actividades en la calle que sirvan un poco para “compensar” a los burgaleses por haberse quedado sin sus fiestas de San Pedro y San Pablo. “No pretenden ser unas fiestas mayores reubicadas en otra fecha ni un aplazamiento de estas, sino recompensar de alguna manera a la ciudad y subsanar al comercio y la hostelería del daño sufrido”, asegura Carpintero, quien, pese a todo, insiste en que barajan estas fechas siendo optimistas con la desescalada prevista pero que no quiere decir que tengan la seguridad de que se vayan a poder celebrar. “Cualquier planificación que hagamos estará supeditada a lo que nos digan las autoridades sanitarias y si no se puede llevar acabo, pues no se hace y no pasa nada, pero desde el Ayuntamiento debemos tener una previsión y algo previsto por si las circunstancias lo permiten”, apunta. En cuanto a qué tipo de actividades están estudiando, la concejal señala que están trabajando en ello dentro del Instituto Municipal de Cultura de la ciudad, del que forman parte las peñas, la hostelería o el comité de folclore y que ya hay alguna idea sobre la mesa, como la posibilidad de trasladar algún evento típico de las fiestas de San Pedro y San Pablo como es la interpretación del himno pero adaptándolo a la situación existente en el momento.

El alcalde de Soria, Carlos Martínez
El alcalde de Soria, Carlos Martínez

Soria reinventa su apuesta cultural

La ciudad de Soria se ha quedado sin sus históricos y ancestrales “Sanjuanes” de junio, que datan del año 1500. La pandemia imposibilita cualquier festejo de los programados en estas fiestas destinadas sobre a la masiva participación de la gente. Pero su alcalde, Carlos Martínez, tiene claro también que hay que hacer algo para no privar a la gente a ese derecho que tienen de disfrutar del ocio, del deporte y para dinamizar la economía y el turismo. “Ante la imposibilidad de llevar a cabo eventos masivos tenemos que reinventarnos y buscar formatos más pequeños en distintos puntos de la ciudad”, señala a este periódico el primer edil soriano. En este sentido, destaca la seña de identidad cultural, histórica y patrimonial de Soria ligada a Numancia, pero también con grandes eventos cada mes como el Festival de Las Ánimas en torno a Gustavo Adolfo Bécquer y las leyendas: la música afroamericana junto al Duero; la feria del libro específica de poesía en abril para aprovechar el tirón de Bécquer, Antonio Machado y Gerardo Diego; o la semana de la novela histórica en mayo, con charlas y autores internacionales. “Son grandes acontecimientos para la ciudad y el desafío va a estar en adaptarlos para que la celebración de los mismos no se concentre en un único espacio y permita que la gente pueda disfrutar de ellos sin desplazarse a grandes concentraciones”, apunta Martínez. El alcalde señala que si antes el objetivo era concentrar todo en un lugar, ahora es al revés, ya que la idea que manejan es que haya casi una contraprogramación y que a la misma hora haya distintos eventos. “Es reinventar la apuesta cultural, hacer un camino inverso, no un evento potente. Que haya un abanico sin que la gente tenga que desplazarse y apelotonarse. Y en eso estamos”, afirma.

Mercado Medieval de las Tres Culturas de Ávila
Mercado Medieval de las Tres Culturas de ÁvilaRicardo Munoz Martin (Spain)Ical

El Mercado Medieval de Ávila, en el aire

Este sábado, 2 de mayo, Ávila celebra a uno de sus patrones, San Segundo, pero no lo va a hacer en las calles y en romería como cada año por la pandemia. Una fiestas queridas en la capital amurallada que ni siquiera se han suspendido porque no se han llegado a licitar, entre otras cosas, “porque la ciudad está de luto y el ánimo de los abulenses tampoco está para muchas fiestas”, como bien recuerda a este periódico José Ramón Budiño, concejal de Presidencia, Interior y Cultura en el Ayuntamiento abulense.

