Cataluña mira a Suecia: Profesores y alumnos firmarán una declaración de responsabilidad sobre su estado de salud antes de volver a clase

Educación corrige, abrirá el servicio de comedor en las guarderías y cambia las ratios: 8 niños por aula en P3, y 10 niños en P4 y P5

Suecia ha desarrollado un modelo propio para combatir la COVID-19 basado en la responsabilidad de cada ciudadano para mantener la distancia social y la higiene. No ha cerrado escuelas, guarderías, bares ni gimnasios. El número de fallecidos, a día de hoy es superior al de sus vecinos escandinavos. Pero su estrategia está pensada a largo plazo y, sobre todo, para frenar el impacto del coronavirus en la economía. La estrategia de Suecia viene a cuento en la desescalada que plantea la conselleria de Educación de la Generalitat de Cataluña para volver al colegio.

Las guarderías, colegios e institutos que estén en territorios que hayan entrado en la fase 2 de desconfinamiento, podrán abrir a partir del 1 de junio. Aunque la vuelta al colegio es voluntaria y está dirigida, sobre todo, a los alumnos de los últimos cursos de cada etapa -Sexto de Primaria, Cuarto de la ESO y Segundo de Bachillerato-, se priorizará la atención a la población más vulnerable y a la conciliación para aquellos padres que tengan un trabajo presencial sin posibilidad de tener flexibilidad y no dispongan de otras medidas. Este fin de curso, que acabará en formato telemático el 19 de junio, en la modalidad presencial está orientada para acompañar a los alumnos que están en el final de una etapa educativa, para dar apoyo emocional a los alumnos que lo necesiten y para facilitar la planificación del curso 2020-2021.

Antes de abrir las puertas, cada centro tendrá que elaborar un plan de apertura y recibirá una inspección de Educación.

Los docentes tendrán que firmar una declaración de responsabilidad sobre su estado de salud. Deberán informar sobre si se han infectado con el nuevo coronavirus, si tienen síntomas o han tenido contacto con algún enfermo. Estos datos los recogerán los directores y se incluirán en una plataforma.

Auditar la plantilla

Los directores también tendrán que recabar información sobre su plantilla, para saber con cuántas personas no podrán contar porque son vulnerables. Se considera personas vulnerables y, por lo tanto, exentas de ir a trabajar las que tienen patologías previas, las mujeres embarazadas y los mayores de 60 años. Con estos datos el departamento de Educación se podrá hacer una idea de cuántos profesores nuevos deberá contratar el curso que viene. La información sobre los trabajadores de cada escuela se volcará en una plataforma que se llama GUAC.

Tomar la temperatura antes de ir al colegio

Las familias que lleven a sus hijos a la escuela, también deberán firmar una declaración de responsabilidad sobre el estado de salud de su hijo. Igual que los profesores, se trata de confirmar que los niños no tienen el coronavirus, que no han tenido contacto con un enfermo, de no llevarlos al centro si tienen síntomas compatibles con el virus y estar localizables en caso de incidencia. De todos modos, según las instrucciones que han llegado esta mañana a los directores, tendrán que tomar la temperatura a los niños antes de ir al colegio.

En las instrucciones para organizar la apertura de los centros educativos, también se incluyen cambios respecto al plan inicial que presentó el conseller de Educación, Josep Bargalló. Hay un cambio de ratios en educación infantil. Las clases de P3 podrán acoger un máximo de ocho niños por aula, en vez de 13. Y las de P4 y P5, diez niños.

Baberos de uso diario y calcetines de uso exclusivo dentro del aula

El servicio de comedor de las guarderías se podrá abrir si el centro es capaz de mantener la distancia de un metro. En cualquier caso, los centros abrirán de 9.00 a 13.00 horas. Se recomienda sustituir servilletas de tela por papel. Los baberos serán de uso diario y siempre que sea posible, los zapatos se quedarán fuera de las aulas y los niños se podrán calcetines de uso exclusivo para el centro. El personal también llevará ropa de uso exlusivo para el centro. Los niños se lavarán las manos cada dos horas.