La Guardia Civil desarticula una organización que disponía de un “mercado” de drogas en Barcelona

Se han detenido a cinco sospechosos y se han intervenido cinco kilos de cocaína, 100 pastillas de éxtasis y cien dosis de cristal

La Guardia Civil y la Guardia Urbana de Barcelona han detenido a cinco personas en una operación conjunta en que han desarticulado una red que disponía de un “mercado” de drogas en el distrito de Nou Barris, a la que han intervenido cinco kilos de cocaína, 100 pastillas de éxtasis y cien dosis de cristal.

Según han informado hoy ambos cuerpos policiales, a los cinco detenidos, de entre 30 y 50 años de edad, también les han decomisado 43.000 euros en efectivo, supuestamente obtenidos con la venta de drogas, que escondían en un doble fondo de un vehículo, así como 400 gramos de marihuana procesada.

La operación, denominado Juke, se llevó a cabo ayer por la tarde, cuando se detuvo a cinco sospechosos y se denunció a otro, de nacionalidades española, dominicana y paraguaya, acusados de los delitos de pertenencia a organización criminal y tráfico de drogas.

Los agentes llevaron a cabo la operación ante los indicios de la existencia de una organización que había establecido una estructura dedicada al tráfico de drogas en Barcelona, en pleno repunte de la distribución de cocaína en el distrito de Nou Barris, donde sospechan que disponían de un “mercado” para el tratamiento y distribución de sustancias estupefacientes.

Según los investigadores, la base operativa de este grupo organizado se localizaba en un edificio de viviendas de Nou Barris, donde observaron un inusual movimiento de entradas y salidas de personas, incluso durante el estado de alarma y confinamiento domiciliario.

Tras varios meses de investigación, los agentes concluyeron que la organización operaba en la zona y que estaba claramente estructurada y jerarquizada, encabezada por el líder, encargado de dirigir las operaciones, personal que cortaba y trataba la cocaína y los distribuidores finales.

En una primera fase de la operación, durante la tarde de ayer, agentes de la Guardia Civil y de la Guardia Urbana de Barcelona organizaron un dispositivo que permitió detener a dos sospechosos al salir del edificio con 23 gramos de cocaína en dosis individuales lista para su venta y 43.000 euros ocultos en un doble fondo en los asientos traseros de su vehículo.

Este doble fondo, al que se accedía accionando un dispositivo electrónico, fue detectado gracias al trabajo de los guías caninos de ambos cuerpos policiales.

Horas después, en una segunda fase, se registró el domicilio donde se sospechaba que operaba la organización criminal, donde se aprehendieron cinco kilos de cocaína de gran pureza, 100 pastillas de éxtasis, 400 gramos de marihuana procesada, 100 dosis de cristal, una pistola detonadora de 9 milímetros y 46 cartuchos.

Los agentes también intervinieron tres vehículos y diferentes utensilios para el tratamiento de la droga.