La galería Oliva Arauna no participará en ARCO 2013

La galería de arte Oliva Arauna, una de las más importantes de España y con casi treinta años de trayectoria, no participará en la próxima edición de la feria internacional de arte contemporáneo ARCO, tal y como ha confirmado hoy su propietaria a Efe.

El local, situado en la madrileña calle Barquillo, fue precintado por orden del Ayuntamiento de la capital a finales de septiembre "por no respetar la fachada original del edificio", debido a los cambios que sobre ella efectuó Arauna tras instalar allí su negocio; desde entonces permanece cerrado.

El precinto sólo desautorizaba la actividad del local como galería de arte, de manera que, tal y como confirmó la propia Arauna, su negocio pudo seguir funcionando, acudiendo a foros y ferias de arte dentro y fuera de España.

Durante los últimos meses la galerista ha emprendido acciones legales contra el consistorio madrileño para que levantara el cierre del local, y un proyecto arquitectónico nuevo para cambiar la fachada y conseguir así el permiso del ayuntamiento.

El nuevo diseño, según Arauna, agrada a Urbanismo, pero éste sólo se lo ha manifestado "de palabra", y continúa esperando su aprobación por escrito. "Quiero que me digan qué quieren, de palabra no me fío", ha expresado la galerista.

El estancamiento del proceso y "el cierre del local"ha obligado a la galería a cancelar su presencia en la próxima feria internacional de arte contemporáneo ARCO que se celebra del 13 al 17 de febrero, un evento hasta ahora marcado en rojo en el calendario de Oliva Arauna.

La galerista ha confirmado que también se ha visto obligada a cancelar las exposiciones que tenía programadas en los últimos meses. Una situación que, unida a los gastos que acarrean los trámite jurídicos, le está generando "muchas pérdidas".