La contaminación en Barcelona mata a mil personas al año y causa 525 casos de asma infantil

Colau estudia medidas contundentes como el peaje urbano. La mala calidad del aire es la principal causa de muerte en la ciudad, donde los coches ocupan el 60% del espacio público

Barcelona dedica un 60% del espacio público al vehículo privado. EFE/Enric FontcubertaEnric FontcubertaEFE

Habrá que esperar al informe que evalúa la calidad del aire de Barcelona del año que viene para saber si el virus de la COVID-19 tiene un mayor impacto en la mortalidad de los barceloneses que la contaminación. Antes de que llegara el covid, la contaminación era la principal causa de muerte de los barceloneses. Se estima que el exceso de contaminación del aire de Barcelona en relación a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) causa el 7% de las muertes naturales de la ciudad, mil muertes cada año. “Es una cifra astronómica”, en palabras de Jordi Sunyer, profesor de medicina preventiva y salud pública, además de jefe del Programa de Salud Infantil de ISGlobal, el Instituto de Salud Global de Barcelona que ha colaborado en el Informe de Evaluación de la Calidad del Aire de Barcelona 2019. Sunyer ha avanzado un dato para concienciar a los ciudadanos sobre la magnitud de la tragedia que causa la contaminación. Hasta la fecha, el covid ha traído un 20% más de mortalidad. Pero en el Eixample, más del 20% de la mortalidad de los vecinos se debe a la contaminación atmosférica. Estos números revelan que en este distrito, el virus y la contaminación compiten en mortalidad. Sólo que contra el covid se han tomado medidas drásticas, mientras que contra la contaminación urgen medidas contundentes que no acaban de llegar.

Peaje Urbano

La Zona de Bajas Emisiones no es suficiente para combatir la polución. Ha conseguido reducir los coches y motos contaminantes al 3% de todos los que circulaban, que eran 15.000. Pero el tráfico apenas ha bajado un 10%. Para cumplir con los niveles aceptables para la OMS, el Ayuntamiento de Barcelona estudia cómo reducir la contaminación un 35%. Sobre la mesa, está la creación de más supermanzanas, más carriles bici o un peaje urbano. Sunyer avisa de que las medidas no pueden esperar. “La estrategia no solo pasa por hacer cambios en la movilidad, sino por ocupar espacio público”, subraya. “Barcelona dedica un 60% del espacio público al vehículo privado y es una barbaridad que hay que cambiar”, constata.

En la presentación del informe anual que calcula el impacto de la contaminación en la salud, ha dado razones de peso para lidiar contra la polución. Además de causar el 7% de las muertes naturales, el exceso de contaminación está detrás del 11% de nuevos casos de cáncer de pulmón, unos 110 diagnósticos anuales, y del 33% de nuevos casos de asma infantil, unos 525 casos al año. Sólo con cumplir las recomendaciones de la OMS sobre la calidad del aire, se evitaría este impacto en la salud. La concejal de Salud, Gemma Tarafa, recuerda que “detrás de estos números hay personas con nombres y apellidos”.

Barcelona lleva más de diez años con valores de partículas contaminantes PM 2,5 por encima de la media anual legal. El cien por cien de la población está expuesta a niveles de Pm 2,5 por encima de la recomendación de la OMS que es de 10 mg/m3 de media anual. Tampoco respeta los valores máximos de dióxido de nitrógeno (NO2). La ley dice que no se puede superar los 40 mg/m3 de media anual, pero el 35% de la ciudad está expuesta a valores superiores y en el caso del Eixample, el 94% de los vecinos.

La contaminación va por barrios. El Eixample es el distrito con peor calidad de aire. Le siguen Ciutat Vella, Gràcia y Sant Martí. El Eixample tiene los peores datos de contaminación por NO2: 49 microgramos por metro cúbico. Y Nou Barris y Horta-Guinardó, los mejores: una media de 32 microgramos. Tal y como han explicado la concejal de Salud, Gemma Tarafa, y la directora de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Elisenda Realp, en esta edición, el informe incluye novedades. Gracias a los avances científicos, calcula el impacto del dióxido de nitrógeno en la salud y el impacto atribuible al exceso de contaminación en relación a las recomendaciones de la OMS. Con la ayuda de ISGlobal, también han hecho una radiografía de la incidencia de la contaminación en el asma infantil.

Una de cada cuatro escuelas respira aire contaminado

Por primera vez, el informe ha estudiado la exposición al NO2 en escuelas. Se ha hecho el seguimiento de 348 escuelas públicas y privadas en las que estudian 122.500 niños. El informe alerta de que una de cada cuatro escuelas de Barcelona está expuesta a niveles de dióxido de nitrógeno superiores a los recomendados. Esta sobreexposición afecta a 30.000 niños, de los cuales la mitad está escolarizado en el Eixample. Los colegios de Nou Barris son los únicos que se salvan de estar expuestos a estos niveles de contaminación. La contaminación causa uno de cada tres casos de asma infantil nuevos detectados.

Barcelona en la encrucijada

Tras describir esta fotografía, Sunyer insiste en que las medidas no son para mañana o pasado mañana, son para hoy. “Barcelona se encuentra en una encrucijada, debe plantearse si quiere seguir siendo una ciudad del siglo XX o avanzar hacia una nueva idea de ciudad”, concluye. En su contra juega el hecho de que la capital catalana es la ciudad con la densidad más tráfico de Europa: tiene 6.000 vehículos por kilómetro cuadrado. Para reducir la mortalidad propone cambios urbanísticos para quitar espacio a los vehículos.