MENÚ
lunes 24 junio 2019
15:24
Actualizado

Gloria para Banderas y dolor para Almodóvar

El actor se ha llevado el galardón por su interpretación en "Dolor y gloria", mientras que el director ni siquiera asistió a la ceremonia de clausura del Festival de Cannes

  • Antonio Banderas, premiado como mejor actor en el Festival de Cannes
    Antonio Banderas, premiado como mejor actor en el Festival de Cannes /

    EFE

Tiempo de lectura 4 min.

26 de mayo de 2019. 09:53h

Comentada
Concha García 25/5/2019

El coreano Bong Joon-Ho ha vuelto a poner patas arriba el Festival de Cannes. Hace dos años presentó «Okja», una película que no dejó a nadie indiferente y que arrasó en Netflix. Ahora, con su cinta «Parasite», se llevó el premio gordo. La Palma de Oro de la 72ª edición ha sido para una cinta en la que la lucha de clases es el tema principal, una comedia oscura que emocionó al público y que, desde su visionado, hizo tambalearse la seguridad que todas las apuestas daban para Pedro Almodóvar como ganador del premio. Este galardón se suma al reconocimiento cada vez más presente de las películas asiáticas por parte del certamen francés.

Por su parte, y en contra de gran parte de las expectativas, el director de «Dolor y Gloria», que ni siquiera apareció en la ceremonia de clausura, no ha conseguido el galardón a pesar de haber llevado a Cannes su película más íntima. Cosechó más de diez minutos de aplauso después de su proyección y la reverencia de la crítica internacional. Su vista al pasado, su recuerdo hecho ficción, el dolor que Salvador Mallo convirtió en gloria para el público, fue interpretado por su amigo Antonio Banderas que, por su parte, sí ha conseguido un premio que no ha podido celebrar en directo con el que llama su «mentor»: el galardón para el mejor actor. Durante una rueda de prensa que ofreció días atrás en el festival, Banderas confesó que «no me importan las Palmas ni los premios», aferrándose a la idea de que fue la experiencia vivida junto a Almodóvar lo que le hizo feliz, «y eso no me lo quita nadie». Además, en la alfombra roja previa a la ceremonia explicó cómo la película le ha ayudado a aprender «sobre la carrera del director, su vida, ha sido una soprendente aventura». El nombre de Banderas, que consigue así el más alto reconocimiento hasta la fecha, se suma al de otros intérpretes españoles que pisaron con brillo la alfombra roja como Paco Rabal y Alfredo Landa con «Los santos inocentes», Fernando Rey con «Elisa, vida mía» de Saura, o todas las actrices de «Volver»: Penélope Cruz, Carmen Maura, Blanca Portillo, Lola Dueñas, Chus Lampreave y Yohana Cobo. «Dolor y gloria» empieza su carrera por alcanzar las estatuillas que están por venir. Ahora las esperanzas se posan en los Oscar, con o sin la venia de la Academia de cine española.

Ovación y elogios

Banderas no tuvo problemas a la hora de expresarse, a diferencia de otra de las estrellas, Tarantino, que, durante la alfombra roja, se negó a dar ninguna declaración y se limitó a posar con su pareja. El director de «Once upon a time... in Hollywood», protagonizada por Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, no ha podido celebrar gran cosa si bien recibió una ovación que alcanzó casi los seis minutos de reloj. El director del certamen esperó a que terminara in extremis el montaje de la cinta para que pudiera presentarla. Tarantino salió por la puerta grande con «Pulp Fiction». Esta vez dividió a los expertos. Eso sí, llevó el brillo del viejo Hollywood hasta Cannes y carnaza para los fotógrafos con sus grandes estrellas.

Por su parte, el premio del Jurado, presidido en esta edición por Alejandro González Iñárritu, fue para Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, por «Bacurau», y Ladj Ly, por «Les misérables». Tras recibir el galardón en manos del siempre polémico Michael Moore, Filho confesó emocionado que «hace 20 años que vengo al Festival y al principio era periodista», continuó, «y obtener este premio del Jurado significa mucho». Por su parte, su codirector Dornelles, le dedicó la distinción «a todos los trabajadores brasileños de la ciencia, la educación y la cultura».

La ceremonia estuvo repleta de nervios y emociones. Antes del reconocimiento a Joon-ho por una cinta con gran puesta en escena y mezcla de diferentes géneros, se anunciaba que el «grand prix» iba para «Atlantics», dirigida por Mati Diop. «Creo que es una película de la que todos nos hemos enamorado», confesaba un miembro del jurado. Esta cinta es el primer largometraje de Diop, quien se basó en un corto que realizó en 2009.

Durante la rueda de prensa que ofreció el jurado tras la ceremonia de clausura, Iñárritu confesó que el criterio que han seguido «no ha sido más que cinematográfico». Además, recalcó que «la decisión de un palmarés que incluyó a Banderas o a los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, premio a la mejor dirección por “Le jeune Ahmed”, fue resultado de un proceso democrático». Los Dardenne, representantes del cine belga y ganadores de otras dos Palmas de Oro, «Rosetta», en 1999, y «El niño» en 2005, dieron las «gracias al jurado por esta recompensa a un filme que queríamos que fuera una oda a la vida». La cinta relata la historia de un joven de 13 años que crece dentro de una familia tolerante, pero Ahmed (Idir Ben Addi), termina cayendo en el radicalismo islamista. Se trata de un argumento tan realista que podría tratarse de un titular de Prensa. No es, sin embargo, el mejor filme de estos cineastas pero ya es una regla que las decisiones de los jurados no coinciden con las quinielas de los críticos.

El galardón al mejor guion ha sido para Céline Sciamma por «Portrait de la jeune fille en feu», de temática homosexual, y el de mejor actriz para Emily Beecham, por «Litlle Joe».

Últimas noticias