¿Por qué la NASA dispara rayos láser a los árboles de la Tierra? Esta es la impactante razón

Desde la Estación Espacial Internacional se lleva a cabo la misión GEDI, por la que se lanzan estos destellos hacia nuestro planeta

El objetivo de GEDI, la misión por la que la NASA dispara rayos láser a los árboles,  no es otro que revelar hasta los secretos más íntimos de los bosques del planeta
El objetivo de GEDI, la misión por la que la NASA dispara rayos láser a los árboles, no es otro que revelar hasta los secretos más íntimos de los bosques del planeta FOTO: NASA

Desde que la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, más conocida como NASA, se fundara en la segunda mitad del siglo XX, ha llevado a cabo más de mil misiones no tripuladas para explorar el planeta Tierra y el resto del Sistema Solar. Explorer 1, Artemis o Apolo 13 son el nombre de algunas de las más importantes de su historia. Ahora, desde la Estación Espacial Internacional, la agencia espacial está lanzando rayos láser a los árboles con motivo de la misión GEDI.

GEDI es el acrónimo en inglés de Global Ecosystem Dynamics Investigation (Investigación sobre la Dinámica Global de los Ecosistemas). Desarrollada conjuntamente por el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y la Universidad de Maryland, permite obtener mapas en 3D sin precedentes de áreas forestales hasta en los sitios más remotos.

El objetivo, no es otro que revelar hasta los secretos más íntimos de los bosques del planeta. De ahí la lluvia de pulsos láser que está llegando a la Tierra a través del corazón del programa, unido a la EEI desde 2019.

“Es un satélite del tamaño de un frigorífico, pesa como unos 500 kilos y está acoplado o conectado a uno de los módulos de la Estación Espacial Internacional”, explicó a BBC Mundo el científico español Adrián Pascual, miembro del equipo científico de GEDI, experto en mapeo y gestión de ecosistemas forestales y profesor de la Universidad de Maryland, a BBC.

¿Por qué la NASA lanza rayos láser a los árboles del planeta?

“La EEI va haciendo órbitas a lo largo de la Tierra sin parar. Y nuestro satélite GEDI va emitiendo pulsos láser todo el tiempo”, señaló Pascual.

Los pulsos de energía permiten determinar no sólo la altura de los árboles, sino también la estructura de los bosques. Para revelar la composición del bosque estudian cambios en los patrones en las ondas de energía.

Cuando el láser de energía llega a la Tierra, choca contra el primer elemento que encuentra (la copa de los árboles), y sigue progresando hasta chocar con el suelo. Según palabras del experto al medio británico, el sensor mide “la diferencia entre cuando se detecta las copas y el suelo, y convirtiendo ese lapso en distancia, somos capaces de estimar cuál es la altura de la vegetación”.

¿Qué papel tiene esta misión de la NASA en la lucha contra el cambio climático?

Desarrollar esta misión llevó cerca de veinte años de trabajo. El futuro de GEDI es incierto y actualmente una campaña busca asegurar la continuidad de la misión, cuyos datos que se obtengan son fundamentales para comprender cuánto carbono almacenan los bosques y qué impacto tiene la deforestación en la lucha contra el cambio climático. Pero está previsto que la misión esté operativa hasta enero de 2023, ya que entonces, GEDI sería reemplazado por otro instrumento.

GEDI utiliza una tecnología de detección a distancia llamada LIDAR, que consiste básicamente en apuntar un láser a una superficie y medir el tiempo en que tarda en regresar a su frente. “Pero esta tecnología nunca había sido colocada en un satélite y llevada a la Estación Espacial Internacional y ejecutada a más de 400 km de altura para específicamente monitorear bosques”, señala Pascual.

Los datos y mapas generales a partir de GEDI son vitales para que las autoridades de los países de todo el mundo sepan, en forma realista, cuál es su capacidad de almacenar carbono. Su tecnología permite detectar y cuantificar cambios en biomasa que resultan de incendios forestales o tala ilegal, así, los gráficos que se obtengan ayudan a reforzar la importancia de preservar los bosques maduros del mundo, en lugar de priorizar solamente las nuevas plantaciones forestales.

“El cambio climático afectará a más personas y países de grupos no representados y de bajos ingresos. Los datos gratuitos de GEDI pueden marcar la diferencia en el apoyo a la formulación de políticas y la investigación en países de bajos ingresos”. explica Flávia de Souza Mendes, científica brasileña basada en Alemania y miembro del grupo de investigación RSATE (Remote Sensing Applied to Tropical Environment o Detección Remota Aplicada al Medio Tropical).