Asimismo, el edil avanza que las fiestas de verano que duran todo el mes de julio, con numerosas actividades infantiles o culturales como las reconocidas “Noches del Episcopio” también se han cancelado, y teme también que el tradicional y popular Mercado Medieval de septiembre, reconocido a nivel internacional, se tenga que suspender. Aunque deja una puerta abierta al asegurar que harán lo posible por mantener algo adaptado a las circunstancias. “No se ha cancelado oficialmente pero todo indica que no se celebrará con la normalidad de otros años”, señala Budiño, mientras explica que ahora, a corto plazo, están apostando por actividades telemáticas y virtuales en las redes sociales e internet para dar vida a la ciudad, como por ejemplo desde la Escuela de Música, para que los ciudadanos disfruten desde sus casas de una amplia y variada oferta de ocio, que incluye también concursos. De cara al futuro, el concejal asegura que pese a la incertidumbre están trabajando en alternativas y viendo qué opciones hay, además de desechar otras, como pueden ser los eventos con aglomeración de personas.

Budiño reconoce que el sector turístico y hostelero de la ciudad está tocado, y por eso destaca que al menos cerca de 400.000 euros que estaban presupuestados a partidas de actividades culturales, deportivas y festivas que no se van a desarrollar se van a destinar a paliar los efectos de esta crisis sanitaria, económica y social.

Pasacalles de zancudos en las fiestas de la Virgen de la Concha de Zamora que se celebran en septiembre
Pasacalles de zancudos en las fiestas de la Virgen de la Concha de Zamora que se celebran en septiembreLa RazónLa Razón

Zamora fía todo a las Fiestas de La Concha

Zamora y los zamoranos también han recibido con resignación la noticia de la suspensión de las fiestas de San Pedro previstas para junio. Un mazazo más que suma a la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional, “que suponen un daño terrible a la economía de la ciudad”, admite a LA RAZÓN el concejal de Fiestas, Sergio López, que quiere ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío y confía en llegar a tiempo a las fiestas de La Concha de una semana de duración y que se celebran en torno al día 8 de septiembre, para poder dar una alegría a los vecinos y compensar de alguna manera al comercio y la hostelería de las pérdidas irreparables que están sufriendo.

“Nuestra voluntad pasa por mantener los compromisos ya asumidos, a fin de no causar un mayor perjuicio al sector de la cultura y del ocio principalmente, y de velar por los intereses de los muchos artistas y trabajadores que, directa o indirectamente, dependen de él, así como el de otros sectores relacionados como el comercio, la hostelería, y por ello intentaremos mantener también todas las actividades previstas a las fechas cercanas a la festividad de la Concha, con la intención de potenciar este año las fiestas de septiembre", explica el joven edil zamorano, que admite que en estos momentos todo es provisional y desconocen cómo será la situación en septiembre, pero recuerda que la desescalada ha comenzado y que por ello no renuncian a dar alternativas en función de lo que les permitan las autoridades. Igualmente, y debido a este “grave perjuicio” que se está haciendo también a la Cultura, avanza que van a intentar reforzar aún más si cabe la programación cultural en los próximos meses y potenciar este sector en la medida de las posibilidades del Consistorio.

Atracciones de fuego en el desfile inaugural de las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro en Segovia
Atracciones de fuego en el desfile inaugural de las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro en SegoviaIcalIcal

