Otro golpe de la Guardia Civil al tráfico de drogas

La Benemérita detiene a cuatro personas en la localidad vallisoletana de íscar, donde desmantela un punto de venta y se incauta de un kilo de speed y 60 pastillas de éxtasis

La Guardia Civil desmantela un punto de venta de droga sintética en la localidad vallisoletana de Íscar
La Guardia Civil desmantela un punto de venta de droga sintética en la localidad vallisoletana de ÍscarGuardia Civil (nombre del dueño)La Razón

La Guardia Civil comienza igual de fuerte este año como terminó el pasado en su lucha contra el tráfico y venta de drogas en la Comunidad. esta vez el golpe se ha llevado a cabo en la localidad vallisoletana de Íscar, donde varios agentes de la Instituto Armado han detenido a cuatro personas (F.J.G.M., de 35 años, V.L.M., de la misma edad, ambos en prisión; y A.B.D.R., de 44 años y D.M.M., de 26, vecinos de Íscar, Santovenia de Pisuerga, también en Valladolid, y Palencia) con lo que han conseguido desmantelar un punto de venta de sustancias estupefacientes

Después de varios meses de investigación, que se centró en F.J.G.M. ya que al parecer estaba traficando con drogas sintéticas, se puso en marcha una operación para eliminar ese punto de venta. Así, tras diversas gestiones de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Valladolid, hace algo más de un mes se detuvo a esta persona pero también a V.L.M., a quienes se intervinieron un kilo de sulfato de anfetamina (speed) y sesenta pastillas de éxtasis, que supondrían unas 4.060 dosis, según informan

Durante las intervenciones policiales fueron detenidos por los mismos hechos A.B.D.R. y D.M.M., practicándose de paso otras gestiones en inmuebles de las localidades de Íscar, Santovenia de Pisuerga y Palencia.

Estas detenciones fueron fruto de las investigaciones que se llevaron a cabo en los últimos seis meses del año pasado en Íscar y poblaciones aledañas para identificar a las personas que pudieran estar dedicándose al tráfico de drogas en esa localidad. Como consecuencia de los datos obtenidos, se centraron las pesquisas en una persona residente en la localidad vallisoletana, F.J.G.M., de 41 años, que estaría dedicándose a la venta de drogas sintéticas, lo que dio comienzo a la denominada operación Persuva.

El Juzgado de Instrucción número cuatro de Valladolid, responsable de la investigación, ha decretado el ingreso en prisión de F.J.G.M., y V.L.M., y ha levantado el secreto de sumario sobre las actuaciones.