Compromiso con el sector del automóvil y el proyecto de Nissan

La Junta reafirma su apuesta por la automoción y la factoría abulense mientras que la firma nipona mantiene intacto su proyecto de transformación pese a la pandemia

Buenas noticias para los castellanos y leoneses, en general, y para los abulenses, en particular, en un momento importante donde las noticias en muchos otros ámbitos no invitan al optimismo. Y es que el sector de la automoción tiene futuro por delante en la Comunidad y la planta de Nissan en Ávila parece que no solo no corre peligro sino que, además, es una de las apuestas de la multinacional nipona del automóvil en su proyecto de futuro.

Al menos así se desprende de las palabras que realizaban ayer tanto la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, como el director de Operaciones Industriales de Nissan Motor Ibérica, Javier Novo, durante la visita de la primera a la planta abulense. Carlota Amigo agradecía a la marca japonesa su apuesta por la Comunidad y reafirmaba el compromiso «absoluto» del Gobierno de Fernández Mañueco con este proyecto de transformación que hacía extensivo a la automoción.

«Seguimos invirtiendo con visión de futuro, para mantener el empleo de calidad en Ávila y Castilla y León y renovando nuestro contrato y responsabilidad para con el «importante» sector de la automoción», destacaba la consejera al recordar los 20 millones de euros de inversión y los 40 que aporta la propia empresa para mantenerse en Ávila. Y tras poner en valor los 2,3 millones de euros en ayudas que la Junta ha convocado para formación en el sector del automóvil, a Carlota Amigo avanzaba que a finales de año se empezará a negociar el nuevo plan estratégico industrial de Castilla y León.

Novo, por su parte, renovaba también el compromiso de la firma japonesa con Ávila y Castilla y León a pesar de las dificultades económicas derivadas de la pandemia, a través del ambicioso proceso de transformación ya iniciado en la planta de la ciudad amurallada «que se mantiene intacto», apuntaba.

Un plan en el que la antigua factoría vehículos industriales de Nissan en Ávila fabrica desde el pasado mes de julio los primeros componentes para el Juke, salidos de la nueva línea de soldadura para el ensamble de piezas para modelos de la marca. En el que, además, un taller ya suministra paragolpes de recambio para el Captur y el Megane de Renault mientras prosiguen sin prisa pero sin pausa las obras de construcción de la nave de estampación, con la previsión de comenzar el montaje de las prensas en noviembre. Además, la fábrica acogerá un centro de transformación de adaptación de los vehículos de ocasión, gracias al partenariado con Renault Comercial y su filial Renault Retail Grupo. Y, todo ello, con la idea de la compañía de que la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi esté operativa a lo largo de 2021, lo que en opinión de la marca nipona ha de ser un empujón y espaldarazo importante al proyecto de Nissan para España y Castilla y León, donde esta Alianza es potente de la mano de Renault y sus factorías en Vallaolid y Palencia.

«El momento es delicado pero Nissan continúa con el proyecto de transformación iniciado en 2017», decía Novo mientras llamaba a trabajar con todos los actores para anticiparse a las dificultades y poner las «contramedidas» que sean necesarias.