Sanidad contrata a 195 profesionales para reforzar la Atención Primaria y el seguimiento del coronavirus

La consejera Verónica Casado descarta el reparto gratuito de mascarillas a toda la población

De cara a todo el proceso de desescalada, la Junta de Castilla y León ha apostado por la a figura de los responsables de salud comunitaria, que serán los encargados de hacer un seguimiento de la evolución de la pandemia en su zona y de tomar las medidas oportunas en cada caso. Además, y por si se produjeran repunta, el Gobierno autonómico ha contratado, por el momento, a 195 profesionales para reforzar la Atención Primaria y, si se produce un incremento de los contagios, también aumentarán los profesionales contratados.

Así lo anunció la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que detalló que el desglose de nuevos contratos por provincias apunta a que 41 de esas nuevas contrataciones se produjeron en Burgos, siete en El Bierzo, 34 en León, 10 en Palencia, 29 en Salamanca, 13 en Segovia, 16 en Soria, 18 en Valladolid Este, 17 en Valladolid Oeste y 10 en Zamora. No obstante, apuntó a que “en algunos sitios los equipos van a ser autosuficientes por las pocas tarjetas sanitarias que tienen asignadas”.

Las mascarillas, para los sanitarios

Además, descartó el suministro gratuito de mascarillas a toda la población por parte de la Junta ya que la “prioridad pasa por contar con stock sufienciente para atender la demanda de los profesionales sanitarios y sociosanitarios”. “No puede volver a ocurrir lo que ocurrió las primeras semanas, cuando hubo desabastecimiento de equipos de protección individual entre los profesionales, y el sistema debe estar preparado para afrontar un nuevo brote si lo hubiese", añadió.

“Hay material en el mercado a buen precio”, concretó y recordó que “el mejor guante es la higiene de manos, y la mejor mascarilla la distancia social de dos metros”.

Casado, que recalcó la norma que obliga a utilizar a los mayores de seis años la mascarilla en espacios públicos donde no se pueda mantener la distancia de seguridad, insistió en la necesidad de un uso adecuado, y que siempre es complementaria a la higiene respiratoria, lavado de manos y distancia social. “Lo que ha logrado tumbar una curva casi vertical ha sido la distancia social, que permite ahora aliviar la cuarentena, pero la mascarilla no sirve de nada sin las otras medidas, y si no se utiliza de manera adecuada, como llevándola en la cabeza o en la oreja”, insistió.

“Desde este Gobierno siempre hemos apostado por la prudencia, y esta semana que viene es especialmente importante. Actividades que no hemos hecho, hagámoslas con prudencia. La situación epidemiológica y sanitaria lo permite, pero no lo podemos estropear. Y esto no es la labor de un gobierno, de una consejería o de un ayuntamiento, es una labor de todos y cada uno de nosotros”, sentenció.

Seguimiento garantizado para los casos sospechosos

En cuanto a los posibles casos registrado en el sistema Medora de Sacyl, Casado apuntó que el volumen de sospecha de nuevos contagios ronda en estos momento el 10 por ciento, y que actualmente se está realizando una prueba de detección por PCR en las primeras 24 horas desde que se detecta un posible caso. “Si se confirma el positivo seguimos y aislamos al paciente, y si no puede proseguir con su vida normal. Con ello ofrecemos una garantía de seguimiento”, destacó.

Finalmente, recalcó que el coronavirus “no ha perdido fuelle” sino que, “entre todos le hemos plantado cara con la cuarentena social”. “Nos hemos aislado y no ha encontrado el huésped que contaminar, así que hemos logrado disminuir su contagiosidad, pero si ahora no tenemos el cuidado suficiente para controlar esa altísima contagiosidad nos demostrará que no ha perdido nada de fuelle. Es clave estar todos muy atentos”, concluyó.