Literatura

José María Marco recomienda “Paradiso”, de José Lezama: “Para mí fue como la llegada de un meteorito de otro mundo”

Enfrascado en sus diferentes facetas como columnista y profesor, Marco recomienda esta obra fundamental de José Lezama Lima

José Lezama Lima está considerado, junto a Alejo Carpentier y Guillermo Cabrera Infante, una de las grandes figuras de la literatura cubana
José Lezama Lima está considerado, junto a Alejo Carpentier y Guillermo Cabrera Infante, una de las grandes figuras de la literatura cubana FOTO: Efe Efe

José María Marco (Madrid, 1955) es profesor, escritor y columnista en LA RAZÓN. Y autor, asimismo, de numerosas publicaciones en el campo de la biografía, el ensayo y el artículo periodístico. Sus últimos libros son «Diez razones para amar España» y «El verdadero amante. Lope de Vega y el amor». Marco recomienda «Paradiso», de José Lezama Lima.

¿Cómo lo descubrió?

En la biblioteca de mis padres. Se lo regaló un amigo mexicano: lo sé porque así va escrito en el libro. Seguro que mi padre se lo pidió tras el escándalo que suscitó su publicación en Cuba. Era la edición mexicana de 1970 con ilustraciones del gran René Portocarrero y una portada exuberante, magnífica, sobre fondo rosa fucsia. Ha sobrevivido a todas las mudanzas y la conservo todavía. En aquel momento, no sabía nada del mundo al que me acababa de asomar. Pronto me enteré de que Lezama era un gran escritor cubano, poeta y ensayista. A partir de ahí leí mucho de él.

¿Por qué este libro?

Me fascinó el retrato del protagonista, José Cemí, el alter ego cubano y español del de «A la búsqueda del tiempo perdido»: recuerdo como el primer día las sensaciones –muy literalmente– que me provocaron la primera escena de la enfermedad del niño y esa otra, también al principio de la novela, en la que la abuela decide hacer unas natillas y toda la casa de La Habana se pone a su servicio.

¿Qué destaca de él?

El idioma, que me fascinó, un español de un barroquismo sin freno, recreación de un mundo en el que la forma encarna la belleza…y el amor, o la caridad mejor dicho, como luego conformaron las noticias de lo que los castristas hicieron con Lezama Lima. Me dejó asombrado la larga reflexión sobre el amor entre hombres en el famoso capítulo IX, el de la conversación de Cemí con sus amigos, Foción y Fronesis, celebración sin complacencias que colocaba la naturaleza del amor masculino en el núcleo de la creación estética.

¿Y le influyó la obra de alguna manera?

En muchos aspectos: en el gusto por el arte barroco, el interés por la creación pura, que no es esteticismo, la revelación del misterio que une la palabra y el amor, la apertura a Oriente, en particular a China pasando por América, y la sugerencia de que la lógica cartesiana y el principio de contradicción no apuran la realidad. «Paradiso» fue, para mí y para la literatura en español de la época, como la llegada de un meteorito de otro mundo.