Investigación

Aconsejan aumentar la participación ciudadana en la toma de decisiones por la pandemia

Los hombres tienen mayor riesgo de contagio por contagio con pacientes covid

APLAUSOS A TRABAJADORES SANITARIOS
El estudio analiza la salud de los españoles durante los días de confinamientoBrais LorenzoEFE

Un estudio de la Universidad de Alicante sobre los efectos en la salud durante los días del confinamiento por la primera ola de la epidemia de la Covid-19 subraya la necesidad de incrementar la participación de los ayuntamientos y los barrios en la toma de decisiones para afrontar los brotes de coronavirus.

El Grupo de Investigación en Salud Pública de la Universidad de Alicante (UA) llevó a cabo este trabajo durante 40 días del periodo de confinamiento domiciliario en Alicante (del 15 de marzo al 21 de junio del año pasado), en el que se valoran el estado de salud, el cumplimiento de las normas de confinamiento y las medidas de atención sanitaria y de salud pública en la población.

Los investigadores han analizado variables como edad, sexo, ser igual o mayor a 60 años, vivir solo o en compañía, y lugar de residencia durante el confinamiento.

La rectora de la UA, Amparo Navarro, presentará mañana miércoles este estudio, en un acto que se celebrará en formato online, en el que también participarán sus investigadores principales, María Teresa Ruiz Cantero y Carlos Álvarez Dardet, junto con la directora del Aula de la Salud de la Sede Universitaria Ciudad de Alicante, Ana Laguna.

El trabajo, en el que han intervenido 1.378 personas a través de encuestas, contiene un listado con quince recomendaciones.

Los resultados de las encuestas ponen de relieve que aproximadamente un 12 por ciento de los participantes enfermó (no solo de covid-19).

La investigación destaca también que las exposiciones laborales en trabajos esenciales y los cuidados dentro del hogar pueden explicar que el mayor riesgo de contagio por contacto con pacientes de la covid-19 sea en los hombres (17,4 por ciento) y las mujeres (11 por ciento) más jóvenes y en la edad adulta.

Vivir solos ha sido un factor protector de la covid-19. Quienes viven acompañados son los que con mayor frecuencia enfermaron: diecinueve mujeres y ocho hombres acompañadas/os respecto a cuatro mujeres y un hombre que viven solos.

Esta protección es especialmente relevante entre las personas igual o mayores de 60 años que viven solas.

La alimentación y el ejercicio físico se han visto muy influenciados por el confinamiento. Un gran número de personas de ambos sexos que viven solos declararon haber empeorado su alimentación y haber hecho menos ejercicio físico.

Las ayudas procedentes de los servicios sociales, tanto la asociada al sector salud como al Ayuntamiento, han sido valoradas como insuficientes.

La atención primaria de salud es la que más pacientes ha asistido, observándose un dato interesante: a menor atención de los servicios de APS, mayor demanda de atención en las urgencias hospitalarias y especialistas, o de atención por la medicina privada.

El trabajo recomienda que los gobiernos refuercen los recursos humanos en la salud pública, la atención primaria y la sociosanitaria en el domicilio, sobre todo a las personas mayores, dependientes y familias en riego de exclusión.

Aconseja, igualmente, poner el foco de atención en las necesidades de salud de las mujeres para evitar la mayor probabilidad de su contagio y propagación derivadas del reparto poco equitativo de las tareas de cuidados y domésticas.

Ruiz Cantero y Álvarez Dardet han explicado que esta investigación comenzó en los días del confinamiento por la primera ola de la epidemia de la Covid-19.

“Ya entonces pensamos que no podían descartarse más ondas epidémicas que obligaran a utilizar confinamientos y cuarentenas parciales en España, por lo que estudiar qué pasa en las vidas de las personas durante estos periodos para intentar minimizar sus efectos secundarios adquirió una importancia capital”, han señalado.

“Extraemos dieciocho conclusiones y quince recomendaciones para el diseño de políticas públicas y para la planificación sanitaria. Incluso, se hacen visibles nichos de mercado para que la empresa privada cubra las necesidades que no han sido cubiertas por la población y también se han identificado espacios a atender por las instituciones públicas”, han detallado. EFE

gra