Máxima seguridad en los colegios de Castilla y León

Fernández Mañueco anuncia medidas extraordinarias para la comunidad educativa como la creación de equipos covid que realizarán test PCR en los centros docentes

Un profesor en una clase vacía de un colegio de Aranda de Duero (Burgos).
Un profesor en una clase vacía de un colegio de Aranda de Duero (Burgos).PacoSantamariaEFE

Con el comienzo de curso escolar a la vuelta de la esquina, a la vuelta de la esquina, la Junta daba a conocer las medidas extraordinarias para que se pueda desarrollar en las condiciones más favorables posibles, aunque con el fantasma del Covid-19 sobrevolando. El incremento de contagios en las últimas semanas ha alertado a la comunidad educativa, que estaba esperando un protocolo de actuación ante un curso «anómalo» y cargado de incógnitas. De momento, será presencial y con la máxima seguridad posible, como señalaba el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante la presentación de las novedades, durante una visita al IES de Arroyo de la Encomienda (Valladolid).

Allí, avanzaba que se van a invertir más de 75 millones en estas medidas, destinado el refuerzo de los recursos humanos, que va a permitir la contratación de 800 docentes más, 600 de ellos en los centros públicos.

Unas medidas que también inciden en la reducción de ratios de alumnos por clase con un máximo de 22 en los grupos de Educación Infantil y 1º de Primaria; un máximo de 25 de 2º a 6º de Primaria; y grupos de un máximo de 25 alumnos en las aulas que no superan los 50 metros cuadrados, y siempre con 1,5 metros de distancia, como mínimo.

Otras de las medidas tienen que ver con la organizacion y señalización de entradas y salidas así como circulaciones en el interior del centro; la mascarilla obligatoria a partir de los 6 años en las aulas y la creación de «grupos estables de convivencia» que o interactuarán con el resto para los alumnos en Educación Infantil y 1º de Primaria.

Asimismo habrá turnos y vigilancia en los recreos; se reforzará la higiene en los aseos y para ello se contratará más de 200 profesionales, ofreciendo un apoyo a las entidades locales para ello.

Eso sí, de momento se suspenden las actividades extraescolares, al menos durante el primer trimestre del curso y algunas clases de Bachillerato se deberán trasladar a la tarde por falta de espacio en determinados centros educativos.

Respecto a las pautas a aplicar ante casos sospechosos o positivos en los centros, Fernández Mañueco ha señalado que se esá pendiente en la reunión que se celebra hoy en Madrid entre el Gobierno y las Comunidades Autónomas, aunque la propuesta desde Castilla y León pasa por que cada centro cuente con una persona de referencia asignada en el ámbito sanitario para el seguimiento y el control. Ante la aparición de un caso sospechoso, mientras se realiza el teste, deberán permanecer aislados, en caso, el propio caso, el profesor y los alumnos más cercanos. Ante la confirmación de un positivo, se hará PCR, a todo el grupo, incluido el profesor.

Y con el objetivo de ganar celeridad, se van a poner en marcha unos equipos Covid-Colegios que acudirán a recoger las muestras para los test PCR a los casos sospechosos en el plazo máximo de 36 horas.

Además, el presidente ha anunciado que la Junta está estudiando poner en marcha un «cheque servicio» y una ayuda a domicilio específica para los padres de aquellos alumnos que resulten contagiados o se vean obligados a guardar confinamiento en sus casas por un posible caso de un compañero de aula. También se reforzarán los mecanismos de conciliación, como el programa Crecemos.