Las modas pasajeras e inexplicables en tiempos de coronavirus

Desde adoptar un perro para pasear, a acabar con el papel higiénico al boom de las piscinas domésticas en la actualidad

A lo largo de la historia, el ser humano se ha ido adaptando al momento, al lugar y a las circunstancias. Ha priorizado sus necesidades en base a situaciones personales, la mayoría de las veces condicionadas a las épocas que le ha tocado vivir o sufrir. En esta época de confinamiento, ya más dos meses -aunque en pleno proceso de desescalada-, los castellanos y leoneses también han sucumbido a las modas “pasajeras” y algunas “inexplicables”, para acercarse a los supermercados y hacer acopio de determinados productos “no sea que se vaya a acabar”.

El caso más sorprendente de todos se ha producido con el “papel higiénico”. Una histeria colectiva, desatada a a través de las redes sociales, hizo que de la noche a la mañana, las estanterías de los principales supermercados de la Comunidad dedicadas a este producto aparecieran vacías y así permanecían durante varios días. Una situación que provocó numerosos comentarios y memes ante una “esperpéntica” reacción humana ante un bien no tan esencial, en esos primeros momentos.

Otra situación curiosa, se produjo cuando el Gobierno de España anunciaba, en los primeros días de cuarentena, quiénes podían salir a la calle. Curiosamente, los más beneficiados fueron aquellos que tenían perros, aunque algunos aprovecharon las circunstancias para pasear sus “mascotas”, o simplemente crearlas, como en Palencia “https://www.larazon.es/castilla-y-leon/20200317/jsefktyfejdl7ebaiarb7lkcge.html”, donde un hombre era sorprendido paseando un perro de peluche. Una noticia que provocó que los centros de acogida de la Comunidad, como “Siempre Fiel” de Salamanca, se quedaran sin animales, en esos días. Ahora, las cosas han vuelto a la normalidad.

Otros de los productos estrellas, han sido todos aquellos relacionados con la repostería, en especial la levadura. El hecho de pasar más tiempo en casa, y sobre todo aquellos que tienen niños, han disparado estas ventas con el fin de “pasar el tiempo” elaborando recetas dulces, e involucrando a los más pequeños de las casas. Eso sí, de esta manera nos hemos hecho “más cocinillas”.

El consumo de horas frente a la televisión, también ha provocado un repunte de los usuarios a distintas plataformas como Netflix, a la que se ha sumado en las últimas fechas Disney+, y con las series como principales ganchos, a falta de fútbol. Ello ha llevado aparejado el consumo de todo tipo de “snacks” y a día de hoy numerosos establecimientos siguen sin reponer al completo productos como palomitas, patatas fritas, galletitas e incluso cervezas. En este punto, el sector de la cerveza artesanal ha sufrido un notable repunte debido gracias a sus pedidos on-line.

También los productos de limpieza han visto crecer su demanda, en especial guantes y lejía. Ya es habitual acercarse hasta un establecimiento comercial donde es obligatorio el uso de guantes de plástico para coger determinados productos, pero estos se han acabado y hay que hacerlo con un par de bolsas de plástico. En las últimas semanas, también ha llegado toda una variada gama de mascarillas, desechables y de más uso, con gran aceptación entre los clientes ante la obligatoriedad de usarlas.

Y si nos adentramos en el mundo del deporte, el mundo de la bicicleta se lleva la palma. Primero las estáticas, que parecían que habían quedado en el olvido, pero que de repente todas las grandes superficies en Castilla y León como El Corte Inglés, Carrefour o Decathlon se quedaron sin stock. Y por Amazon, tres cuartos de lo mismo. Aquello ha pasado a mejor vida desde que se abrieran las puertas a practicar deporte, algo que han agradecido las tiendas de deporte, ya que han sido muchos los ciudadanos que han desempolvado sus viejas bicicletas para ponerlas al día, con la compra de accesorios, o simplemente comprar nuevas o de segunda mano. También se disparaban las peticiones de esterillas.

El hecho de cambiar nuestras costumbres, en especial a la hora de trabajar, con el teletrabajo de por medio, ha hecho que se haya producido también un notable aumento de ordenadores portátiles y de tablets, como consecuencia de que muchas familias sólo tenían un dispositivo en su hogar, y si la unidad familiar es amplia, con niños en ella, se hacía necesario contar con más herramientas, para que estos últimos pudieran seguir con sus tareas escolares desde casa. El desembolso de familias con más de dos hijos, en algunas ocasiones, ha llegado a superar un gasto de más de 600 euros.

Y a las puertas del verano, y con la clara posibilidad de no poder ir de vacaciones, por las distintas fases de la desescalada, el “boom” actual tiene que ver con las piscinas domésticas e hinchables, donde en numerosos establecimientos de la Región ya han visto como se han agotado sus existencias, y con listas de espera para dentro de dos semanas.

Toca adaptarse, y se seguirá haciendo. Tras el boom de todos estos productos y ante los acontecimientos futuros, cabe preguntarse cuál va a ser el próximo. Candidatos varios, aunque el que puede ganar a todos son todos aquellos aparatos con aire acondicionado o ventiladores. Aunque, eso sí, dependerá del calor y de que podamos salir a la calle.