“Friends” y Black Lives Matter, dos que no podían faltar en los Emmy 2020

Las alusiones políticas, antirracistas y de inclusión protagonizaron los discursos de la gala, así como destacó la reunión de Jennifer Aniston, Lisa Kudrow y Courteney Cox para seguir la ceremonia

“Bienvenidos a los ‘Pand-Emmys'. Gracias por arriesgar todo para estar aquí”, dijo el presentador, Jimmy Kimmel, para dar el pistoletazo de salida a los premios Emmy 2020. Ni alfombra roja, ni aplausos del público en directo, ni abrazos de agradecimiento o felicitación. Este año la entrega de los premios más importante de la televisión ha sido, como toda disciplina durante la pandemia, insólita, así como ha servido de precedente para los Oscar y otras ceremonias que se realicen en la situación actual. De manera telemática, mirando a pantalla y con la imaginación volando para celebrar la gala con el mayor realismo posible.

La Academia de Artes y Ciencias de Televisión de EEUU concedió el reconocimiento de la noche a “Schitt’s Cheek” -arrasó en todos los apartados de comedia-, “Watchmen” y “Succession”: mejor comedia, mejor miniserie y mejor drama, respectivamente. La gran sorpresa vino de la mano de “Schitt’s Cheek”, pues hizo historia al llevarse los premios a mejor actor (Eugene Levy), actriz (Catherine O’Hara), actor de reparto (Dan Levy), actriz secundaria (Annie Murphy), mejor guion cómico (Dan Levy) y mejor dirección de comedia (Andrew Cividino y Dan Levy).

“Nuestra serie, en su punto central, va de los efectos de transformación que tiene el amor y la aceptación. Eso es algo que necesitamos ahora más que nunca”, explicó Dan Levy sobre “Schitt’s Cheek”, que ha sido bastante reconocida desde su estreno por su tratamiento respetuoso hacia la comunidad LGTBI. “Una celebración de inclusividad, un castigo a la homofobia y una declaración del poder del amor”, apuntó Eugene Levy, padre del guionista.

Política y antirracismo

Por su parte, destacó “Succession” al ser la clara sucesora de “Juego de Tronos”, la serie más premiada en la historia de los Emmy (59 estatuillas). Una corona que le sirvió a su creador, Jesse Armstrong, para dar un pildorazo de política: “Quiero no dar las gracias al presidente de Donald Trump” por su horrible y no coordinada respuesta al coronavirus, quiero no dar las gracias al presidente Boris Johnson por hacer lo mismo en mi país (Reino Unido), quiero no dar las gracias a todos los gobiernos nacionalistas que están haciendo lo opuesto a lo que necesitamos y quiero no dar las gracias a todos los magnates de los medios que hacen tanto por la gente en el poder", manifestó.

Pero esta no fue la única declaración que aprovechó la fama de los Emmy entre la población -no solo estadounidense, sino mundial- para hacer una reivindicación, ya sea social o política. No podía faltar el guiño hacia el “Black Lives Matter”, movimiento que ha marcado el pulso de los Estados Unidos y de muchos productos audiovisuales en los últimos meses.

Destaca en esta línea el gran galardonado “Watchmen” que, con un argumento relacionado con la masacre racista de Tulsa (EE UU) en 1921, ha conectado con dichas reivindicaciones antirracistas. Damon Lindelof, su creador, dedicó su premio a las víctimas y supervivientes de aquella mantanza de afroamericanos. “Dejad de preocuparos por la cancelación de vuestra serie y pensad en qué hacer para que la renueven”, aconsejó.

Por su parte, Anthony Anderson, estrella de “Black-ish”, se unió al presentador de la gala para leer los nominados a Mejor Miniserie y hacer otro guiño a dicho movimiento: “Tenemos un récord de nominados al Emmy negros este año, lo cual es genial. Esta es la parte en la que los blancos comienzan a aplaudir y asentir. Gracias, Jimmy”, apuntó, con un tono tan sincero como irónico. “Se suponía que este sería el Emmy más negro de todos los tiempos. Pero debido a la Covid ni siquiera hemos podido entrar al maldito edificio”, continuó Anderson. “Pero, ¿sabes qué? Todavía estoy apoyando a todos los negros, porque las historias negras, la actuación negra y las vidas negras importan”, recalcó Anderson. “Y debido a que las vidas de los negros importan, los negros se quedarán en casa esta noche para estar seguros, lo cual está bien porque, adivinen qué, de todos modos no saben cómo encendernos”.

Un café en el Central Perk

Por último, y de una manera más cómica, cabe resaltar una de las sorpresas más gratas de la noche: el reencuentro de “Friends”. Aunque no fue todo el elenco de la enigmática serie, sino solamente sus protagonistas femeninas, este reencuentro no tardó en hacerse viral. Jennifer Aniston, Courteney Cox y Lisa Kudrow se reunieron para ver la ceremonia, alimentando los deseos de sus seguidores de volver a verlas tomando café en el Central Perk.

Aniston, que fue una de las protagonistas de la noche -además de estar nominada a mejor actriz de serie dramática por “The Morning Show”, protagonizó el monólogo de apertura-, ante la sorpresa del presentador de verlas a las tres juntas, aclaró: “Por supuesto que vivimos juntas. Hemos vivido juntas desde 1994”. Una imagen que sirve de precedente para el especial que preparan los seis protagonistas para HBO Max.