Los niños tienen la clave del coronavirus: ¿Por qué no enferman?

Sant Joan de Déu busca 500 familias con un adulto positivo para investigar por qué los niños están más protegidos ante la Covid-19. La clave puede estar en su microbiota nasofaringea o una enzima

Investigadores del Hospital Sant Joan de Déu buscan por qué los niños están más protegidos ante el coronavirus
Investigadores del Hospital Sant Joan de Déu buscan por qué los niños están más protegidos ante el coronavirusLa Razón

Patricia tiene siete años. Su madre y su padre acaban de salir del hospital. Han estado graves con una neumonía por culpa del coronavirus. “Ella no ha tenido ni un estornudo, porque no se ha contagiado”, cuenta asombrada la madre, Gloria, recién llegada a casa tras haber pasado unos días ingresada. “¿Cómo puede ser, si hemos estado conviviendo mientras incubábamos el virus sin tomar medidas de protección porque no sabíamos que estábamos infectados?”, se pregunta.

La misma pregunta se hace el equipo médico del Hospital Sant Joan de Déu, referente estatal e internacional en atención pediátrica. ¿Por que los niños están más protegidos ante el virus del SARS-CoV-2, si tradicionalmente es uno de los colectivos con más riesgo de sufrir enfermedades respiratorias graves?

En China, sólo el 2% de las personas que enfermaron de coronavirus era menor de 19 años. En España, esta cifra es aún más baja, el número de niños que ha dado positivo de Covid-19 no llega al 1%. Los datos que baraja este centro en esta crisis son sorprendentes. De los 24.707 casos de coronavirus detectados en Cataluña hasta el 7 de abril, sólo 242 eran menores de 19 años. A Sant Joan de Deú, que actúa como centro de referencia para niños y embarazadas en esta crisis y al que se derivan pacientes de otros 25 hospitales, han llegado 407 niños con síntomas compatibles con la Covid-19. Pero después de hacer la prueba, sólo 18 han dado positivo, 16 requirieron ingreso y uno ha tenido que ingresar en la UCI. Este uno tenía 13 años y su estudio también será clave para desentrañar cómo se comporta el coronavirus.

Para averiguar por qué los niños están más protegidos frente al virus del SARS-CoV-2 que el resto de la población, si son transmisores, por qué hay niños que enferman y tienen sintomatología más grave, como afecta esta enfermedad a las embarazadas y al feto, y desarrollar vías de tratamiento que permitan extender los resultados a la población adulta, Sant Joan de Déu ha puesto en marcha la plataforma KIDS CORONA. “Es nuestro grano de arena para contribuir a combatir un virus que, por suerte, no nos ha golpeado”, ha dicho Manuel del Castillo, gerente del Hospital Sant Joan de Déu. El objetivo es recaudar fondos y reclutar a 500 familias con niños menores de 15 años y al menos un adulto que hay dado positivo. Para conseguir esta muestra, el hospital ha lanzado la campaña #ElsInfantsSonClau. Las familias interesadas pueden entrar en la web https://www.sjdhospitalbarcelona.org/es/investigacion-covid19-ninos y rellenar el formulario o llamar al teléfono 93 112 22 33.

Los médicos que van a tratar de responder a todas estas preguntas no van a ciegas. El jefe de Pediatría del hospital, Juan José García, ha avanzado que van a trabajar sobre cuatro líneas de investigación. Una de las más fascinantes es la microbiota de especies bacterianas que los niños tienen en las vías altas, la nariz y la faringe, y de la que hay pocos estudios.

