La OSCyL culmina su temporada de otoño con “El anillo sin palabras” bajo la batuta de Giancarlo Guerrero, ganador de seis premios Grammy

Será desde el jueves 16 y hasta el sábado 18 de diciembre a las 19.30 horas en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid

El director Giancarlo Guerrero dirigirá a la OSCyL
El director Giancarlo Guerrero dirigirá a la OSCyL FOTO: Jcyl

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) presenta esta semana el sexto y último programa de Abono Septiembre-Diciembre de la Temporada 2021-22, donde se podrá disfrutar de ‘El anillo sin palabras’, “el sumun del sinfonismo”, a través de una adaptación de Lorin Maazel de lo más destacado de las 14 horas de “El anillo de nibelungo”, de Richard Wagner, en 80 minutos. Será desde el jueves 16 y hasta el sábado 18 a las 19.30 horas en el Centro Cultural Miguel Delibes, con el director Giancarlo Guerrero en el podio, ganador de seis premios Grammy. El precio de las entradas oscila entre los 10 y los 30 euros.

Será la primera vez que la OSCyL interprete ‘El anillo sin palabras’, la partitura sinfónica de Lorin Maazel (1930-2014), estrenada en Berlín en 1987, sobre ‘El anillo del nibelungo’ de Richard Wagner (1813-1883). Una obra encargada en los años 80 por una compañía discográfica norteamericana, con el objetivo de reducir las más de 14 horas de música en una sola obra sinfónica, permitiendo que la obra de Wagner fuese escuchada sin necesidad de programar toda una ópera con su costoso montaje.

‘El anillo sin palabras’ se presenta como una epopeya instrumental, una gran sinfonía programática, una pieza musical extensa que no está compartimentada en movimientos estancos para dejar fluir su carácter narrativo así como por la fidelidad a la naturaleza de la música wagneriana, la célebre ‘melodía infinita’. Para su obra, Wagner se sintió atraído por ‘El cantar de los nibelungos’, cantar de gesta germánico y sobre el que Wagner comenzó a escribir esbozos de su poema hacia 1848. La composición de la música, por su parte, tuvo lugar entre 1853 y 1874, con estrenos parciales en 1869 y 1870, antes del estreno completo de la tetralogía en el verano de 1876, en el teatro que Wagner hizo construir en Bayreuth según sus propios criterios musicales y arquitectónicos, a instancias del rey Luis II de Baviera.

Será la primera vez que la OSCyL esté dirigida por Giancarlo Guerrero, director costarricense nacido en Nicaragua y residente en Estados Unidos. Guerrero ha ganado el premio Grammy en seis ocasiones y es director musical de la Sinfónica de Nashville y la Filarmónica NFM de Breslavia y director invitado principal de la Orquesta Gulbenkian de Lisboa. Anteriormente ha ocupado cargos como principal director invitado de la Residencia de Miami de la Orquesta de Cleveland, director musical de la Sinfónica de Eugene y director asociado de la Orquesta de Minnesota. A lo largo de su carrera, ha interpretado las obras de destacados compositores estadounidenses, presentando numerosos estrenos mundiales y quince grabaciones de música estadounidense con la Sinfónica de Nashville, incluidas obras de Michael Daugherty, Terry Riley y Jonathan Leshnoff.

El maestro Guerrero ha actuado con destacadas orquestas norteamericanas, incluidas las de Baltimore, Cincinnati, Chicago, Cleveland, Dallas, Detroit, Indianápolis, Los Ángeles, Milwaukee, Montreal, Filadelfia, Seattle, Toronto, Vancouver y la Orquesta Sinfónica Nacional. Internacionalmente ha trabajado en las últimas temporadas con la Sinfónica de la Radio de Fráncfort, Filarmónica de Bruselas, Deutsches Radio Philharmonie, Orquesta Filarmónica de Radio Francia, Filarmónica de los Países Bajos, Residentie Orkest, NDR de Hannover, Orquesta Sinfónica de Galicia y la Filarmónica de Londres, así como la Sinfónica de Queensland y la Sinfónica de Sídney en Australia.