Puigdemont: “¿No es suficiente un 38% del censo para proclamar la independencia?”

El expresident considera que el independentismo logró un respaldo suficiente en el 1-O para romper con España, mientras que Quim Torra exige al Gobierno que pida “perdón” por las cargas policiales

Carles Puigdemont ha vuelto a la carga. Con las elecciones catalanas en un horizonte cercano -serán el 7 de febrero-, el expresidente de la Generalitat trata de reanimar y reactivar a un independentismo alicaído insuflando esperanza y optimismo. Tanto es así que hoy, en un acto de recuerdo al referéndum ilegal del 1-O en su tercer aniversario, ha tratado de darle una nueva lectura a aquella jornada que permita legitimar la independencia de Cataluña: “¿Alguien nos va a decir que no es suficiente un 38% del censo para proclamar la independencia?”, se ha preguntado Puigdemont, en alusión a que ese porcentaje de todo el censo electoral de Cataluña votó a favor del “sí” a la ruptura con España el 1-O y tras repasar recientes referéndums que han obtenido un porcentaje de respaldo menor.

En este sentido, ha recordado uno reciente en Suiza sobre la compra de aviones de combate, donde ganó el “sí" con un 29,8% de respaldo del censo; otro en Italia sobre el recorte de diputados y senadores, que se aprobó con el apoyo del 35,1%; el Brexit, que salió adelante con el 37,4%; o, el Estatuto de Cataluña de 2006 el 35,8%. “¿Alguien nos va a decir que no es suficiente un 38% del censo para proclamar la independencia? ¿No es suficiente para iniciar un proceso de emancipación nacional plenamente democrático? Nosotros decimos que sí que es suficiente”, ha asegurado en una intervención telemática en un acto de JxCat celebrado en Cornellà de Terri (Girona), municipio en el que Puigdemont votó el 1-O .

“El 1-O votamos, ganamos y pusimos en marcha un proceso de independencia. A alguno le puede parecer que votamos poco o mal, porque hubo una distorsión. Es cierto que hubo distorsión y el Estado interfirió, pero también es cierto que lo derrotamos y el resultado del 1-O nos vincula”, ha precisado. “Seguimos vinculados tres años después al encargo del 1-O”, ha añadido, tras volver a subrayar su compromiso a continuar adelante con el proceso de independencia. “Me comprometí y me he comprometido a que no nos rendiremos, porque no hay alternativa”, ha dicho.

En este punto, ha vuelto a referirse a las elecciones catalanas -que se celebrarán previsiblemente el 7 de febrero- como “plebiscito”. Si el independentismo supera el 50% de los votos, debe haber “consecuencias políticas”, aunque no ha concretado cuáles.

También ha cargado contra el Rey Felipe VI. “Arriba de todo está el Jefe del Estado, de una de las monarquías mas vergonzosas que hay en Europa. Una monarquía afectada gravemente de credibilidad, que no tiene la autoridad moral de la inmensa mayoría de los catalanes”, ha asegurado.

Torra

Por su lado, Quim Torra, que ha expuesto su fórmula para lograr la independencia, que pasa por unir a instituciones, entidades y ciudadanía y por la “ruptura democrática y la desobediencia civil”, ha vuelto a insistir en la Ley de amnistía y ha interpelado al Gobierno de PSOE y Podemos para ello. “Me hace gracia cuando dicen que una cosa es el Poder Judicial y otra cosa es el Gobierno. Si alguien me puede decir si ha cambiado algo respecto a los presos, exiliados y represaliados entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el del PSOE y Podemos, que me lo diga. No ha cambiado nada”, ha afirmado, tras indicar que hay una mayoría en el Congreso para la amnistía.

Además, ha exigido a la Moncloa que pida “perdón” por las cargas policiales del 1-O. “Hay una cosa tan sencilla como salir en nombre del Estado a pedir perdón por lo que pasó el 1 de octubre. No lo hemos escuchado nunca. ¿No tenemos el Gobierno más progresista de la historia? Pues que pida perdón, lo primero que tiene que hacer es pedir perdón", ha dicho Torra, antes de asegurar que la historia da ahora una “oportunidad” al independentismo para superar el 50% de los votos y ha pedido prepararse para “el día de después”.