Ávila “calienta” la gran manifestación el campo de este domingo en Madrid

Nueva tractorada para reclamar a Sánchez “precios dignos” para el campo y “respeto” al medio rural

Concentración de agricultores y ganaderos abulenses convocada por las organizaciones agrarias ASAJA y la Alianza UPA-COAG para protestar ante la Subdelegación del Gobierno en Ávila por la situación que atraviesa el campo
Concentración de agricultores y ganaderos abulenses convocada por las organizaciones agrarias ASAJA y la Alianza UPA-COAG para protestar ante la Subdelegación del Gobierno en Ávila por la situación que atraviesa el campo FOTO: Raúl Sanchidrián EFE

El campo se ha vuelto a echar a la calle este viernes en Ávila, para ir “calentando” y preparando la gran protesta prevista para este domingo en Madrid, donde se esperan cientos de miles de agricultores, ganaderos, cazadores y gentes del medio rural en defensa de su futuro.

Un centenar de tractores y cientos de personas se concentraban frente a las puertas de la Subdelegación del Gobierno en la capital amurallada para exigir medidas que en defensa del campo y contra la subida de precios.

Bajo el lema “Queremos vivir de nuestro trabajo. Precios justos”, ha sido la tercera y última tractorada convocada en las últimas semanas por las organizaciones UPA, COAG y ASAJA en la provincia abulense, llegando a reunir a 400 tractores en Arévalo y a medio centenar la semana pasada en la localidad abulense de El Barco de Ávila.

“Por la supervivencia de la ganadería extensiva”; ”Esta es mi herramienta de trabajo. No es un capricho”: “Mi oficina: 2.000 horas anuales. ¡Supéramelo! Si el campo no produce, la ciudad no come”, eran algunos d elos textos que podían leerse en la pala de uno los tractoristas que participaba en la protesta, que finalizaba con la lectura de un manifiesto por parte del delegado del Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Ávila, Juan Ignacio Sánchez.

Concentración de agricultores y ganaderos abulenses convocada por las organizaciones agrarias ASAJA y la Alianza UPA-COAG para protestar ante la Subdelegación del Gobierno en Ávila por la situación que atraviesa el campo.
Concentración de agricultores y ganaderos abulenses convocada por las organizaciones agrarias ASAJA y la Alianza UPA-COAG para protestar ante la Subdelegación del Gobierno en Ávila por la situación que atraviesa el campo. FOTO: Raúl Sanchidrián EFE

Hacia una Europa más productiva

Previamente, el responsable provincial de COAG, Ángel Rodríguez, reclamaba la necesidad de “compatibilizar una Europa verde con una Europa productiva, que sea lo más autosuficiente posible en alimentación”. Asimismo, instaba tanto al Gobierno central como al los de las comunidades autónomas a adoptar medidas encaminadas a “defender el campo”, informa Efe.

En la misma línea, el secretario general de UPA Ávila, Ventura González, advertía del peligro de que “la mayoría” de los políticos españoles “sean urbanitas y no rurales”, al mismo tiempo que “optimistas y no realistas”, lo que, a su juicio, no les hace ver la situación que pasa el sector.

González exigía a Sánchez precios dignos y se dirigía a la patronal y a sus asociados que “se están llenando el bolsillo a costa” del trabajo de los agricultores y ganaderos.

Por otro lado, pedía soluciones inmediatas a la crisis de la energía “porque hay muchas explotaciones que van a tener que cerrar”, mientras que el presidente provincial de Asaja, Joaquín Antonio Pino, hacía hincapié en lograr “una PAC justa y que vaya dirigida a los profesionales y a producir alimentos”, para garantizar la soberanía nacional alimentaria.

Además, recordaba al Gobierno el daño que los ataques de lobos están provocando a los ganaderos abulenses. De hecho, se estima que sufren hasta 2.000 ataques al año y provocan unas pérdidas de unos tres millones de euros., algo que se va a agravar aún más ahora en otras provincias tras la prohibición de cazar al lobo también al norte del Duero.

Finalmente, el líder agrario de Asaja reprochaba también a Sánchez que siete meses después del incendio que arrasó en 14 municipios abulenses 22.037 hectáreas y tras ser declarada zona catastrófica la superficie afectada, los afectados “no han cobrado un duro” del Gobierno.