Un otoño cálido y seco

Castilla y León inicia esta estación con temperaturas agradables aunque se espera un descenso térmico de hasta 15 grados desde este viernes

España y Castilla y León, como no puede ser de otra manera, ya se encuentran en otoño. Una estación que ha arrancado con temperaturas agradables, aunque algo más frescas que en los últimos días que anticipan lo que va a venir a partir del viernes principalmente, con un descenso térmico importante, de hasta quince grados además de chubascos y nieve en cotas altas de la comunidad. Lo que dejará una sensación de encontrarnos casi en invierno, con lo que el verano habrá dicho adiós en un “santiamén”, como se dice por estos lares.

Se espera en Castilla y León un otoño más cálido y seco de lo normal, según apuntan desde la Aemet, algo que empezará a apreciarse desde el lunes, una vez remita el frente que traerá frío, con un nuevo aumento de temperaturas que se prolongará en los últimos días de septiembre e inicio de octubre

El inicio del otoño, la estación de la caída de las hojas, se ha producido a las 15.31 horas (horario peninsular) y durará 89 días y 20 horas hasta concluir el 21 de diciembre, cuando comenzará el invierno, según los cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, perteneciente al Instituto Geográfico Nacional.

El último domingo de octubre, que cae en 25, se producirá el cambio de hora, y a las tres de la madrugada habrá que retrasar el reloj hasta las dos (una hora menos en Canarias), de manera que ese día tendrá oficialmente una hora más.

No obstante, el Parlamento Europeo debate la posibilidad de eliminar los cambios de hora a partir de 2021. Todavía no hay una decisión firme, pero es muy posible que en un futuro próximo no se vuelva a cambiar de hora en primavera y otoño en la UE.

La primera luna llena del otoño se producirá el 1 de octubre y las siguientes, 29 o 30 días después (el 31 de octubre y el 30 de noviembre).

El otoño es la época del año en que la longitud del día se acorta más rápidamente. A las latitudes de la península, el Sol sale por las mañanas cada día más de un minuto después que la jornada anterior y por la tarde se pone más de un minuto antes. De este modo, el tiempo en que el Sol está por encima del horizonte al inicio de la estación otoñal se reduce casi tres minutos cada día a las latitudes de la Península Ibérica.

El verano más cálido en más de setenta años

El verano en Castilla y León ha sido el décimo más cálido desde 1951, lo que pone de relevancia “el avance del cambio climático, teniendo en cuenta que nueve de los diez veranos más cálidos se han registrado en este siglo”, según apunta Jesús Gordaliza, portavoz del Grupo de Predicción y Vigilancia de la Delegación Territorial de AEMET en Castilla y León, Jesús Gordaliza, quien destacaba que entre el 25 de julio y el 10 de agosto se registraron dos olas de calor y que en el decenio 2011-2020 no solo “se han duplicado” estas olas de calor sino que también lo ha hecho el número promedio de días en situación de ola de calor.

Sobre el balance hídrico, en el conjunto de toda la Comunidad el promedio de las precipitaciones se ha situado próximo a su valor normal en verano pero, a su juicio, hay que resaltar que “en esta época, la distribución de las precipitaciones en forma de chubasco y con tormenta es muy irregular, existiendo zonas donde el verano ha sido seco o muy seco y otras donde ha sido húmedo”. Desde el 1 de septiembre de 2019 al 31 de agosto del 2020 el año hídrico ha terminado con un superávit entre 10-15 por ciento.

Respecto a las temperaturas, los valores registrados en Castilla y León de temperaturas medias en el trimestre junio-julio-agosto de 2020 han sido superiores a los normales (cálido) o muy superiores a lo normal (muy cálido), si bien en zonas del norte y, sobre todo del noreste, ha llegado a tener un carácter normal. Mientras que el promedio ha estado 0,8 grados por encima del valor normal, siendo el noveno verano más cálido del siglo XXI y el décimo desde el referido año 1951.

Tanto las temperaturas máximas como las mínimas han superado sus valores esperados, han sido los valores diurnos los más destacados, situándose 1,2 grados por encima de su promedio.