Óscar de la Fuente: «El Goya a lo mejor me lo esperaba, el Roel no»

El intérprete medinense recibe «orgulloso y muy emocionado» el nombramiento como Actor del Siglo XXI

Óscar de la Fuente recibe el Roel de Oro
Óscar de la Fuente recibe el Roel de Oro FOTO: Festival Cine Medina

«Orgulloso y muy emocionado», Óscar de la Fuente ha recibido hoy el nombramiento como Actor del Siglo XXI de la 35 SECIME. La distinción contradice la sentencia de que nadie es profeta en su tierra y estos días ha podido apreciar «el cariño de todo lo que hay alrededor de este premio». «Me he sentido acariciado todo el rato. Verme aquí recibiendo un Roel... El Goya a lo mejor me lo esperaba, el Roel no», ha llegado a decir en la rueda de prensa previa a la entrega del reconocimiento.

Esa nominación al Goya al actor revelación por su papel en El buen patrón, de Fernando León de Aranoa, solo vino a «corroborar» la altura como actor de Óscar de la Fuente, ha señalado el director de la Semana de Cine, Emiliano Allende, especialmente satisfecho de poder entregar el Roel a un medinense, «por sus méritos, no por ser medinense».

El galardonado ha admitido el especial significado que tiene para él verse reconocido en un certamen al que ha visto nacer y para el que incluso hacía las animaciones en su día, tal y como ha recordado. Cuando el director de la SECIME se lo comunicó, se echó a llorar, ha confesado al agradecer un galardón del que se queda fundamentalmente con «el hecho de que la gente se alegre, de que te acompañen quienes saben que has estado mucho ahí, trabajando, luchando». Además, a su madre «le hace feliz», ha añadido.

De la Fuente ha asegurado que El buen patrón ha supuesto «un punto de inflexión a la hora de afrontar trabajos», porque nunca hubiera pensado que rodaría con Fernando León de Aranoa, de quien destaca «el amor al cine y a contar una historia». Entre los trabajos en el horizonte, el actor ha desvelado su participación en tres series de televisión, para Disney, Netflix y Antena3; en este último caso, la adaptación de La novia gitana, de los ganadores del Planeta aliados bajo el seudónimo de Carmen Mola.

Precisamente sobre las plataformas, ha señalado su doble cara: durante la pandemia evitaron que la mitad de las producciones se viniesen abajo y después han tenido un efecto en la bajada de afluencia de espectadores en las salas. En todo caso, no se ha atrevido a augurar cómo evolucionará el ecosistema audiovisual con la irrupción de estos canales de exhibición. «Estamos todos medio improvisando y viendo cómo podemos organizar todas estas cosas», ha señalado.

Aunque todavía recita de memoria el monólogo de Sempronio en La Celestina, Óscar de la Fuente no se arriesga a elegir un género: «Me siento muy vivo en teatro, pero desde que he descubierto el mundo audiovisual también me siento muy libre aquí, porque he coincidido con directores y directoras que te dan esa libertad».

Las conversaciones del Balneario

Antes de la entrega del Roel de Actor del Siglo XXI, el debate propuesto sobre «El futuro del cine: apocalipsis o renacimiento» en Las Conversaciones del Balneario ha puesto sobre la mesa algunos de los escollos con los que se topa el sector y, por tanto, también los festivales. El de la falta de relevo generacional entre los espectadores parece uno de los más evidentes a juzgar por el diálogo mantenido por la directora, productora y guionista Pilar García Elegido, el director y productor Xosé Zapata, el director del Festival de Cine de Alcalá de Henares, Luis M. González, y el crítico David Sánchez, moderados por la periodista Angélica Tanarro.

Pilar García Elegido llamó la atención sobre la burocracia que rodea la gestión administrativa en torno al cine y el audiovisual: «la inmediatez que busca ahora la distribución, con las plataformas» resulta incompatible «con los tiempos tan lentos de la administración», ha señalado como uno de los problemas a resolver. El otro estaría, en su opinión, en la educación, sin la que es imposible que los más jóvenes se acerquen a la gran pantalla. «Si no se crean futuros espectadores con nociones del lenguaje audiovisual, de la historia de la cinematografía, etc., el cine no les va a interesar, las siguientes generaciones no van a ser capaces de tener criterio para desbrozar, en un mundo multipantalla, lo que es grano de la paja», ha alertado antes de reclamar «un especial cuidado a la diversidad cinematográfica y a los nuevos talentos». «Eso es lo que tiene que cuidar la administración», ha concluido.

Participantes en las Conversaciones del Balneario
Participantes en las Conversaciones del Balneario FOTO: Festival Cine Medina

En una línea similar se ha situado Luis M. González a la hora de analizar la situación y perspectivas de los festivales y del cine en general. El responsable del certamen de Alcalá de Henares recordó un encuentro de hace años en el que se avisaba del peligro de que las plataformas tuviesen los mismos contenidos que los festivales. Eso ya ha ocurrido, sobre todo a raíz de la pandemia, ha constatado. «Claro que las plataformas pueden ser una amenaza para los festivales tradicionales, pero la clave no está ahí, la clave está en los espectadores», ha apuntado. A los niños, adolescentes y jóvenes que viven permanentemente «con el móvil entre las manos» no les interesa ni la sala de cine ni el contenido de los certámenes, «el reto y la pregunta que nos tenemos que hacer hoy es cómo hacemos para seducir a esas nuevas generaciones y cómo hacemos para integrarlas en nuestros festivales». Y lo mismo ocurre con el cine independiente en general, que no llena las salas y la gente que acude a verlo supera en su mayoría los 45 o 50 años, ha añadido.

Pese a esos aspectos negativos, el crítico David Sánchez no ha querido pecar de pesimismo ante la profunda transformación en los cauces de exhibición de los contenidos audiovisuales y ha augurado que «las plataformas no son el final del cine», como no lo fue la televisión o el DVD. Sobre la vuelta del público a las salas, ha sugerido posibles medidas como las que se adoptan en cines de Francia, donde vive. Allí existe la posibilidad de adquirir pases mensuales por veinte euros que permiten acceder a las salas sin límite de pases.

El director y productor Xosé Zapata ha alertado sobre el anteproyecto de la Ley del Cine que prepara el Gobierno. A su juicio, «destruye al distribuidor independiente», al que ni siquiera define: «Elimina de la ecuación a las pequeñas empresas que no dependen de emisores o de grandes corporaciones internacionales». En el fondo, ha añadido, «es un arma para descabezar el sistema actual de productoras independientes» y dar entrada en el reparto de los recursos económicos a las plataformas, «una productora participada por Netflix al cien por cien podrá acceder a los fondos directamente». Ante ese toque de atención, Pilar García Elegido ha pedido esperar al texto final de la ley, «la legislación europea define claramente la producción independiente, es un anteproyecto que tiene que pasar toda la tramitación, habrá aportaciones y habrá cambios», ha señalado.