1ª línea de investigación: Las bacterias de la nariz y la laringe

Según ha explicado la doctora Iolanda Jordán, especialista en cuidados intensivos pediátricos, han observado que la mayoría de los niños que han atendido por coronavirus en el hospital son recién nacidos o tienen más de seis años. Lo que más les ha llamado la atención es que entre los niños de 1 y 5 años la enfermedad es casi inexistente. Eso les ha llevado a pensar que la protección de los niños frente al coronavirus puede estar relacionada con la microbiota nasofaringea. De hecho, la puerta de entrada del virus es la boca y la nariz. Y en esta cavidad también es donde el virus se replica a mayor velocidad. También saben que los niños tienen una microbiota muy rica y diversa de especies bacterianas que se pierden con la edad. Otra pista que les lleva hacia esta dirección es que los adultos con diabetes o hipertensos también son más vulnerables al virus y tienen menor diversidad bacteriana en la nariz y la faringe.

“Nuestra idea es analizar la microbiota de los niños y compararla con la de los adultos para ver si hay algún elemento que pueda actuar como protector ante el virus”, ha explicado Jordán. Asimismo, analizarán la microbiota de los niños con Covid-19 y la compararán con la de otros niños atendidos por otras infecciones respiratorias. Por ejemplo, se sabe que hay unas bacterias que protegen de la bronquiolitis y del neumococo.

2ª Línea de investigación: La evolución clínica de los niños

La doctora Vicky Fumadó, especialista de la Unidad de Enfermedades Infecciosas e Importadas del hospital, ha detallado que esta línea de investigación quiere analizar la evolución clínica y microbiológica de la enfermedad en niños que han sido diagnosticados y comparar las características clínicas de los pacientes que han requerido ingreso con los que no. El hospital ha sido testigo de que incluso en niños con factores de riesgo como una enfermedad crónica o inmunodepresión, este virus no desencadena una sintomatología grave.

Esta línea de investigación será clave en futuras estrategias de confinamiento y desconfinamiento, porque conocer cómo se comporta el virus en los niños puede ayudar a precisar cuáles son las medidas más adecuadas para proteger a las población más vulnerables.

3ª Línea de investigación: La respuesta inflamatoria

Los médicos también han observado que la respuesta inmunológica de los niños es distinta a la de los adultos. Parece ser que el virus tiene más dificultades para entrar en sus células e infectarlas. Tal y como explicó la doctora Laia Alsina, pediatra e inmunóloga de Sant Joan de Déu, una de las formas más graves de esta enfermedad se debe a una respuesta exagerada del sistema autoinmune que inflama todos los órganos pero, sobre todo, los pulmones. Los investigadores creen que los niños tienen más elevada la parte soluble de una enzima que ayuda al virus a entrar en una célula sana y a replicarse. Esta encima se llama ACE2. Es una vía que ya se ha estudiado en otras enfermedades provocadas por otros coronavirus como el MERS y el SARS.

Si se confirma que tiene implicaciones terapéuticas, permitirá diseñar fármacos para desarmar al SARS-CoV-2. Esta investigación se hará de la mano del Hospital Clínic

4ª Línea: Embarazadas y bebés

En colaboración con el Hospital Clínic y con Sant Pau, se abrirá una cuarta línea de investigación para saber cómo afecta la Covid-19 a las embarazadas y al feto. El doctor Eduardo Gratacós ha explicado que se sabe poco del comportamiento del virus en embarazadas. Las informaciones que llegaron de China de que era un colectivo al que apenas le afectaba la enfermedad no son ciertas, las embarazadas enferman igual que cualquier otro adulto. Lo que sí han observado es que a diferencia de una gripe común, que sí afecta con más virulencia a la gestante, en el caso de la Covid-19 la reacción es la misma que en el resto de mujeres.

El doctor Gratacós ha explicado que se seguirá a un grupo de embarazadas y a sus hijos. También se estudiará la microbiota fetal para determinar la protección de las embarazadas en la Covid-19 y su papel en la transmisión materno-fetal. Los resultados serán útiles a las gestantes porque apenas hay conocimiento sobre el comportamiento de la Covid-19 en este colectivo.

El doctor García ha añadido que estas investigaciones se hacen ya de la mano de centros extranjeros y que están abiertos a más colaboraciones.