Alerta en Cataluña por los vacunadores falsos de la Covid-19 que roban a ancianos

Los ladrones utilizan este pretexto para colarse en las viviendas de personas mayores

En la imagen, la pareja de jubilados que fue víctima de un intento de roboClipGlobalTV

Desde el inicio de la pandemia, del confinamiento y del Estado de alarma, el colectivo vulnerable ha sido el de los ancianos. En este sentido, mucho se ha hablado de la fuerte incidencia de la Covid-19 en la gente mayor, causando un importante aumento de la mortalidad, pero hay otra deriva peligrosa. Los ladrones que se hacen pasar por vacunadores falsos, con el objetivo de robar a personas de la tercera edad.

Los Mossos d’Esquadra estudian con preocupación y atención estos casos. De momento, hay investigaciones abiertas, pero no hay detenidos. Un ejemplo reciente es el de un matrimonio de ancianos de El Prat de Llobregat. Un hombre se hizo pasar por falso vacunador, y es evidente que quería entrar a casa de esta pareja de jubilados para poder robar. Los abuelos y abuelas que viven solos son los objetivos más vulnerables de este tipo de robos.

Durante el confinamiento los Mossos han ido detectando casos de este tipo, aunque las denuncias tardaron en empezar a realizarse, por un motivo desconocido. Este nuevo suceso ha salido a la luz gracias al periodista Adrián Sánchez de ClipGlobalTV, que les entrevistó para que relatasen lo sucedido.

El pasado miércoles 21 de octubre esta pareja de jubilados denunciaron. Según aseguran, un hombre se presentó en su casa y después de llamar al timbre de la puerta les dijo que era del CAP y que iba para pincharles la vacuna del coronavirus. Iba vestido de calle, con una mochila colgada en la espalda, sin ninguna identificación médica ni ninguna bata blanca, hecho que hizo sospechar a la abuela.

Su reacción fue la de cerrar la puerta. Además, la mujes ya había avisado con anterioridad al ambulatorio de que no se vacunarían, y ademásde el CAP siempre les avisaban con antelación de cualquier cosa, según explica en la citada entrevista. Finalmente, llamó a la Policía.