Alicante

Economía

Alicante mira a Málaga como modelo de ciudad

La economía de la provincia mejora pero no despega en el tercer trimestre de 2022, según el informe de coyuntura socioeconómica de Ineca

El presidente de Ineca, Nacho Amirola (dcha) ayer durante la presentación del informe
El presidente de Ineca, Nacho Amirola (dcha) ayer durante la presentación del informeLa RazónLa Razón

La economía de la provincia de Alicante no termina de alzar el vuelo y ha perdido competitividad en sectores vitales como el turismo o la construcción. Ésta es una de las conclusiones del Informe de Coyuntura Socioeconómica del tercer trimestre de 2022 que ha presentado hoy el Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca). Una realidad que ha provocado que la capital de la Costa Blanca mire a Málaga como modelo de ciudad a seguir, dado que sus indicadores socioeconómicos sí reflejan una clara mejoría, y sus perspectivas de crecimiento para 2023 también son optimistas.

El estudio de Ineca amplía el foco y trasciende los datos del tercer trimestre de 2022, al compararlos con los de 2015, afinando así la puntería sobre el diagnóstico de la economía de la provincia. Precisamente es en el informe titulado “Perspectiva de la provincia de Alicante 2015-2022″ en el que chirrían los datos de Alicante, en comparación con otros territorios como Málaga, València, Guipúzcoa o Pontevedra, todas más dinámicas y competitivas que Alicante.

En los últimos ocho años, el informe revela que la provincia ha perdido cuota de mercado en un indicador tan importante como las pernoctaciones en hoteles; en este último, en concreto, ha descendido su cuota de mercado, bajando del 7,2% de pernoctaciones del total de las nacionales, al 6,5%; en cambio, en Málaga este dato es positivo. Mientras que Málaga contabilizó entre enero y septiembre de 2022, 500.000 pernoctaciones más que en 2015, Alicante registró 700.000 menos en ese mismo periodo.

En el caso de la construcción de viviendas, en València y Málaga aumenta, mientras que Alicante desciende.

Trasvase Tajo-Segura

Al valorar las cifras, el presidente de Ineca, Nacho Amirola, ha indicado que “la economía de la provincia de Alicante mantiene un crecimiento lento, y nuestra actividad productiva no termina de despegar. Si a ello se añade el recorte del trasvase Tajo-Segura, nuestra competitividad pierde empuje; el agua es absolutamente necesaria para el sector agrícola y para el turismo”.

“El reflejo de los principales datos muestra una provincia de Alicante en tensión ante la incertidumbre de la coyuntura actual. Avanzamos, sí, pero muy despacio; ojo, seguimos perdiendo competitividad en sectores como la construcción o el turismo”, ha añadido.

Amirola, además, ha pedido de nuevo a las administraciones, estatal y autonómica, que les faciliten a Ineca los “datos de ejecución presupuestaria, es decir, dónde y cuánto se ha invertido respecto a lo previsto inicialmente; hemos pedido esta información de manera reiterada por los cauces oficiales y no disponemos de ella; ahí podremos comprobar las inversiones reales que se realizan en nuestra provincia”.

En cuanto a las perspectivas de crecimiento para 2023 son esperanzadoras, si bien, Ineca lanza un aviso y pide que los datos macroeconómicos, positivos en toda España en 2022, no tapen una la realidad, la de la pérdida de competitividad, con un déficit inversor de 3.500 millones de euros, según sus estudios.