Los elefantes fueron un elemento indispensable en el célebre paso de Aníbal por los Alpes
Los elefantes fueron un elemento indispensable en el célebre paso de Aníbal por los Alpes FOTO: . La Razón

Cuando el frío pudo con los elefantes de Aníbal

El general cartaginés que invadió Italia y puso en serios aprietos a la república de Roma aparece asociado, en la memoria colectiva, a los paquidermos de guerra

Tanto es así que la forma más común de representar en el arte a este personaje es a lomos de un elefante. Y, en efecto, las fuentes de la época refieren que Aníbal empleó estos animales en su guerra contra Roma. Los trajo consigo en su célebre marcha a través de los Alpes y los utilizó en batalla. ¿Ahora bien, de qué tipo de elefantes se trataba? ¿Llevaban una torre sobre sus lomos o no la llevaban? Las fuentes callan al respecto.

Hay fundamentalmente dos grandes variantes de elefantes: los africanos y los asiáticos (llamados “indios” en las fuentes grecolatinas). Estos últimos (elephas maximus) eran los empleados por los reinos helenísticos, herederos del Imperio de Alejandro Magno; y sabemos que, en este caso, sí llevaban torre. Sin embargo, puesto que Cartago se halla en África, podemos suponer que harían uso de la variante africana, de la que a su vez había dos subvariantes: la de bosque (loxodonta cyclotis) y la de sabana (loxodonta africana).

Pero hete aquí que nos topamos con una aparente incongruencia: las fuentes antiguas aseguran que los elefantes cartagineses eran de menor tamaño que los asiáticos, lo que parece un sinsentido pues –al menos en la actualidad– los africanos son claramente los de mayor tamaño del conjunto. Esta paradoja quizá se resuelva si suponemos que los elefantes asiáticos que llegaron al Mediterráneo –los que vieron los autores griegos y romanos– eran especímenes selectos para la guerra, espléndidamente adiestrados, y en su mayoría machos (que son, por lo general, de mayor tamaño que las hembras). Eran, por así decirlo, la élite de los elefantes asiáticos, traídos de un lejano continente con el único fin de servir en la guerra. Por el contrario, los elefantes africanos que conocieron los autores clásicos serían de todo tipo y calidad y tuvieran, probablemente, una mayor proporción de hembras (menores en tamaño).

De hecho, las mismas fuentes acreditan la presencia de especímenes hembra en el ejército de Aníbal, y que parece que mantenían mejor la calma que sus compañeros masculinos, y en el paso del río Ródano fueron ellas las empleadas para insuflar ánimos a los machos de su especie. Es posible, por tanto, que las hembras fueran de menor tamaño, pero más fáciles de manejar, lo que explica su presencia en los ejércitos púnicos y, al mismo tiempo, la extraña afirmación de los autores de la época de que la raza africana era de menor tamaño que la asiática.

Por otro lado, interesaría saber si estos paquidermos pertenecían a la subespecie de bosque o a la de sabana. Todo apunta a que efectivamente serían elefantes de sabana, ya que en iconografía aparecen con los colmillos apuntando hacia arriba, rasgo característico de esta variante. El elefante de bosque, por el contrario, tiende a curvar las puntas más hacia abajo. Además, el elefante de sabana tiene su hábitat en el norte de África mientras que el de bosque en el centro del continente, más lejos por tanto de la probable zona de captación de Cartago.

Aplique decorativo romano que representa a uno de los elefantes de Aníbal
Aplique decorativo romano que representa a uno de los elefantes de Aníbal FOTO: despertaferro la razon

Queda por responder la pregunta de si estos elefantes llevaban, o no, torres encima. Por desgracia, las fuentes no dejan claro este punto. Lo cierto es que en iconografía numismática aparecen siempre sin torre alguna, pero sabemos que por estas mismas fechas un faraón egipcio (Ptolomeo IV) empleó elefantes africanos dotados de torre en combate (batalla de Rafia, año 217 a.C.). El hecho de que las fuentes grecolatinas que narran la Guerra Anibálica no hagan mención a torre alguna nos hace suponer que, en efecto, Aníbal prescindió de ellas, pero lo cierto es que no lo podemos afirmar con rotundidad.

Interesa, en todo caso, subrayar que, a pesar de la estrecha asociación establecida en la cultura popular entre los paquidermos y Aníbal, estos tuvieron poquísima relevancia en la guerra. fue a orillas del río Trebia, en el norte de Italia, cuando los ejércitos cartaginés y romano se enfrentaron en campo abierto.

En el año 218 a.C. Aníbal partió de la península ibérica con la intención de invadir Italia. Encabezaba un heterogéneo ejército en el que figuraban cartagineses, íberos, celtíberos y galos. Además, contaba con un número indeterminado de elefantes de guerra que –a decir de las fuentes– al alcanzar el Ródano contaban treinta y siete ejemplares. No sabemos cuántos de ellos sobrevivieron al paso de los Alpes, pero su desempeño en la batalla librada a orillas del río Trebia, parece sugerir que fueron bastantes, acaso la mayoría. Esta fue la única ocasión en la que brillaron en batalla, y no fue tanto por su eficacia en el combate sino porque aterrorizaron a la caballería del enemigo con su hedor y aspecto exóticos. Y, en efecto, todo apunta a que tal fuera la virtud principal del elefante de guerra: servir de arma psicológica, tanto sobre los hombres como sobre los animales del ejército enemigo.

Ahora bien, llegado el invierno, Aníbal se vio obligado a invernar en la llanura padana, región habitada por celtas cisalpinos, aliados del púnico. Sólo pasado el invierno pudo reanudar la campaña militar, que inauguró con el paso de los Apeninos y el cruce de la zona pantanosa anegada por el río Arno, zona casi impracticable por la que nadie esperaba que transitara un ejército. Pero he aquí que las fuentes acreditan que durante esta travesía Aníbal disponía ya sólo de un elefante, de nombre Surus; el resto habían perecido durante el duro invierno en Italia.

En consecuencia, la mayoría de las batallas de la guerra –y en particular las más sangrientas, como la del Lago Trasimeno o la de Cannas– se libraron sin la presencia de elefantes. Y, aunque ciertamente en algún momento posterior parece que Aníbal recibió nuevas remesas de paquidermos procedentes del norte de África, no parece que tuvieran relevancia alguna en la guerra.

Desperta Ferro
Desperta Ferro FOTO: . Desperta Ferro Ediciones