Ana Redondo: «Valladolid es segura y se refuerzan las medidas para que los turistas disfruten con garantías»

«La fijación de aforos máximos en los espectáculos ha sido un mazazo y nos ha limitado lo que queríamos hacer», asegura la concejal de Cultura y Turismo

Ana Redondo sigue dirigiendo con buen tino y mano tendida las riendas de la Concejalía de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid. Conocedora de las dificultades que se están viviendo lanza, en LA RAZÓN, un mensaje de «ánimo y esperanza», se muestra optimista, al pensar que todo «pasará» y que «lo importante es mantenerse y la única manera de mantenerse es adaptarse cumpliendo rigurosamente con las medidas extraordinarias sanitarias y siendo conscientes de que nuestra salud es la salud de todos los que nos rodean, pero sin tener miedo, eso es fundamental, hay que vivir, hay que salir y disfrutar en la medida de lo posible».

-¿Cómo valora este 2020?

-Con mucha incertidumbre, dificultades y con una gran tristeza, porque pensábamos todos que después del confinamiento íbamos a superar la situación, íbamos a volver a una normalidad de la que seguimos esperando y sinceramente es que tampoco que se ven en el horizonte muchos motivos de esperanza en que esto cambie de una forma sustancial. Así que lo que queda es apoyar en todo lo que podemos, con unas dificultades evidentes de la situación de la pandemia, y también por unas decisiones que nos han parecido excesivas y que no se corresponden con las medidas que ahora mismo se necesitarían para paliar la situación.

- Habéis desarrollado actividades durante el año, respetando en todo momento las medidas seguridad, ¿Es esa la línea a seguir para intentar paliar las dificultades de un sector tan castigado por la Covid-19?

-Nosotros mantenemos un contacto bastante asiduo con los sectores, que son varios, y muy diferentes, algo que consideramos que es una de las claves para salvar la situación. La otra clave es adaptarse a las circunstancias, intentar se creativo y buscar la fórmula en la que se pueda seguir manteniendo la actividad. Y la tercera y última es mantener un cierto optimismo y esperanza porque ahora las administraciones son las auténticas tractoras, son los motores de esta actividad que de otra manera estaría reducida a cero. Es verdad que hemos tenido una iniciativa que, incluso desde el punto de vista sanitario, ha sido impecable, como es la de «Cielo Abierto», que ha contado con más de 200 actuaciones en pequeño formato, con muy poco aforo pero que han permitido, al menos, mantener cierta actividad y a ese tejido de la ciudad darle un poquito de aire y esperanza. Ahora estamos embarcados en varias fórmulas para mantener los contratos que teníamos comprometidos, y que no hemos suspendido ninguno, ya sea presencial o a través de la televisión. Con el «Cielo Abierto» o con el Teatro de Calle hemos demostrado que se pueden llevar a cabo actividades seguras, ya que según los rastreadores, no ha habido ningún contagio en nuestros espacios, porque somos especialmente rigurosos y cuidadosos para que se cumplan las medidas.

-Ahora se acercan dos platos fuertes como es la Feria del Libro y el Concurso Mundial de Pinchos...

-Vamos a intentar mantenerlas, vamos a reforzar la seguridad, estamos desde el primer momento potenciando los contratos que tienen que ver con las medidas de desinfección y de rastreo para seguir sin contagios en nuestros espacios, ya que con las medidas que desarrollamos es muy difícil, porque la gente va con su mascarilla, respeta su distancia de seguridad y va con su gel de desinfección. Por lo que si las cosas no van a peor podremos desarrollarlos garantizando la seguridad.

-Habla usted anteriormente de medidas desmesuradas por parte de otras administraciones...

-Creo que hubo un exceso clarísimo con la fijación de aforos máximos, al no justificarse y al no haber ninguna proporcionalidad. Es inviable que en la Catedral o en el Teatro Calderón se pueda tener un máximo de 25 personas, es algo ridículo. Eso realmente nos ha afectado muchísimo porque nos ha limitado lo que queríamos hacer y teníamos programando. Nosotros siempre hemos defendido, como muchas otras ciudades europeas y españolas, un porcentaje que permita tener las distancias de seguridad, pero que no haga tan inviable la realización de las actividades, como puede ser un aforo al 50 o el 60 por ciento, y no entendemos esa medida leonina que no ha permitido que ningún espectáculo sea viable. Eso sinceramente ha sido el mazazo más grande que hemos recibido y nos parece poco razonable. Todos asumimos las medidas si son razonables, sabiendo que eran necesarias, pero esta la hemos considerado desproporcionada y sobre todo cuando estábamos viendo el Río Shopping -centro comercial de la localidad de Arroyo de la Encomienda-, lleno y en el que no se respetaban la seguridad. Esa discriminación al mundo de la cultura nos ha parecido muy poco proporcionada y poco razonable. Es que detrás de un espectáculo hay muchísima gente, no sólo actores, hay montadores, iluminadores, técnicos de sonido, de imagen, es un tejido de alto valor añadido, muy complejo, y que no se puede destruir porque luego reinventarlo es muy complicado.

-¿Qué le dice al sector ante esta situación?

- Que vamos a mantener los compromisos. Ese es objetivo principal que nos marcamos cada día los técnicos y todo el equipo del Ayuntamiento, para mantener viva la esperanza sacar, y que en la medida de lo posible sacaremos esos espectáculos y si no es posible los grabaremos y cumpliremos con ellos, para que muchos ciudadanos puedan acceder a través de nuestras redes y de otras páginas a esas actividades ya que nuestro compromiso con el sector es claro y se mantiene.

-¿Y a los turistas?

-Les diría que Valladolid es una ciudad segura, siempre y cuando se mantengan las medidas sanitarias que todos estamos asumiendo y que estamos reforzado en el sector turístico para que se pueda disfrutar con garantías de nuestros vinos, de nuestra gastronomía, del paseo por Valladolid que es una ciudad tan agradable, que siempre merece la pena una escapada aunque sea de fin de semana para ver esta ciudad maravillosa, histórica, la primera capital del Mundo Moderno y que está al alcance porque está a tiro de piedra de Madrid, así que animarles y decirles que con la Feria del Libro hay un motivo más para disfrutar de esta Plaza Mayor tan maravillosa.

-¿Y qué me dice de la oferta gastronómica?

-Es uno de los platos fuertes, nunca mejor dicho, del turismo vallisoletano, una de nuestras señas de identidad, que cuenta con una gran calidad y con cocineros imaginativos que buscan estar a la altura de una ciudad de prestigio para ofrecer variadas tapas, asados tradicionales y ricos vinos.