Cataluña se plantea reabrir bares y restaurantes si se aplica el toque de queda

También restringirá el acceso a los parques naturales en Cataluña para evitar aglomeraciones

¿Cambio de restricciones a la vista en Cataluña? La Generalitat está sopesando darle una vuelta a las medidas que tomó hace ahora una semana para frenar la segunda ola del coronavirus y podría reabrir bares y restaurantes si se aplica el toque de queda. Este instrumento legal está sobre la mesa del Procicat, organismo que regula las medidas anticovid en Cataluña. “Hemos detectado que se está sobre interactuando en fiestas ilegales nocturnas”, ha comentado el conseller de Interior, Miquel Sàmper, esta mañana en una entrevista en “Rac1”, donde se ha mostrado visiblemente molesto con ciertas actitudes de los ciudadanos.

“Tenemos que poner límites”, ha añadido. Sàmper asegura que le gustaría no tener que intervenir, pero se siente decepcionado con la actitud de los ciudadanos. En la última semana, los Mossos d’Esquadra han intervenido fiestas de más de 60 personas en Nou Barris o El Catllar. El conseller admite que la evolución de la pandemia está siendo más rápida de lo que esperaban. “El Covid está demostrando que es un virus estacional. Los números en Portugal, Alemania u Holanda, que habían controlado la pandemia en verano, lo están demostrando”, lamenta. Para evitar un nuevo confinamiento, el toque de queda que estudia el Govern puede ir acompañado de una relajación de las medidas de día, es decir, reapertura parcial de bares y restaurantes

De hecho, de concretarse estas medidas, el Govern vendría a darle la razón al sector de la restauración y a algunos partidos de la oposición -principalmente, el PP-, que han defendido desde el primer momento que el cierre de bares desplazaría el ocio hacia otros lugares incontrolables y podría convertirse en fuente de más contagios.

Asimismo, Sàmper también valoró posibles medidas en los parques naturales. Para evitar las imágenes del pasado fin de semana, de coches haciendo cola en el Parque Natural del Montseny, el Procicat aprobará en las próximas horas limitaciones para regular el acceso a este tipo de zonas. El Consorcio Forestal de Cataluña, que agrupa a propietarios y asociaciones forestales catalanas, pidió que se regule el uso social de la naturaleza para evitar la degradación y el deterioro de la biodiversidad.

Pero el conseller de Interior ha cogido el guante pensando en frenar la propagación del virus. Sàmper no ha escondido su indignación por el colapso e invasión literal de ciudadanos el pasado fin de semana a los parques naturales, después de que las autoridades llamaran a limitar la movilidad ante el auge de los contagios, que ya se traduce en una presión sobre los hospitales catalanes. El Govern no prohibirá el acceso a los parques naturales, pero limitará el acceso a los aparcamientos.