Izquierdo quiere implicar más a las policías locales en la lucha contra la violencia doméstica

El delegado del Gobierno se reúne con los subdelegados en Madrigal de las Altas Torres

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, quiere dar un nuevo impulso a la lucha contra la violencia doméstica y se ha marcado como objetivo implicar aún más a los policías locales frente a esta lacra social. Así, pretende firmar antes del 25 de noviembre, Día contra la Violencia de Género, convenios con los ayuntamientos de las nueve capitales de provincia y de las localidades mayores de 20.000 habitantes con policías locales para que este cuerpo policial pueda contar con más medos y recursos para hacer frente a este problema social que se ha agravado durante el confinamiento.

Así lo aseguraba el delegado del Gobierno este martes en la localidad abulense de Madrigal de las Altas Torres, tras reunirse con los subdelegados de las nueve provincias de la Comunidad para abordar diversas cuestiones de actualidad como los datos actuales de la evolución de la pandemia, la colaboración con la Junta en vigilancia de cumplimiento de medidas de seguridad y la mencionada firma de convenios VIOGEN con los principales ayuntamientos de la Comunidad.

El delegado del Gobierno indicó que el número de denuncias había disminuido durante los meses que duró el confinamiento, pero después se ha apreciado un repunte. Esto posiblemente sea debido a que durante el confinamiento y el hecho de no poder salir de casa desanimaba a las mujeres a realizar estas denuncias, que si que se pudieron presentar cuando se pudo salir a la calle. En todo caso, el delegado invitó a las mujeres que se encuentren en esta situación a hacer uso del 016 para sus denuncias. “Es un teléfono gratuito que no deja rastros en la factura”, recordaba.

En este encuentro también se hacía balance del tiempo pasado, con los problemas de la Covid-19 y todo lo que ha supuesto esta etapa de la pandemia para Castilla y León, cómo se ha gestionado, y cómo tienen que seguir gestionándose las actividades en el futuro y lo que se puede aportar desde la Administración General del Estado y desde el Gobierno de España, a fin de contribuir a que la gente siga concienciada y que recuerde el cumplimiento de las “tres emes”: los metros de distancia, el lavado de manos y las mascarillas. “En esta Comunidad autónoma el uso de la mascarilla es obligatorio y, por lo tanto, todos los ciudadanos estamos obligados a llevarla en cualquier circunstancia, salvo algunas excepciones”, informa Ical.

Izquierdo también que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado desde el primer momento lo que hacen es una labor pedagógica, “para informar a los ciudadanos del cumplimiento de esas normas, pero si detectamos que hay incumplimientos reiterados, llevamos a cabo las denuncias oportunas que tramitará después la Junta de Castilla y León”.

En este sentido, habló de las 900 denuncias formuladas por los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la semana pasada, en particular por el uso de la mascarilla. Señaló que en sentido general los ciudanos de la Comunidad están respetando el uso de la mascarilla y así se puede contemplar si se pasea por sus calles. “Tengo la convicción y la esperanza de que la imposición de sanciones en las próximas semanas vaya disminuyendo porque creo que cada vez la gente está más concienciada”.

Precaución para evitar incendios

Finalmente, el delegado del Gobierno aprovechaba también su estancia en Madrigal de las Altas Torres para hacer un llamamiento sobre los incendios forestales y pedía los ciudadanos la máxima precaución para evitar negligencias, y llamaba a denunciar todos los casos que conozcan de incendios intencionados. “No nos podemos permitir el lujo de perder patrimonio natural y poner en riesgo vidas, no solo de los que tienen que luchar contra esos incendios, sino también de ciudadanos porque algunos incendios se acercan a los núcleos de población”.