Se encierran toda la noche en un bar de Valladolid al detectar la presencia policial

Laos agentes, que tuvieron que esperar hasta el amanecer para actuar, denuncian a un total de once personas

España es un país de picaresca, pero en esta pandemia del coronavirus, con más de 50.000 muertos en estos casi siete meses de crisis sanitaria, económica y social, la cosa no está para muchas bromas. Y menos, para los que cada día miran al virus a los ojos por su profesión, como es la policía local, la nacional o la guardia Civil, quienes trabajan a destajo cada jornada para velar por la seguridad de los ciudadanos y conseguir que todo transcurra dentro de la normalidad más normal posible en estos tiempos de coronavirus.

Una situación compleja y delicada que está obligando a controlarlo todo para que la situación no se vaya de las manos, y más si cabe, cuando a pesar de los muertos, de los nuevos contagios y brotes que no paran de aumentar por toda España, todavía hay mucha irresponsabilidad y numerosos casos de gente que no se está tomando en serio a este virus.

Ocurría esta pasada madrugada en un bar del popular barrio de Las delicias de Valladolid, como podía haber pasado en otro local de otro lugar, puesto que no es el único caso, pero sí el último que se ha conocido.

Ruidos en el interior del establecimiento provocados por una juega alimentada por el exceso de alcohol y gente disfrutando de la fiesta sin respetar las medidas de prevención que se piden para evitar contagios, que dieron paso a las llamadas de vecinos alertados por lo que estaba pasando, indignados y molestos, a la policía local de Valladolid.

Varios agentes se desplazaron rápidamente hasta el lugar para actuar en consecuencia pero se encontraron con el bar cerrado a cal y canto, pero con los “juerguistas” y el dueño del establecimiento dentro sin salir al descubrir la presencia de la policía.

Los agentes, con paciencia, se quedaron esperando hasta el amanecer, donde consiguieron entrar y procedieron a la identificación de hasta once personas que fueron denunciadas.

Por otra parte, agentes de paisano de la Policía Local de Valladolid también han detenido a un conocido grafitero, al que requisaron varios sprays de pintura, que tenía orden de detención e ingreso en prisión por delitos de daños.