Los pasos de Hernán Cortés por el palacio donde concibió la Conquista

El descubrimiento se ha producido en la capital mexicana, junto a la catedral y frente al Palacio Nacional, sede de la presidencia

A view shows part of vestiges of the pre-Hispanic Axayacatl palace and the residence of conqueror Hernan Cortes in Mexico City
Vista del palacio de Hernán CortésHANDOUTReuters

La primera vez que Hernán Cortés puso un pie en lo que hoy es Ciudad de México, el emperador Moctezuma II le ofreció alojamiento en un lugar privilegiado que había pertenecido a su padre, el Palacio de Axayácatl. Los restos de este lugar situado en el corazón de la antigua Tenochtitlán acaban de ser descubiertos y componen el último gran hallazgo arqueológico de la Conquista.

Cortés y su comitiva fueron recibidos como huéspedes de honor, acomodaron el espacio a sus necesidades e incluso reservaron una habitación para dar misa. Poco después, cuando se desató el enfrentamiento con los mexicas, lo convirtieron en cuartel.

El descubrimiento se ha producido en pleno centro de la capital mexicana, en los bajos de un edificio junto a la catedral metropolitana y frente al Palacio Nacional, sede de la presidencia. Este era el principal punto de poder en México hace cinco siglos y lo sigue siendo a día de hoy. Además del palacio, han aparecido restos de una casa construida por ordenes de Cortés en ese mismo lugar, después de lograr la victoria definitiva.

En los años en los que los españoles lo habitaron (1519 - 1521) el Palacio de Axayácatl fue escenario de acontecimientos clave. Ahí estuvieron cautivos varios gobernantes mexicas, empezando por el anfitrión, Moctezuma II y varios señores regionales: Cuitláhuac, Cacamatzin y Itzcuauhtzin y en este lugar se refugiaron los conquistadores después de perpetrar la “Matanza del Templo Mayor” en la que asesinaron a la plana mayor de la nobleza mexica, que estaba reunida para una festividad.

Aquella orden la dio Pedro de Alvarado en ausencia de Cortés y desató la ira de los mexicas, que sitiaron a los españoles confinados en el palacio. Ya de regreso, Cortés trató de aplacar la ira de sus adversarios sacando a la azotea al prisionero Moctezuma para que calmase los ánimos del pueblo. Aquí las versiones vuelven a diferir y no hay consenso sobre quien mató al tlatoani, si su propio pueblo por considerarlo un traidor benevolente con los españoles o estos porque ya no lo necesitaban.

Lo cierto es que Moctezuma murió en el Palacio de Axayácatl probablemente el 29 de junio de 1520 y a la noche siguiente Cortés y sus hombres, muy desgastados por el asedio que se prolongaba más de una semana, huyeron hacia Tlaxcala en la célebre “Noche Triste”, la mayor derrota española en todo este periodo. Pretendía ser una huida sigilosa pero los vigías mexicas descubrieron el plan y causaron cientos de víctimas entre españoles e indígenas aliados.