La Junta ultima el paquete ayudas a las familias que cuiden de sus hijos por casos de Covid-19 en los colegios

La Consejería de Familia amplía el plazo del período subvencionable de las reducciones de jornada y excedencias

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, preside la reunión de la Mesa de Renta Garantizada de Ciudadanía en la que participan los representantes del Diálogo Social
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, preside la reunión de la Mesa de Renta Garantizada de Ciudadanía en la que participan los representantes del Diálogo SocialRubén Cacho/Ical

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blancó, confirmó hoy que se está ultimando el paquete de ayudas a las familias que tengan que cuidar de sus hijos por casos de COVID-19 en los colegios, y en el que se establecerán distintos mecanismos como cheques servicios o bonos.

Tras presidir esta mañana en Valladolid, la Mesa de Renta Garantizada de Ciudadanía, en la que participan los representantes del Diálogo Social, Blanco confirmó que el paquete de ayudas se dará a conocer antes del inicio del curso escolar, a la vez que resaltó que hoy mismo se ha publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la modificación para ampliar hasta el 30 de septiembre el período subvencionable de las reducciones y excedencias vinculadas a la crisis del Covid-19, plazo que no descartó que pueda volver a ampliarse.

La consejera también argumentó que este paquete de ayudas por cuidados domiciliarios se sumará a las medidas que se han ido tomando desde el inicio de la crisis sanitaria con el objetivo de facilitar la conciliación desde la corresponsabilidad familiar, como han sido la ampliación de los programas ‘Conciliamos’ o ‘Crecemos’.

Blanco explicó que se trata de un paquete de ayudas “complejo” de elaborar y en el que intervienen muchos actores, pero en el que la Consejería de Familia lleva tiempo trabajando. También indicó que se deberán complementar con las medidas que el Gobierno tiene previsto establecer.

Ingreso Mínimo Vital

Por otra parte, la entrada en vigor el pasado mes de junio del Ingreso Mínimo Vital no ha servido para reducir en Castilla y León el número de familias beneficiarias de la Renta Garantizada de Ciudadanía, que se mantiene alrededor de las 9.000, según confirmó la consejera.

Blanco explicó que el objetivo de no perjudicar a ningún beneficiario y que “nadie se quede por el camino”, el Consejo de Gobierno aprobó el pasado jueves la concesión directa de subvenciones a beneficiarios de Renta Garantizada de Ciudadanía con la prestación suspendida al tener reconocido el Ingreso Mínimo Vital, pero por un importe inferior al que recibían.

La consejera también denunció que en algunos casos las ayudas del Ingreso Mínimo Vital eran hasta en 700 euros inferiores a las que se estaban percibiendo a través de la Renta Garantizada de Ciudadanía.

En total, la cuantía total de las subvenciones supera los 211.000 euros y el número de familias beneficiarias es de 267, aunque se irán actualizando conforme se vaya incrementando el número de casos. En lo próximos días, según explicó la consejera, los servicios sociales contactará con los beneficiarios para formalizar la aceptación de una subvención que se abonará mensualmente.

Blanco indicó que con el objetivo de que ningún perceptor de Renta Garantizada de Ciudadanía reciba un ingreso menor con el Ingreso Mínimo Vital, ya se han iniciado los trámites para modificar la Ley que regula el subsidio autonómico. En este sentido, adelantó que este cambio normativo ya ha pasado el trámite de Gobierno Abierto y que podría llegar a las Cortes regionales en octubre para su tramitación parlamentaria, por lo que hasta su aprobación definitiva se mantendrán estas subvenciones nominativas.

La cuantía que corresponde a cada persona beneficiaria de esta subvención resulta del cálculo de la diferencia entre el importe que tenía reconocido con anterioridad a la suspensión de la Renta Garantizada y el importe de la prestación estatal de Ingreso Mínimo Vital que le ha sido reconocido según datos facilitados por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Por otra parte, Blanco indicó que hasta la declaración del estado de alarma la media de familias que recibían la Renta Garantizada rondaba las 9.000. En junio, el Gobierno reconoció de oficio en Castilla y León a 1.470 con el Ingreso Mínimo Vital, cifra que en julio y agosto se incrementó hasta las 1.655. De estas, 548 cobran menos con el Ingreso Mínimo que con la Renta Garantizada, aunque hay 281 que tienen suspendida la prestación por diferentes causas como puede haber sido un incremento de los ingresos al haber encontrado un empleo.

Además, la consejera recalcó que julio la nómina de familias que recibieron la Renta Garantizada ascendió 9.184 y en agosto 8.598, a las que hay que sumar las 267 que se beneficiarán de las subvenciones, lo que suman un total 8.875. En este sentido, indicó que en los últimos meses se tramitaron en la Renta Garantizada 3.547 altas y 3.015 bajas.