Los niños se contagian de la covid igual que los adultos, pero el 99% no enferma

Sant Joan de Déu arranca la segunda parte del estudio Kids Corona en los campamentos de verano para saber si los niños transmiten menos la covid, con fondos del Barça y la Fundación Stavros Niarchos

En el pico de la pandemia, dos semanas después de cerrar los colegios y cuando los hospitales se las ingeniaban para atender una avalancha de enfermos de covid, los pediatras no salían de su asombro. Apenas atendían casos de niños enfermos de coronavirus. Se confirmaba la experiencia descrita en China. El Hospital Sant Joan de Déu, que ha actuado como centro de referencia para niños y embarazadas en esta crisis y al que se derivan pacientes de 25 hospitales, sólo ha hospitalizado a 34 niños. El jefe de Pediatría de Sant Joan de Déu, Juan José García, ha hecho los cálculos pertinentes y dice que esto se traduce en que apenas han requerido atención hospitalaria un 0,1% de los niños que se contagiaron. De estos 34 niños, seis necesitaron ingreso en la UCI. Y todos tuvieron una buena evolución, “excepto un chico con una leucemia complicada que comprometía su salud”, explica la doctora Vicky Fumadó, especialista de la Unidad de Enfermedades Infecciosas e Importadas. “En este caso, el paciente tenía un síndrome que hacía que el virus se reprodujera a más velocidad y acabó falleciendo”, resume. Pero al margen de este caso, el nuevo virus, no ha golpeado a la población infantil. ¿Por qué los niños están más protegidos ante la COVID-19?

Para responder a esta pregunta, si los niños son transmisores, por qué hay algunos que enferman, como afecta la COVID-19 a las embarazadas y al feto, y desarrollar vías de tratamiento que permitan extender los resultados a la población adulta, en abril, Sant Joan de Déu puso en marcha la campaña #ElsInfantsSonClau y cuatro líneas de investigación. Esta mañana ha presentado los resultados preliminares del estudio Corona Kids, que ha analizado a 411 familias con un adulto infectado y 724 niños. El trabajo confirma que los niños se infectan igual que los adultos, pero el 99% no enferma, es asintomático o tiene síntomas leves.

La doctora Carmen Muñoz Almagro, responsable del Departamento de Microbiología Molecular, ha explicado que para realizar el estudio, un equipo del hospital se trasladaba a los domicilios de las familias para recoger muestras. Se hizo un test de serología a los miembros de toda la familia y una prueba de PCR a los niños de la casa y al progenitor enfermo de COVID-19. Con el test serológico, detectaron anticuerpos en el 17,5% de los niños y el 18,9% de los adultos. Esto quiere decir que tanto unos como otros habían pasado la enfermedad. Con la prueba PCR, los investigadores analizaron si los progenitores infectados y los niños tenían el RNA del virus en la nasofaringe y lo podían transmitir a terceras personas. Los resultados muestran que un 33,8% de los adultos y un 11,9% de los niños presentaban carga viral un mes después del primer caso de coronavirus detectado en casa.

Como el estado de alarma ha dibujado una situación anómala, las escuelas han estado cerradas y los niños han pasado cerca de 70 días sin salir de casa, queda por responder si los niños no son los grandes contagiadores que se creía al principio de la pandemia. Ninguno de los nueve estudios internacionales publicados que han estudiado la enfermedad en niños y adolescentes dice lo contrario. Para confirmar cómo los niños transmiten la covid en comparación con los adultos en su vida cotidiana, Sant Joan de Déu hará un estudio centrado en esta cuestión. Para responder si los niños son vectores de transmisión del nuevo coronavirus observará a 2.000 niños que participan en campamentos de verano de Barcelona. Equipos de investigadores se trasladarán a estos campus y harán una PCR semanal a los niños. Cuando un niño dé positivo, además de informar a su familia y a las autoridades sanitarias, se estudiará sus contactos, niños y adultos, y se observará si hay una transmisión similar entre niños y entre niños y adultos.

El doctor García admite que se trata de un estudio de alto riesgo, porque la transmisión del virus en estos momentos es baja y se prevé que todavía sea más baja cuando empiecen los campamentos de verano. Por lo tanto, es posible que el estudio se tenga que aplazar. Para decidir si es mejor dejar la investigación para septiembre, cuentan con modelos matemáticos. Y para financiar esta segunda parte del estudio Kids Corona, la Fundación Stavros Niarchos (SNF), con la intermediación de la Fundación Barça, ha hecho un donativo de 500.000 euros. El Banco Santander ha hecho un donativo también de 200.000 euros. Los resultados de este estudio pueden cambiar la vuelta al colegio. También participa un grupo de expertos nacionales e internacionales como el BIOCOMSC de la UPC, el ISGlobal o el Centro de Regulación Genómica, que permetirá caracteritzar los resultados y entender mejor la epidemiología asociada a la COVID-19.

Paralelamente, el hospital llevará a cabo otro trabajo para detectar los casos acabados de diagnosticar en los centros de atención primaria y otros hospitales. Estos estudios se hacen en colaboración con el departamento de Salud.

En paralelo siguen adelante los estudios que el Hospital Sant Joan de Déu arrancó en abril para saber por qué el 99% de los niños tienen síntomas leves o son asintomáticos. Los investigadores creen que los niños son la clave para vencer esta pandemia. Las hipótesis que se estudian es que pueden estar más protegidos porque están más expuestos a resfriados comunes y otras infecciones causadas por otros coronavirus y esto les puede dar defensas cruzadas. También que la microbiota de especies bacterianas que los niños tienen en las vías altas, la nariz y la faringe, que es distinta a la de los adultos, les protege del virus. Y la que coge más peso, esta semana se ha publicado un estudio italiano, es que los niños tienen más elevada la parte soluble de una enzima, llamada ACE2, que ayuda al virus a entrar en una célula sana y a replicarse. De ser así, el virus tendría más dificultades para infectar las células. Esto explicaría por qué los niños tienen una enfermedad muy leve y porque apenas hay casos graves. Pero para tener los resultados hay que esperar.

El 70% de las embarazadas son asintomáticas en el primer trimestre

En colaboración con el Hospital Clínic y con Sant Pau, se abrió una investigación para saber cómo afecta la Covid-19 a las embarazadas y al feto. El doctor Eduardo Gratacós ha explicado el 14% de las embarazadas a las que se hizo seguimiento, ha dado positivo. De estas, el 70% de las embarazadas que contrajeron la covid durante el primer trimestre no presentaron síntomas. Y el 30% tuvo síntomas leves. En cambio, entre las embarazadas del tercer trimestre, el 52% no tuvo síntomas, el 43,5% tuvo síntomas leves y el 4,5% cursó una neumonía. Ahora estudiarán qué pasa con las mujeres de la misma edad y la misma zona geográfica que no están embarazadas.
El doctor Gratacós ha explicado también que seguirá a un grupo de embarazadas y a sus hijos. Estudiará la microbiota fetal para determinar la protección de las embarazadas en la Covid-19 y su papel en la transmisión materno-fetal. “Creemos que no se transmite al feto”, ha dicho el doctor.