Igea promete a los hosteleros que tendrán ayudas y más que la media de la España autonómica

El vicepresidente se reúne con representantes del sector, a quienes admite que no son los culpables y les traslada que detrás de las nuevas restricciones está la velocidad del aumento de los contagios

El vicepresidente Igea se reúne por videoconferencia con el sector de la Hostelería
El vicepresidente Igea se reúne por videoconferencia con el sector de la HosteleríaJcylLa Razón

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, se compromete con los hosteleros a que tendrán ayudas para hacer frente a las consecuencias de la pandemia y que éstas, además, estarán por encima de la media de las ofrecidas por el conjunto de la España autonómica.

Durante un encuentro por videoconferencia que mantenía con representantes del sector para abordar el presente y el futuro de este gremio, al que la Junta ha obligado a cerrar de nuevo el interior de sus establecimientos para frenar al virus -algo que para muchos ha provocado el cierre de sus negocios porque no les compensa-, el también portavoz de la Junta les trasladaba que el Gobierno autonómico “no está improvisando” y que detrás de las medidas que está tomando se encuentra la “celeridad” ante el incremento vertiginosa de los contagios en esta tercera ola “más veloz” que en las dos anteriores.

Igea reconocía en una grabación a la que ha tenido acceso este periódico, que los hosteleros “no son los culpables” de la situación, destacaba su esfuerzo para salir adelante y superar esta complicada situación y aclaraba, convencido, que los hosteleros “nos sacarán de esta difícil situación con su esfuerzo”. Además, tras esta reunión en la que también han participado los consejeros de Cultura y Turismo y de Empleo e Industria, Javier Ortega y Ana Carlota Amigo, respectivamente, el vicepresidente aseguraba que el sector “ha comprendido bien el porqué de las medidas que se han tomado”.

“Nuestro compromiso es seguir trabajando también con los ayuntamientos”, decía también mientras avanzaba que la Junta está recopilando las acciones de otras administraciones locales “para no repetirlas” y que las hará públicas para extenderlas.

El vicepresidente se mostraba también confiado en que gracias a ese “esfuerzo” que les ha pedido la Junta a los hosteleros “bajará” la incidencia en esta tercera ola”. En este sentido, recordaba que enla segunda ola estas medidas fueron eficaces y que urge volver a hacer lo mismo “porque si se contabilizan 2.000 casos nuevos al día, con una mortalidad del uno o dos por ciento, se alcanzarán entre 20 y 40 muertes diarias. Está en juego la vida humana y no hay nada que eso compense”.

Protesta de hosteleros de Palencia, Salamanca y Valladolid frente a las puertas de la Junta de Castilla y León.
CEDIDA POR HOSTELEROS DE GUARDO
11/01/2021
Protesta de hosteleros de Palencia, Salamanca y Valladolid frente a las puertas de la Junta de Castilla y León. CEDIDA POR HOSTELEROS DE GUARDO 11/01/2021Servicio Ilustrado (Automático) CEDIDA POR HOSTELEROS DE GUARDO

El sector, al límite

Las restricciones en hostelería dónde sólo estarán permitidas terrazas con aforo limitado, llevaba esta miércoles a la presidenta de la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, María José Hernández, a pedir a Javier Ortega que considere la actividad de las terrazas como una actividad residual y que no influya a la hora de pedir los ERTEs por impedimento dada la climatología que estamos soportando.

“Nos encaminamos a un tercer cierre, rejón de muerte para muchos negocios, sin que todavía ninguna Administración haya fundamentado esa decisión con datos contrastados; los únicos datos que parecen contar son los de cumplir con los compromisos del pago de impuestos de los días 20 y 30 de enero”, advierte en un comunicado la asociación de hostelería, desde donde no entienden que en vez de recibir ayudas del Gobierno, sean ellos quienes tengan que ayudar.

El sector contabiliza la destrucción de uno de cada cinco empleos desde marzo y la afiliación a la Seguridad Social del colectivo se encuentra ligeramente por encima de los 61.000 trabajadores, muy lejos de los casi 80.000 de principios de 2020, según los datos publicados recientemente por el Consejo Económico y Social de Castilla y León, la cifra más baja de la historia en afiliación del sector, con mil menos que en la recesión de 2012.

De las 35.000 empresas de restauración y alojamientos que comenzaron el año 2020, estiman también un cierre aproximado ya del 20 por ciento, con tendencia a subir exponencialmente si no se adoptan soluciones rápidas en forma de ayudas directas, apuntan desde el gremio, que ha trasladado también a la Junta su malestar porque no se consensuen con ellos las medidas ni se les tenga en cuenta. Es más, denuncian que su petición de que los cierres se avisen con tiempo para coordinar los turnos de trabajo o la compra de suministros, no se ha cumplir esta vez.