Gestión, impuestos bajos y bilingüismo: las propuestas de Feijóo para reimpulsar al PP en Cataluña

El presidente de la Xunta desembarca en Barcelona en su gira por España para ser encumbrado líder del PP

Alberto Núñez Feijóo sabe lo que es convivir con el nacionalismo en Galicia y vencerle, una condición que le puede acreditar como buen líder para reconducir la situación que atraviesa el PP en Cataluña desde hace años. De entrada, en una visita a Barcelona este lunes en el marco de su gira por España para ser encumbrado el próximo 2 de abril como presidente del partido, ha dibujado el camino y su clara aspiración: buena gestión, bajada de impuestos y bilingüismo (o trilingüismo) para que el PP vuelva a ser un partido de “amplio espectro en el que se vea reflejada la mayoría de la sociedad catalana”.

Feijóo ha exhibido su trayectoria en Galicia como buen gestor público: desde que llegó en 2009 a la Xunta, ha reivindicado que es la autonomía en la que menos ha crecido la deuda mientras que ha aplicado unas políticas de bajos tributos, que se ha traducido en una rebaja de más de 1.200 millones de euros (no hay sucesiones ni donaciones) para los contribuyentes. “Con más impuestos y más deuda, gobierna cualquiera”, ha señalado. “Es posible bajar impuestos y cuadrar las cuentas publicas”, ha subrayado.

En este sentido, ha hecho referencia a su política fiscal en una autonomía como la catalana, que es la más cargas tributarias tiene. También ha lanzado un mensaje sobre la fuga de empresas a Madrid, que ha atribuido esencialmente al “procés”: “Madrid no tuvo que hacer nada, si no esperar al lío independentista para que llegaran las centenares de empresas que se quieran ir a Madrid. Se lo han puesto muy fácil”.

El presidente de la Xunta, que ha evitado perderse en cuestiones identitarias (más allá de reivindicar que se puede “amar” a Galicia y a España, como a Cataluña y a España) y se ha centrado esencialmente en gestión, sí ha reivindicado el bilingüismo como fórmula de convivencia de dos lenguas y ha acreditado su experiencia en Galicia. Según ha subrayado, es la autonomía en la que más se habla la lengua vernácula mientras en la escuela se imparte un 50% de las clases en castellano y un 50%, en gallego. A diferencia de Cataluña, donde impera la inmersión lingüística y se habla menos catalán que gallego en Galicia, según las estadísticas. “El bilingüismo cordial existe”, ha señalado.

“Una de las cosas de las que más orgulloso me siento es que no he fracturado a la sociedad gallega”, ha remarcado, en un mensaje con la intención de contraponer su modelo al del nacionalismo, que sí ha tensionado a la sociedad catalana con el “procés”. Por ello, su plan pasa por conseguir un PP con “imbricación social”, que vuelva a ser el partido que llegó a ser decisivo en la política catalana. Aspira a reconstruir un partido de “amplio espectro”, que escape de la residualización en la que está quedando.

“El elemento definitorio que nos distingue del PSOE, del populismo y del independentismo es que somos útiles, que no venimos a crear problemas”, ha subrayado en un acto celebrado en el Hotel Eurostars Grand Marina de Barcelona, donde ha sido presentado por Alejandro Fernández. “Todo tiene solución si rehabilitamos, trabajamos y no nos damos por vencidos”, ha animado a las bases, que han llenado la sala, donde se estima que ha habido unas 500 personas, una señal de la ilusión que despierta Feijóo entre la militancia.

Fernández ha reivindicado a Feijóo y augura que reforzará la presencia del Estado en Cataluña; huirá de “quimeras inalcanzables” para ofrecer resultados “indiscutibles”; y, garantizará “un gobierno para todos sin sectarismos”.