Los agrónomos sugieren que la Junta favorezca las actividades compatibles con los espacios naturales, como la ganadería o la industria artesanal

Reclaman ayudas a la Administración cuando ésta obligue a cumplir criterios técnicos que encarecen proyectos en parques naturales y que fijan población en el medio rural

Majada de Llos en los Picos de Europa leoneseseduardo margareto

El Colegio de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León sugirió a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que favorezca las actividades compatibles con los espacios naturales, como son la ganadería extensiva o la industria agro alimentaria artesanal, entre otros, sectores que fijan población en el medio rural de la Comunidad y que en muchas ocasiones se ven frenados por la burocracia o las trabas por los criterios técnicos o estéticos establecidos por la Administración.

Se trata de la única sugerencia presentada al procedimiento de consulta pública, ya cerrado, para la elaboración de un plan director de la Red de Espacios Naturales Protegidos de la Comunidad, un extenso territorio que engloba más de 820.000 hectáreas. El órgano colegial invita así a la Junta a otorgar ayudas a los afectados cuando la Administración obligue a cumplir esta serie de criterios.

El secretario técnico del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León, José Ignacio Velasco, sostuvo en declaraciones a Ical que es “básico favorecer” la implantación y desarrollo de actividades agrícolas, ganaderas y pequeña industria alimentaria dentro de los espacios naturales, ya que “fijan población” y, por ende, “sostenibilidad económica y social. Además, señaló que en base a los criterios técnicos “su impacto en el medio es compatible con la conservación”.

Actualmente, el documento se encuentra en su primera fase de información pública, en el que expone los motivos que llevan a trabajar la iniciativa, pero aún no se conoce el decreto con concreción. Sin embargo, Velasco expresó que es el momento de aportar visiones generales que se puedan introducir en el futuro plan. “Con nuestra experiencia, vemos muchas veces, a la hora de progresar o emprender con actividades dentro de espacios naturales, que es muy complicado por los plazos, la burocracia y las normas que les afectan al sector agrario, la ganadería extensiva o la industria, cuando son ámbitos totalmente compatibles”, justificó.

Entre otros ejemplos, citó que el ganado cuando “va a parir o en periodos de frío para comer o en los desplazamientos” necesita cobijarse cuando se trata de extensivo. En este sentido, incidió en que han observado las reclamaciones de colegiados que lamentan las “complicaciones” para construir, por ejemplo, una nave dentro de un espacio natural, cuando su sector es perfectamente compatible con el mantenimiento del mismo”. “Cuando van a construir una nave ganadera para ovejas se encuentran con una normativa, por ejemplo, que obliga a que el tejado sea de teja. Eso en una nave grande encarece mucho el proyecto. Entendemos la preocupación paisajística y la estética, pero es que se trata de una actividad, ganadera, que limpia el entorno”, prosiguió el técnico.

Por ello, insistió en que en el próximo plan se facilite este tipo de construcciones. “No se nos puede llenar la boca sobre que hay mantener a la gente en el medio rural y evitar la despoblación y luego dificultar su establecimiento con normas que son difíciles de cumplir”, sentenció. A su juicio, “a veces se confunde despoblación con falta de actividad”, pero es que “se necesita gente cerca para mantener el bosque limpio, vigilar el campo y cuidar el medio ambiente”.

En todo caso, Velasco aclaró que el Colegio “no dice que haya que construir en todos los lugares de los espacios naturales” ni se posiciona en contra de ellos, sino que aboga por “facilitar el establecimiento de actividades compatibles y si hay condicionantes, que se den ayudas”. “Si me obligas a poner tejas en mi nave ganadera por un criterio estético, me tienes que ayudar”, resumió. Por último, vaticinó que cuando se publique el plan, el Colegio de Agrónomos lo estudiará para saber si presenta o no alegaciones.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente publicó en Gobierno Abierto la elaboración de un plan director de la Red de Espacios Naturales Protegidos (ENP), un documento que justifica en la “necesidad”, entre otras cuestiones, de “mejorar” la coordinación de todos aquellos espacios de este tipo que forman la Red, “de forma que sea posible aprovechar las sinergias”.

También, la Administración regional conviene su aprobación por la “falta de homogeneidad” de los instrumentos de planificación de los ENP, “debido a los distintos momentos en que se aprobaron”, y que “aconseja establecer criterios comunes para su planificación”.

La Red de Espacios Naturales de Castilla y León engloba un total de 33 espacios naturales protegidos: dos parques nacionales (Sierra de Guadarrama y Picos de Europa, ambos compartidos con autonomías vecinas), dos regionales, 14 parques naturales, cinco reservas naturales, ocho monumentos naturales y dos paisajes protegidos.

En la actualidad no existen mecanismos que faciliten la acción coordinada y homogénea en los espacios naturales protegidos, ni la integración de la red con la otra gran malla de espacios protegidos existente en Castilla y León: la Red Natura 2000, formada por las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y por los espacios declarados como Zonas Especiales de Conservación (ZEC), que protege aproximadamente el 27 por ciento del territorio regional y con la que la REN se solapa en prácticamente el cien por cien del territorio.