Segovia dispersará las actividades por la ciudad

Segovia tampoco se está escapando de la suspensión, aplazamiento o reubicación de celebraciones y actividades culturales y de ocio. De hecho, las multitudinarias fiestas de San Juan, que cada año atraen a decenas de miles de turistas a una ciudad ya de por sí turística por antonomasia, ya se han caído del cartel como era de esperar. Antes, para el mes de mayo, estaba previsto el Festival Internacional de Títeres “Titirimundi”, uno de los puntos fuertes y marcados en rojo en el calendario cultural de la ciudad, que también se ha cancelado, aunque la intención del Ayuntamiento segoviano es la de poder llevar este evento a septiembre, pero siempre en función de las circunstancias y de lo que vaya marcando el Gobierno y las autoridades sanitarias, además de reforzar el verano local con numerosas actividades culturales. “Estamos intentando replantear, ajustar o reconvertir lo que son las fiestas de San Juan en una serie de iniciativas y proyectos culturales, con la música como protagonista, que se puedan llevar a cabo a lo largo de todos los meses estivales por toda la ciudad, tanto en el centro como en los barrios, en lugar de concentrar a la gente en grandes eventos”, señala a este periódico María Eugenia Aguiar, concejal de Cultura de Segovia, quien explica que el objetivo es que la cultura juegue un papel determinante en la reactivación económica y vital de la capital del Acueducto. “En el caso de Segovia, la cultura lo es todo; es seña de identidad y tiene un enorme peso específico por lo que trataremos de apoyar al tejido cultural de la ciudad ya sean artistas y creadores, proveedores, técnicos y, por extensión, también a la hostelería”, apunta la edil, mientras explica que, pese a la situación, no dejan de trabajar para poder dar alternativas de ocio a los segovianos y turistas y tener algo preparado de calidad para por si acaso las circunstancias lo permiten.

Asimismo, María Eugenia Aguiar tiene claro que los grandes conciertos y eventos con masiva presencia de gente no son viables y sí que deja una puerta abierta a una celebración especial en octubre de la festividad de San Frutos. “Esta fiesta se celebra un sólo día, el 25 de octubre, pero quizás podremos rescatar alguna de las actividades que teníamos previstas en las fiestas de junio y dar una sorpresa a los segovianos”, apunta.

Laura Lombraña, concejal de Cultura de Palencia
Laura Lombraña, concejal de Cultura de PalenciaLa RazónLa Razón

Palencia, lista para liderar un cambio

Suspendidas la Semana Santa, la romería de San Marcos, la feria chica de Pentecostés el primer fin de semana de junio, la ciudad de Palencia contiene la respiración con la esperanza de que en septiembre puedan festejar como se merece a su patrón, San Antolín, aunque en el Ayuntamiento se muestran un tanto escépticos ante la incertidumbre existente. “Ahora mismo, no hay certezas y solo podemos hablar de posibles escenarios, ya que todo va a depender de los resultados que se obtengan en el proceso de desescalada”, afirma Laura Lombraña, concejal de Cultura en el Ayuntamiento palentino que, pese a todo, asegura que están trabajando para tener alternativas en función de lo que se pueda permitir.

“Es nuestra obligación y tendremos un plan A, un B y un C porque Palencia tiene que estar viva ya que los ciudadanos están siendo ejemplares y se lo merecen, pero siempre adaptándonos a las instrucciones de las autoridades sanitarias”, apunta. Asimismo, Lombraña tiene claro que la cultura y el turismo son sectores estratégicos y esenciales para revitalizar la economía y el empleo y por ello avanza que seguirán teniendo un peso importante en las actividades que se organicen para estar preparados para la vuelta a la normalidad. “Palencia es un destino muy potente al no tener aglomeraciones, además de una ciudad segura y saludable. Y estamos listos para liderar un cambio”, apunta la concejal, mientras avanza que van a estrenar imagen turística de la ciudad así como el Portal Municipal de Turismo y que reforzarán la inversión en la promoción de los destinos cercanos.

Asimismo, la edil recuerda el apoyo que van a prestar al pequeño comercio y la hostelería para que puedan sobrevivir a esta crisis, con una linea de ayudas de hasta medio millón de euros para dar liquidez a pymes y autónomos, además del aplazamiento del pago de impuestos y tasas.

Ofrenda floral a la virgen de la Vega en Salamanca durante la víspera
Ofrenda floral a la virgen de la Vega en Salamanca durante la vísperaDavid ArranzIcal

Salamanca, tampoco renuncia a la Virgen de la Vega

En Salamanca, una vez suspendidas las fiestas de San Juan y celebradas de forma virtual la Pasión salmantina o el Lunes de Aguas, no quieren renunciar todavía a las fiestas de septiembre en honor a la Virgen de la Vega y confían en llegar a tiempo y con un gran programa. “Es pronto todavía para tomar una determinación, cuando además acaba de comenzar la desescalada y habrá que ver como evoluciona y qué otras soluciones aporta el Gobierno, por lo que apuraremos hasta el final para decidir pero pensando en que podremos celebrarlas de alguna manera”, avanzan a este periódico fuentes municipales, desde donde aseguran que también están a la espera de ver qué hacen y qué programan otras Administraciones, como la Junta, para evitar duplicaciones e intentar rellenar huecos que se queden vacíos.

