España lidera una investigación con inmunoterapia para curar la COVID-19

Un consorcio europeo coordinado por el Clínic de Barcelona trabajará con los linfocitos T para detener al nuevo coronavirus y a futuros virus con la aportación de 5 millones de Cellnex Telecom

“Buenos días. Buon Giorno. Bon Jour”. El saludo esta mañana en tres lenguas del doctor Manel Juan, responsable del Servicio de Inmunología del Hospital Clínic y del grupo de Inmunogenética e inmunoterapia de la respuesta inmune y autoinflamatoria del Idibaps, daba ya una pista de la relevancia de la investigación que iba a presentar. Juan coordinará un proyecto europeo de investigación multicéntrico que quiere comprender mejor cómo actúa el sistema inmunitario ante la COVID-19 para desarrollar terapias que ayuden al organismo a detectar y eliminar el nuevo coronavirus. Aunque si la técnica funciona, “podría convertirse en una herramienta más para combatir futuras pandemias”, ha precisado el director del Hospital Clínic, Josep Maria Campistol. “Queremos conocer con detalle los mecanismos inmunológicos y el desarrollo de la inmunoterapia para detener a esta pandemia y generar conocimiento para combatir futuros brotes”, ha precisado el director del Hospital Clínic. Tres meses después de que la epidemia llevara al sistema sanitario al borde del colapso, admite que “hemos visto la peor crisis sanitaria de los últimos cien años”. Y aunque ahora hace días que no tienen ingresos graves por COVID-19, reconoce que la pandemia no está resuelta y el virus sigue haciendo de las suyas. Véase la situación en países de la América Latina.

Al proyecto lo han bautizado como “ACT 4 Covid” y está centrado en los linfocitos-T. El sistema inmunitario es omnipresente y un tanto desordenado. Las lágrimas o la cera de las orejas son visibles. Pero dentro del organismo, hay mucha actividad química involucrada: anticuerpos, linfocitos o las citocinas, que se han hecho famosas con la crisis del coronavirus. El sistema inmunitario tiene tanto trabajo que a veces, como se ha visto con la COVID-19, se equivoca y ataca al propio organismo. Cerca de un 20% de pacientes con la covid, aproximadamente, desencadenan una respuesta exagerada del sistema inmune que inflama algunos órganos y puede llegar a comprometer la vida de la persona. Esta reacción, sobre todo, es lo que diferencia a este coronavirus de un simple resfriado.

El papel de los linfocitos T, los directores del sistema inmune

Para hacer frente a esta nueva enfermedad, una de las claves es conocer el estado inmunitario de la población frente al virus SARS-CoV-2 y el papel concreto de esta inmunidad, es decir, qué tipo de inmunidad utiliza el organismo para eliminar el virus y el tiempo que se mantiene. “En concreto, sabemos que, por encima de la respuesta de los anticuerpos frente a la infección, disponemos también de una respuesta celular inducida por los linfocitos T que controlan toda la inmunidad”, explica el doctor Juan.

El doctor Juan explica que los linfocitos T son un cuerpo de élite del sistema inmunitario. En una orquesta, serían los directores y en un cuartel de bomberos, los jefes. Para generar una buena respuesta inmunitaria hay que trabajar al unísono. Los médicos han observado que cuando el SARS-CoV-2 se cuela en el organismo, el primero en reaccionar es el sistema inmune innato. “En un incendio, sería el trabajo que hacen los vecinos, que son los primeros en detectar las llamas”, cuenta el doctor Juan. Algunos individuos han tenido suficiente con esta primera actuación, pero en otros, las citocinas han actuado como material inflamable y han ayudado a propagar el incendio. Juan constata que es fundamental controlar la respuesta celular T para disminuir la hiperrespuesta inmune, responsable de la mayoría de pacientes críticos. La idea es mejorar la detección de linfocitos T con capacidad para atacar al coronavirus. Y, para ello, se necesitan técnicas que permitan manipularlos y orientar su respuesta frente a la infección.

Coronavirus.- El Hospital Clínic impulsa un estudio europeo que analizará la respuesta inmunitaria
El director general del Hospital Clínic, Josep Maria Campistol, y el consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez, han presentado el proyecto HOSPITAL CLÍNIC 10/06/2020 HOSPITAL CLÍNIC

Con la ayuda de Cellnex Telecom, que ha invertido 5 millones de euros en el proyecto, el Hospital Clínic-Idibaps liderará la búsqueda para detectar y obtener linfocitos T que actúen contra la infección por SARS-CoV-2. Colaborará con cinco equipos punteros de investigación en el campo de la inmunoterapia de Europa: el Banco de Sangre y Tejidos (BST) de Cataluña, el Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, el Inserm-U1183 asociado al Hospital Universitario de Montpellier, el Istituto Scientifico Romagnolo per lo Studio e la Cura dei Tumori (IRST) de Meldola y el IRCCS del Hospital San Raffaele (HSR) de Milán.

Los pasos de la investigación

Primero se identificarán distintos perfiles inmunológicos asociados a los diferentes pronósticos clínicos en pacientes que hayan pasado la COVID-19. Esto permitirá detectar biomarcadores capaces de predecir la evolución de los enfermos.

El segundo paso será desarrollar inmunoterapas celulares para las distintas fases de la infección. Por un lado, se utilizarán células T naturales de muestras de pacientes que han superado la COVID-19 para frenar la infección. Por otro, también se desarrollarán en el laboratorio células CAR-T específicas anti-SARS-CoV-2, como las que se utilizan para combatir algunas leucemias. En este caso, se modificarán los linfocitos T del paciente para que sean capaces de reconocer y eliminar el virus. En paralelo, se desarrollarán propuestas para controlar la hiperrespuesta a través de linfocitos T reguladores naturales o post-manipulación.

Una terapia más allá de la COVID-19 para combatir a otros virus

“Queremos demostrar la relevancia de las células T en la organización del sistema inmunitario para desarrollar nuevas herramientas terapéuticas más allá de la COVID-19”, ha concluido el doctor Juan.

Este proyecto “nos ha de permitir entender como responde el organismo frente a la infección por el SARS-CoV-2 para desarrollar nuevas herramientas diagnósticas y nuevos elementos terapéuticos contra otras enfermedades de origen vírico”, ha añadido el doctor Elias Campo, director del IDIBAPS y director de investigación del Clínic.