El 80 por ciento de los profesores valencianos no descansa un minuto y trabaja más horas

Solo el 0,8 por ciento de los encuestados se ha hecho una PCR

Un 77,8 por ciento de los profesores en grupos estables de convivencia afirma que no tiene “ni un minuto de descanso en su jornada” y trabaja más horas en un curso marcado por la covid, mientras que el 33,5 por ciento reconoce que a menudo necesita ayuda en el aula y nadie puede entrar a ayudarle.

Así se desprende de la encuesta elaborada por el sindicato de enseñanza concertada en la Comunitat Valenciana (FSIE-CV) a más de 800 docentes de los centros concertados valencianos del 22 al 30 de septiembre con motivo del inicio de curso escolar, ha informado en un comunicado.

Según el sondeo, casi el 60 por ciento de los trabajadores no encuentra un lugar seguro y acondicionado para trabajar en sus horas complementarias, debido a la flexibilización de los espacios.

Asimismo, los profesionales destacan que los protocolos “no tienen en cuenta si el maestro tutor es personal sensible o de riesgo, ni la enorme carga de trabajo que recae sobre el personal del centro”.

Los docentes trabajan más horas y bajo una gran tensión emocional por miedo a contagios en el aula, han afirmado desde FSIE-CV, que considera “fundamental la realización de test periódicos para evitar posibles rebrotes”.

Entre las medidas más valoradas por los docentes como “totalmente eficaces” se encuentra el uso de material de protección como mascarillas y gel hidroalcohólico, la correcta higiene de manos y la ventilación de los espacios.

Por otro lado, casi 7 de cada 10 profesores, el 68,1 por ciento de los encuestados, afirma que la medida de prevención más difícil de llevar a cabo es conseguir que se mantengan las distancias de seguridad entre los alumnos, seguida del control del uso correcto de la mascarilla, con casi un 10 por ciento, y el lavado de manos, con un 9.

Asimismo, el 75,4 por ciento de los encuestados considera que es importante vacunar a los trabajadores una vez esté la vacuna disponible para contener la expansión del virus.

En cuanto a la realización de pruebas, la encuesta revela que el 91,2 por ciento de los profesores afirma que no les han hecho ninguna antes de comenzar el curso. Solo el 6 por ciento afirma que le han realizado un test serológico, el 2 por ciento un test rápido y apenas el 0,8 por ciento una PCR.

La propuesta más compartida por los docentes es la de implantar la jornada continua en todos los centros educativos como medida de control de contagios ya que reduce y evita las entradas y salidas del centro, junto con la necesidad de adaptar el currículo a las circunstancias actuales.

Finalmente, los participantes demandan tener más en cuenta las necesidades específicas de los centros de educación especial y la grave situación por la que están pasando las escuelas infantiles de iniciativa social, que necesitan más ayudas económicas.