Asimismo, desde el Consistorio que preside Carlos García-Carbayo apuntan que están trabajando en un ambicioso plan de medidas para la reactivación económica tras la crisis sanitaria, que quiere consensuar con la oposición socialista y los agentes económicos y sociales, en el que la cultura, el ocio y el turismo ligado también a la industria de la enseñanza del español tendrán mucho protagonismo.

Un documento que incluirá acciones de apoyo a pymes, autónomos y familias para la financiación de los costes de los créditos, así como propuestas para apoyar la continuidad de las empresas y favorecer las segundas oportunidades a empresarios y autónomos que hayan tenido que cesar su actividad por la crisis sanitaria y deseen emprender un nuevo negocio, y que pretende también favorecer la liquidez de las empresas, agilizar el ritmo de las inversiones en obras municipales y reforzar líneas de protección social.

Desfile de Pendones en la tradicional romería de San Froilán en La Virgen del Camino (León) declarada de Interés Turístico Provincial y Regional
Desfile de Pendones en la tradicional romería de San Froilán en La Virgen del Camino (León) declarada de Interés Turístico Provincial y RegionalCarlos S. CampilloIcal

León: esperando a San Froilán

El Ayuntamiento de León ha decidido suspender las Fiestas de San Juan y San Pedro debido a la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 y a las medidas excepcionales de contención aplicadas desde la declaración del estado de alarma. "Es una decisión dolorosa que adoptamos con mucha tristeza, pero también con mucha firmeza, porque es una medida sopesada y basada en la responsabilidad y coherencia, porque las actividades masivas que son completamente incompatibles con la realidad que imponen las restricciones sanitarias”, explica la concejala de Promoción Económica, Susana Travesí.

Y es que la prioridad en estos momentos para el Consistorio leonés que preside José Antonio Díez es proteger la salud y recuperar el bienestar de la ciudadanía, y después recuperar la actividad productiva de todos los sectores de nuestra ciudad, "con un apoyo firme sobre aquellos sectores que sufran en mayor medida las consecuencias de esta pandemia”, como es el caso del comercio, la cultura, el ocio y la hostelería principalmente. Desde la Concejalía de Promoción Económica se ha trabajado desde primeros de año en la elaboración de un programa con grandes conciertos en la Explanada de la Junta, actividades en los barrios, en la Plaza Mayor, actividades tradicionales y novedades artísticas y culturales, que contribuyeran a revitalizar la ciudad, y sobre todo, que permitieran tener conformado el programa con antelación suficiente para promocionar nuestras fiestas en distintos mercados generadores de turismo para esas fechas. Pero la imposibilidad de contratación en tiempo y forma actualmente, por la paralización de los trámites administrativos debido al Estado de Alarma, ha obligado al Consistorio a cancelar estos eventos previstos para los próximos meses.

Además, los 370.000 euros previstos para las fiestas se destinará una parte a reforzar nuestras Fiestas Tradicionales y otra parte a un plan destinado a las principales actividades generadoras de empleo de la ciudad, el comercio y el turismo y la restauración.

Si bien, fuentes municipales señalan que con el inicio del plan de desescalada previsto por el Gobierno, si todo sale en tiempo y forma como está programado, no descartan poder rescatar alguna actividad de estas fiestas a lo largo de este verano, pero siempre adaptada a las circunstancias de como evolucione la pandemia y lo que permita hacer. También prevén reforzar las acciones culturales en barrios para un aforo más reducido y se han marcado como reto de poder celebrar entre septiembre y octubre unas fiestas de San Froilán más especiales que nunca.